La Crisis del 29′, la Gran Depresión.

¿Qué fue la Crisis del 29′? ¿Cuáles fueron las causas de la Gran Depresión? ¿Cómo se salió de ella? Estas preguntas básicas las respondemos en el artículo de hoy.

Con la crisis económica que nuestra sociedad actual está sufriendo, es fácil que se eche la mirada atrás y se compare con las grandes crisis que han afectado al mundo en los últimos tiempos. Pero hay una que suena con más fuerza que otras: la Crisis del 29′ o la Gran Depresión, conocida también como el “Crash de Wall Street” o “Crack del 29`”. Se trata de una de las mayores crisis económicas de la historia.

Tras la Primera Guerra Mundial, los nuevos países que habían resultado de la guerra comenzaban a progresar. Se habla de los ‘felices años veinte’. Además, Estados Unidos emerge como la gran potencia económica e industrial. Su crecimiento industrial, basado principalmente en las teorías de Taylor y Ford, fue extraordinario.

El ‘Jueves Negro’ las personas se reunieron en la puerta de la Bolsa de Nueva York

Sin embargo, el sector primario no creció de la misma manera sino mucho más lento, por lo que se produjo un éxodo del campo a la ciudad. Fue tal el clima de bonanza que había que una gran parte de la población decidió adquirir acciones en empresas industriales. De hecho, casi la décima parte de la población invertiría sus ahorros en el mercado de valores. Tras esto, a partir de 1927 los financieros de Wall Street decidieron centrar sus atenciones en el mercado interior. Este hecho incrementó los valores de las empresas norteamericanas y con ello, los problemas.

Las principales causas de la Crisis del 29′ son tres. En primer lugar, una superproducción agrícola que conduce a un incremento de productos en el mercado y, por tanto, una bajada de los precios y rentas rurales. Se produce más de lo que se consume y al no vender, comienzan a producirse despidos.

Como segunda razón está el subconsumo industrial camuflado y mantenido gracias a los créditos, que la población se acostumbra a pedirlos para poder comprar lo que deseen. Y tercero, y más importante, la especulación bursátil mencionada anteriormente por parte de los financieros de Wall Street, que hacían ganar dinero rápidamente a pesar de que las acciones estaba sobrevaloradas.

El 22 de octubre de 1929 dejan de subir las acciones y comienzan a bajar hasta que el jueves 24 toma proporciones catastróficas, día que pasó a la Historia como el “Jueves Negro”. Se empezaron a vender acciones para tratar de salvar la mayor cantidad de dinero posible y se produce una bola de nieve: a consecuencia de esto, el precio de las acciones cada vez bajaba con mayor rapidez. Llegaron a venderse hasta 12 millones de acciones en un solo día. Después llegó el denominado ‘Martes Negro’, en el que se colapsó la Bolsa, consecuencia de la pérdida de 24.000 millones de dólares en apenas una semana. Esto arruinaría a los especuladores y paralizaría las ventas de crédito.

El pánico cundió entre la población. Su respuesta fue acudir a los bancos a retirar todos los ahorros que tenían, pero éstos no podían rembolsar ese dinero ya que se había invertido en préstamos o inversores, lo que produjo la quiebra en cadena de los bancos (casi 4.000 en apenas tres años) y el consiguiente suicidio de empresarios y financieros.

El desempleo subió como la espuma, lo que llevó al cierre de numerosos negocios y en 1933 se registraron 14 millones de parados. El Gobierno podría haber intentando salvar la situación e imponer la calma, pero decidió no intervenir limitándose a esperar a que pasara el tiempo y ver si se solucionaba solo.

La Bolsa de Nueva York en 1930

Debido a la fuerte dependencia que tenía Europa de Estados Unidos, la crisis también le afecta. La reducción de las importaciones americanas o la repatriación de los bancos americanos fueron alguno de los efectos. Austria es una de las primeras afectadas con la quiebra de varios de sus bancos.

Con la llegada al poder de Roosevelt en 1933, se implanta el conocido “New Deal”, basado en las ideas de Keynes que permitían la intervención del Estado cuando la situación lo requiriese.

Entre las medidas que contenía estaba el favorecer las inversiones, el crédito y el consumo, lo que conllevaría a una reducción del desempleo. Hubo ayudas para los bancos y subvenciones a los agricultores. También se propuso un aumento del salario y una reducción de las horas de trabajo. Además, se diseñaron planes de asistencia sanitaria y un nuevo sistema de jubilaciones y pensiones. Se trata de una crisis que no terminaría hasta bien entrado el año 1939, año en que comenzaría la Segunda Guerra Mundial.

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente.Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.

Artículos relacionados