Se descubre un nuevo Velázquez en la consigna de una subasta

En agosto del año pasado, la oficina de Oxford Bonhams recibió un lote de pinturas del siglo XIX del Palacio de Buckingham, realizados por Mateo Shepperson. El vendedor fue uno de sus descendientes que había heredado recientemente las obras, y tenía la esperanza de poder vender las piezas en unos pocos cientos de dólares cada uno, y los expertos se percataron que uno de ellos es un Velázquez.

En agosto del año pasado, la oficina de Oxford Bonhams recibió un lote de pinturas del siglo XIX del Palacio de Buckingham, realizados por Mateo Shepperson. El vendedor fue uno de sus descendientes que había heredado recientemente las obras, y tenía la esperanza de poder vender las piezas en unos pocos cientos de dólares cada uno. Sin embargo, uno de los cuadros, un retrato de un caballero vestido con túnica negra y una golilla de cuello blanco, fue detectado rápidamente por los expertos como una obra de una calidad significativamente mayor que los demás.

 

"Retrato de un caballero", obra recién descubierta de Velázquez

Cuando Andrew McKenzie, director de Bonhams`Old Master Paintings en Londres examinó la obra, solicitó a Oxford retirar la obra de la venta para realizar un examen mucho más minucioso. “Hay un modelo específico en la mejilla”, dijo el experto, agregando que “tiene un pigmento demasiado bueno para pertenecer a la misma persona”. “Tan pronto como lo vi, me di cuenta que no fue hecho con la misma mano que los demás”.

McKenzie llamó al consultor Brian Koester para que le ayudara a examinar el retrato, y ambos se pusieron en contacto con el profesor de Historia del Trinity College de Dublín Peter Cherry, experto en Velázquez, pues de inmediato supusieron que se trataba de una obra perdida de este afamado artista.

Con esta sospecha, se pusieron en contacto con Carmen Garrido, Jefe de Servicios Técnicos del Museo del Prado en Madrid y destacada experta sobre Velázquez, además de autora de la obra definitiva sobre la técnica de este artista, titulado como “Velázquez: Técnica y Evolución”. Ella también lo identificó como un trabajo del propio maestro.

En análisis técnico y los rayos X terminaron por apoyar sus suposiciones, más con la segunda, pues los retratos de Velázquez presentan una característica única cuando se pasan por rayos, y es mostrar un aspecto fantasmal debido a su técnica de pintura. Los investigadores creen que lo pintó entre 1632 y 1635, después de su primer viaje a Italia. El retratado se desconoce, pero se cree que podría ser Juan Mateos, maestro de caza del Rey Felipe IV de España.

El descendiente de Shepperson esperaba cobrar entre 320 y 480 dólares por esta pintura, y nunca imaginó que ahora la oficina de subastas lanzará el 7 de diciembre la venta de “Retrato de un caballero” por Diego Velázquez con un precio estimado de venta de entre 3,2 y 4,8 millones de dólares, 10.000 veces la estimación original. Sólo hay 98 pinturas de Velázquez conocidas en el mundo, de las que cuatro están en manos privadas. No salen a la venta en subasta pública muy frecuentemente, por lo que no hay ni que mencionar que la estimación será sólo viento, pues su precio de venta final será mucho mayor.

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro