Encuentran un probable fragmento de la Muralla China en el desierto de Gobi

Gracias a la ayuda de Google Earth, arqueólogos están trabajando en lo que podría ser un fragmento de la Muralla China en el duro desierto de Gobi.

Una sección olvidada de la Gran Muralla China ha sido descubierta en el desierto de Gobi, fuera de China. Con la ayuda de Google Earth, una expedición internacional documentó la antigua muralla de aproximadamente 100 kilómetros en una zona fronteriza restringida en el sur de Mongolia en agosto de 2011.

La barrera defensiva formaba parte de la Gran Muralla, que fue construida por sucesivas dinastías chinas para repeler las invasiones mongolas del norte, de acuerdo con las investigaciones publicadas en el número de marzo de la edición china de la revista National Geographic.

¿Habrán encontrado un fragmento de la Muralla China en el Gobi?

Con una altura de hasta 2’75 metros en algunos lugares, el descubrimiento en el desierto “pertenece a una secuencia de muros remanentes en Mongolia conocidos como el Muro de Genghis Khan“, dice el líder de la expedición e investigador de la Gran Muralla William Lindesay.

Nombrado así por el fundador del Imperio Mongol, el Muro de Genghis Khan sobrevive por lo general por “un débil rastro”, dice Lindesay en un email. Pero “hemos encontrado una ‘muralla real’ en una zona alta desde donde se domina el paisaje”, dice.

Lo que es más, no fue obra de Genghis Khan o sus herederos, lo que los investigadores sugieren es que es un segmento perdido hace mucho tiempo de la Gran Muralla China.

¿Preparándose para investigar la Nueva Gran Muralla?

Cerca de China, en la región fronteriza con la provincia de Ömnögovi, la antigua estructura no ha sido científicamente explorada o estudiada antes, dice Lindesay, director del grupo de conservación Amigos Internacionales de la Gran Muralla (International Friends of the Great Wall) con sede en Beijing, China. “Somos los primeros en investigar las ruinas”, afirma.

De acuerdo con los oficiales del ejército que son afines, somos los primeros extranjeros que pueden acceder al área”, añade Lindesay. “Asumimos que varios mongoles locales habían estado en el área, pero no examinaron la estructura con mucho interés”.

La búsqueda de pistas topográficas también puede observarse en Google Earth (la muralla es visible en imágenes por satélite), y de hecho, el equipo se encuentró en dos tramos bien conservados.

Una sección está hecha principalmente con barro húmedo y un arbusto leñoso del desierto denominado saxaul, en tanto que la otra está hecha con bloques de roca negra volcánica.

A lo largo de su vasta extensión, Lindesay sospecha que la muralla originalmente era unos 2 metros más alta que en la actualidad. “Lo que hemos encontrado simplemente son los restos de un ‘fósil’, el esqueleto de una gran estructura, faltando el resto”, dice. “Uno puede esperar que la muralla fuera más alta y continua por vastas extensiones”.

La oscura roca basáltica parece haber sido una elección obvia para el segundo tramo, que atraviesa los restos existentes de volcanes extintos. Los bordes limpios y rectos de los bloques indican que la piedra fue extraída, lo que habría requerido un gran trabajo organizado y un sistema de transporte eficiente, dice el equipo.

Rescribiendo la historia.

Antiguos textos mongoles sugieren que el también llamado Muro de Genghis Khan fue construido por su hijo Ögedei como una cerca para mantener a la gacela en sus tierras. Pero el muro recientemente examinado del desierto de Gobi no está en una región donde haya grandes manadas de gacelas.

No habría ninguna razón para construir una cerca en Gobi”, dice el historiador y antropólogo de Mongolia Jack Weatherford, exintegrande de Macalester College, Minessota.

Investigadores chinos, probablemente no sorprendidos, han especulado acerca de que la dinastía china Han erigiera estos tramos poco estudiados sobre el año 115 antes de Cristo. Pero la prueba del radiocarbono de la madera parcialmente expuesta y la cuerda extraída del muro indican que la construcción del segmento de saxaul se prolongara por más de 1000 años, realizándose alrededor de cien años más tarde de lo pensado, desde el año 1040 hasta el 1160. Estas fechas insinúan que la dinastía occidental Xia construyó los muros, o al menos reconstruyó los antiguos muros Han en varios sitios.

Conteniendo la marea mongola.

Esta dinastía noroeste no es conocida por haber contribuido al sistema de la Gran Muralla, pero al menos en un aspecto, el origen occidental Xia cobra sentido. Durante este periodo, las tribus mongolas aumentaron su fuerza, haciendo incursiones al sur, apunta Lindesay.

Si se imagina la muralla como una plataforma, con una especie de almenas, tal vez estacas de madera con una función de protección de la zona superior, entonces podría haber sido una efectiva instalación defensiva”, afirma.

Pero, misteriosamente, el equipo de expedición no ha encontrado cerámica, ni basura, ni monedas ni armas, nada que pruebe que la muralla fuese utilizada. Tampoco se encontraron las torres de vigilancia que marcan las secciones supervivientes de la Gran Muralla.

El sistema de la muralla estaba incompleto”, dice Lindesay, “no sólo carecían de la capacidad de señalización (para hacer señales de humo), sino que no parecía ser capaz de albergar tropas”.

Trabajos sin finalizar.

Creo que la muralla de esta zona está sólo medio construida y no había un plan de localización de la pared aquí”, dice Lindesay. Es difícil imaginar cómo la ubicación del segmento de la supuesta Gran Muralla en el duro desierto podría haber dado lugar a la defensa de la frontera remota al ser abandonada.

Weatherford está de acuerdo con las conclusiones de Lindesay de que los restos recién descubiertos eran construcciones chinas. Hay una buena razón, añade Weatherford, para que el fragmento llevase el nombre de Genghis Khan. Los mongoles son sensibles a la idea de que “las estructuras chinas construidas en sus tierras hacen que sea posible decir que esas tierras fueron una vez chinas”. “Llamándolo el Muro de Genghis Khan, el nombre hace que el lugar sea mongol y rechace influencias extranjeras”, dice Weatherford.

También ha descrito los nuevos hallazgos de la expedición como “muy importantes porque, según mi conocimiento, esta muralla no ha sido estudiada”. “Me arriesgaría a decir que es la mayor estructura humana en toda Mongolia”, añade. “Es emocionante para mí que no haya sido mejor analizada aún”.

Imagen: romántico66 en ArteyFotografía

Encuentran un probable fragmento de la Muralla China en el desierto de Gobi
Puntúa este artículo

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.