Un dolmen de 5.500 años puede tener información sobre los primeros bretones

Un dolmen encontrado en Gales podría mostrar varias características sobre los primeros bretones debido a su antigüedad de 5.500 años que lo sitúa en el Neolítico de la región.

Un equipo de arqueólogos británicos ha descubierto los restos de un dolmen del Neolítico en un campo aislado de Gales. Se piensa que la tumba fue construida por enormes losas hace 5.500 años. La piedra angular tiene un patrón aleatorio de docenas de agujeros grabados en su superficie, que corresponderían a símbolos funerarios del Neolítico o de la Edad del Bronce. El tipo de monumento es una de las construcciones funerarias más antiguas de Europa occidental.

Castillo de Newport, ciudad donde ha sido encontrado el dolmen del Neolítico

Pero lo que hace a esta tumba de Gales tan peculiar y excepcional, es que contiene extraños restos humanos y muchas piezas de cerámica decoradas. Todavía hay que esperar a que los investigadores tengan una orden judicial para poder exhumar los restos, pero las pruebas de carbono, entre otras, arrojarán más luz sobre los antecesores que habitaron ese lugar.

La excavación arqueológica, situada cerca de Newport en Pembrokeshire (Gales), ha sido guiada por George Nash, Thomas Wellicome y Adam Stanford, quienes planean reanudar su trabajo en septiembre.

El doctor Nash, arqueólogo y profesor de la Universidad de Bristol, sostiene que el dolmen esel tipo de monumento más antiguo” que se puede encontrar “de la época del Neolítico” y explica: “Es muy raro descubrir un hallazgo de esta antigüedad. Desde 1600, las prácticas agrícolas han destruido muchos de los restos que había en este tipo de sitios. Lo que es excepcional de este lugar es que, aún tratando con suelos ácidos y gruesos, los huesos y la cerámica han sobrevivido“.

Los investigadores piensan que la tumba data del año 3.800 a.C. y que la cerámica, debido a su diseño, parece ser del Neolítico tardío. Otros de los hallazgos incluyen dos cuentas de 4.5cm de diámetro, que se cree que formaban parte de algún tipo de bisutería. Además, vinculan el descubrimiento con cientos de ejemplos encontrados en la década de 1970 en un cercano asentamiento que data del periodo del Mesolítico, hace 9.000 años. Esto indica que la tumba hallada puede ser aún más antigua y tener sus orígenes en el Mesolítico.

La piedra marcada con los distintos agujeros, que se piensa que es la piedra angular de dolmen, fue registrada en 1929. Más adelante, en 1972, la arqueóloga Frances Lynch se refirió al lugar como “un posible dolmen por la forma de la piedra angular”. No hizo ninguna otra investigación ni excavación, sólo especuló sobre lo que podría ser.

El lugar permaneció sin más investigación hasta que el equipo del doctor Nash realizó la reciente excavación. Con la ayuda de un estudio geofísico, se han revelado las líneas del dolmen, incluyendo una línea de piedras que se consideraban pertenecientes a unos límites del campo.

El doctor Aron Mazel, arqueólogo y profesor en la Universidad de Newcastle, afirmó que el descubrimiento del dolmen del Neolítico es muy “excitante porque no hay muchos parecidos”. Añade que lo que es particularmente interesante sobre este, “es el número de marcas que hay en la losa y la extracción de los restos humanos y la cerámica”. Para Mazel, el equipo del doctor Nash será “capaz de extraer mucha información de los huesos sobre el origen y la vida de las personas que hay enterradas en el dolmen“.

Un dolmen de 5.500 años puede tener información sobre los primeros bretones
Puntúa este artículo

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.

Artículos relacionados