Encuentran antiguos tesoros sármatas en un cementerio en Rusia

Tesoro sármata encontrado en Rusia
Tesoro sármata encontrado en Rusia

Un equipo de arqueólogos ha hallado tesoros en una cámara intacta perteneciente a una mujer noble de una tribu que vagaba las estepas de Eurasia hace 2.500 años al sur de Rusia.

Los Sármatas eran una comunidad relacionada con las tribus de lengua persa que poblaron las actuales zonas de Rusia meridional, Ucrania y Asia central alrededor del 500 hasta 400 a.C.

Los antiguos historiadores griegos hicieron referencia a este pueblo en sus escritos, y sabemos además que ostentaban tumbas lujosas con objetos de bronce y de oro. Estos han sido en ocasiones exhumados por ladrones saqueadores de tumbas.

Sin embargo, el lugar de enterramiento cercano al pueblo de Filippovka, en la Región de Orenburg, no fue saqueado, sino que contiene una gran cadena de bronce, joyas, un espejo de plata y lo que parece ser recipientes para cosméticos, tal y como asegura la profesora de historia Gaulnara Obydennova, que está a cargo del Instituto de Historia y Educación Legal de la ciudad de Ufa. “El descubrimiento es fantástico porque la bóveda de este lugar d enterramiento se mantiene intacta, y las joyas se encuentran en el mismo lugar y modo en que los antiguos nómadas los depositaron”, apunta la profesora.

Dicha bóveda alcanza los cuatro metros bajo la tierra y fue encontrada en “Tsar Tumuls”, un grupo de montículos que, desde la década de los 80, ha sorprendido a los arqueólogos con cientos de figuras de animales como ciervos y camellos de oro y plata así como, vasijas y armas.

El esqueleto de la mujer aún estaba cubierto con joyas y otros complementos decorativos, y su mano izquierda sostenía un espejo de plata con un mango decorado con piezas de oro, informó Obydennova.

Entre los descendientes de los Sármatas se encuentra la tribu de Osetia, grupo que pobló la región del Cáucaso y que empleaba un idioma cercano al Persa.

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.

more recommended stories