Un estudio eleva un 21% la cifra de fallecidos durante la Guerra de Secesión

La Guerra de Secesión de EEUU fue un acontecimiento devastador para el país, y ahora la cantidad de muertos en el conflicto podría aumentar un 21%

Un estudio sugiere que la cifra de fallecidos durante la Guerra Civil de Estados Unidos, también conocida como Guerra de Secesión, puede estar muy por debajo de la realidad.

La Guerra de Secesión ha sido la guerra más sangrienta y devastadora de la historia americana y sigue permaneciendo desconocido el número de muertos durante el conflicto. Empezó en 1861 cuando los estados sureños, que estaban a favor de la esclavitud, abandonaron la Unión. El motivo fue que, con la reciente elección del presidente Abraham Lincoln, temían que la esclavitud fuese abolida. Los secesionistas formaron la llamada Confederación. La guerra finalizó en 1865 con el rendimiento de las fuerzas sureñas y la esclavitud fue abolida por una enmienda constitucional más adelante ese mismo año. El conflicto devastó la economía y la sociedad de los estados agrícolas del sur, donde se produjeron la mayor parte de los combates.

Los muertos en la Guerra de Secesión de EEUU podrían ser muchos más de los pensados

El historiador de la Guerra Civil estadounidense de la universidad de Yale, David Blight, afirma que “la guerra civil dejó una cultura de muerte y de luto, más allá de lo que los americanos podrían haber imaginado o experimentado nunca”. Además, añade que la guerra “dejó unos niveles de devastación entre familias y en la propia sociedad, sin precedentes en ninguna sociedad occidental”.

Ahora, parece que la cifra más aceptada de muertos durante la guerra podría haber estado equivocada por 130.000 muertes. Esto supone el 21% de la estimación anterior y más del doble de los muertos de EEUU durante la guerra de Vietnam.

En aquella época, no había un sistema exhaustivo de registro de nacimientos y muertes. Los recuentos militares estaban ideados para cifrar el tamaño de los ejércitos, no para contar el número de fallecidos. Como en todas las guerras, muchos hombres desertaban y los muertos desaparecían o eran identificados de forma errónea.

La cifra de 620.000 fue establecida por los esfuerzos conjuntos de dos antiguos oficiales del ejército de la Unión a finales del siglo XIX. Se basaron en los informes de las batallas, las pensiones de las viudas de guerra y los huérfanos y otras fuentes que, según los historiadores no representaron con presión el número de bajas. Gran parte de los registros de la Confederación fueron destruidos en la fase final de la guerra, cuando el ejército de la Unión capturó Richmond (Virginia), la capital de los secesionistas.

Esta cifra fue la única fiable hasta diciembre de 2011, cuando el profesor e historiador J.David Hacker publicó un estudio que utilizaba métodos demográficos y sofisticados programas estatales para estudiar el censo entre 1850 y 1880, que había sido digitalizado recientemente.

Ya sabíamos que la guerra fue devastadora”, sostiene el historiador. Añade que, “en realidad, aumentar el total de víctimas un 20%, no altera la historia. Pero soy un historiador demográfico, así que hay que realizar el trabajo más preciso para poder determinar el impacto de la guerra”.

El profesor Hacker empezó tomando muestras digitalizadas del censo entre 1850 y 1880. Usando las estadísticas del software SPSS, contó el número de hombres blancos con edad militar en 1860 y averiguó cuántos de esos seguían vivos en 1870. Comparó ese índice de supervivencia con el resto de hombres de esa edad, en censos de cada década, durante periodos de antes y después de la Guerra de Secesión. También investigó otras variables demográficas como la mortalidad de los soldados extranjeros o de las mujeres en el mismo periodo.

Los cálculos proporcionaron el número de muertes de hombres en edad militar entre 1860-1870, es decir, el número de personas que murieron en la guerra o en los cinco años siguientes por causas relacionadas con la guerra.

Hacker explica que el método debe de tener en cuenta un amplio margen de error y descarta hacer valoraciones sobre su precisión, ya que es consciente de que no puede distinguir entre muertos de un bando u otro, así como muertes en el campo de batalla o por enfermedad natural. Así, las muertes pueden variar entre 617.877 y 851.066, por lo que cifra una estimación de 750.000 muertos.

En cualquier caso, el historiador Eric Foner de la Universidad de Columbia cuestiona los valores de centrarse en el número de muertos de un período tan horrible en la historia de Estados Unidos. Asevera que “un juego de números nos lleva sólo hasta cierto punto en la comprensión de impacto de la guerra en la vida estadounidense”. Como ejemplo, cita el problema de la esclavitud: “Hay un debate continuo sobre el número de esclavos traídos de África al Nuevo Mundo durante la época de la trata de esclavos. Se habla de nueve millones, 12 millones, 14 millones ¿Realmente importa cuando estamos evaluando la moralidad de la trata de esclavos?”.

Imagen: Biblioteca del Congreso

Un estudio eleva un 21% la cifra de fallecidos durante la Guerra de Secesión
Puntúa este artículo

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.

Artículos relacionados