Los antiguos babilonios posicionaron a Júpiter mediante métodos geométricos

Uno de los grandes misterios de la humanidad, y que seguramente nunca lleguemos a descubrir.