La intolerancia a la lactosa ya existía hace 5.000 años

Hoy en día nos cuidamos más que hace varios siglos y con la tecnología podemos.