Un lagarto sin patas vivió en Murcia hace un millón de años

lagarto sin patas murcia
Los restos fósiles del lagarto encontrado en Murcia corresponden a un animal que tendría un aspecto similar a este lagarto llamado Ophisaurus koellikeri y que vive en la actualidad en Marruecos. Crédito: Antonio Gómez Mercader

Hugues-Alexandre Blain, investigador del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES), en colaboración con Salvador Bailon del Museo Nacional de Historia Natural de París (MNHN), han descrito una nueva especie de lagarto sin patas de unos 40 cm de longitud del género Ophisaurus, familia de los anguidos como el lución, presente hoy en día en la península ibérica.

Los restos encontrados en 2006 y analizados ahora en el nuevo proyecto son un maxilar, tres mandíbulas, dos parietales, numerosas vértebras y un osteodermo.

El hallazgo del lagarto, denominado Ophisaurus manchenioi, se ha dedicado a Miguel Ángel Mancheño, profesor de la Universidad de Murcia y paleontólogo, antiguo director de las excavaciones de Quibas (Abanilla, Murcia), donde aparecieron los restos fósiles que han dado lugar a la nueva especie.

En la actualidad, Ophisaurus está representado por otras especies que viven en ambientes tropicales y subtropicales del norte de África como Marruecos y Argelia, en Norteamérica y en el sureste asiático. El análisis paleobiogeográfico del género muestra que aparece en Europa en el Eoceno (hace 56 y 34 millones de años), y que tuvo su máxima extensión durante el Mioceno (hace entre 23 y 5,3 millones de años).

El último refugio europeo del Ophisaurus

Durante el Plioceno (hace entre 5,3 y 1,8 millones de años), su distribución europea está restringida al Mediterráneo. Después de una supervivencia más larga en el sur de la Península, que actuaría como refugio, el lagarto acaba por extinguirse hace un millón de años con su última mención en el yacimiento murciano de Quibas.

“Hasta el momento, se conocía la presencia fósil de este género en otros yacimientos del Pleistoceno inferior de la península ibérica como Barranco León y Fuente Nueva-3 (Granada), pero no se disponía del elemento clave para compararlo con las otras especies fósiles que han sido definidas a partir de un hueso del cráneo: el parietal”, puntualiza Hugues-Alexandre Blain, coautor del artículo.

Por el análisis de los huesos, “esta nueva especie está más emparentada con la especie fósil Ophisaurus holeci del Mioceno de Alemania y de la República Checa que con su representante moderno norte africano (Ophisaurus koellikeri)”, añade.

“Por eso podemos decir que se trata de una especie relicta europea y que no procede de una comunicación entre el Norte de África y el Sur de la Península”, puntualiza.

Por comparación con las otras especies actuales del género, se puede inferir que este reptil tenía unos requerimientos ecológicos tropicales o subtropicales. Su extinción en la Península y en Europa coincide con la desaparición progresiva de ciertos taxones arbóreos subtropicales como Cathaya, Elaeagnus, Engelhardia o Eucommia.

mandibula lagarto sin patas
Mandíbula fósil del nuevo lagarto sin patas. Crédito: IPHES

“En consecuencia, se puede decir que la extinción de este reptil es contemporánea con la desaparición de los últimos reductos con condiciones subtropicales (bosques cálidos y húmedos) en el sur de Europa hace 1,2 millones de años, durante un periodo de cambios climáticos muy importantes conocido como la transición del Pleistoceno Inferior a Medio”, observa Hugues-Alexandre Blain.

El yacimiento de Quibas: más de 70 especies del Pleistoceno

El yacimiento paleontológico de Quibas (Abanilla, Murcia) ha aportado desde su descubrimiento en 1994 restos fósiles de más de 70 especies del final del Pleistoceno Inferior, de un millón de años de antigüedad.

“Se trata de un yacimiento kárstico, cuya importancia radica en la gran diversidad faunística, excelente conservación de restos y probabilidad de encontrar evidencias humanas”, comenta Pedro Piñero, codirector actual de las excavaciones en Quibas y colaborador del IPHES.

Destaca la presencia de restos de macacos, grandes félidos, linces, zorros, bueyes almizcleros, cabras, rinocerontes, gamos, puercoespines, quebrantahuesos, águilas o ibis calamita, así como una larga lista taxonómica de pequeños vertebrados entre los que se incluyen erizos, ratones, lirones, musarañas, murciélagos, culebras, víboras, salamanquesas, agámidos, etc.

“La investigación de los restos hallados pone de relieve la importancia de este yacimiento con la presencia de nuevas especies desconocidas para la ciencia hasta este momento, como es el caso del nuevo lagarto”, asegura Pedro Piñero.

Referencia bibliográfica:

Hugues-Alexandre Blain & Salvador Bailon. 2019. «Extirpation of Ophisaurus (Anguimorpha, Anguidae) in Western Europe in the context of the disappearance of subtropical ecosystems at the Early-Middle Pleistocene transition» Palaeogeography, Palaeoclimatology, Palaeoecology. https://doi.org/10.1016/j.palaeo.2019.01.023.

Marcelo Ferrando Castro

Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.