La Segunda Guerra Mundial ha sido la más devastadora en el siglo XX y una de las peores de la Historia. ¿Cuáles son las causas de la Segunda Guerra?

Las causas de la Segunda Guerra Mundial no son simples de comprender, como no lo son en general, las de ninguna guerra. Aunque si podemos decir que fueron previsibles, pues era algo que a nadie pilló por sorpresa.

Sobre la Segunda Guerra Mundial se dispone de un fondo documental vastísimo, el material más completo que se había tenido hasta la fecha de un conflicto de tales características. Existen archivos de ministerios de asuntos exteriores, embajadas y grandes personajes del momento. Un material gráfico tan extenso que hace que no debamos elucubrar en exceso para averiguar cuáles fueron los virajes que se fueron sucediendo para el estallido de la peor guerra que ha conocido la Historia.

Hitler y Mussolini

Aunque hablaremos de otros factores, de corte ideológico y económico, lo cierto es que, quizás, la piedra angular gire en torno al ánimo expansionista de una Alemania que se sentía ultrajada por las duras condiciones a las que se había visto sumida por su derrota en la Primera Guerra Mundial (Tratado de Versalles) y que deseaba convertirse en un gran imperio europeo.

Después de todo, Gran Bretaña era también un gran imperio que se había enriquecido por medio de la conquista, el control de las rutas marítimas y la explotación de recursos ajenos. ¿Por qué Alemania iba a ser menos? Sin duda, eso es lo que debió pensar Hitler y con ese ánimo aprovechó las circunstancias derrotistas alemanas para intentar un nuevo asalto en Europa.

Causas de la Segunda Guerra Mundial

Las causas de la Segunda Guerra Mundial son las siguientes:

Finalizada la Primera Gran Guerra (1914-1918), la firma de los tratados de paz entre las distintas naciones dejó un sentimiento generalizado de decepción, dichos tratados resultaron injustos en muchos casos, los repartos territoriales habían dejado gran insatisfacción y muchos deseaban la llegada de un nuevo conflicto para reclamar aquello que les “pertenecía”.

El Tratado de Versalles redujo de manera considerable los territorios de Alemania y Austria, zonas pobladas tradicionalmente por el pueblo germano desde hacía siglos. Eran por tanto territorios históricos, ocupados por un pueblo con unas tradiciones, Historia, lengua y cultura comunes que había sido dividió a la fuerza por el Tratado de Versalles.

– Estados Unidos y Gran Bretaña opinaban que el Tratado de Versalles quizás había sido demasiado duro para Alemania, por lo que trataban a esta con un aire de displicencia. Además, en aquellos días, el avance del comunismo en Europa era algo aterrador y el hecho de que Alemania reconociese públicamente su contrariedad con aquel modelo era algo grato para aquellos. Supusieron, que si Alemania conseguía cierto nivel de rearme, podría frenar la amenaza comunista, pero no quisieron ver que sus verdaderos planes pasaban por una expansión no sólo hacia el Este, sino en todas direcciones.

Mapa europeo en 1923 tras el Tratado de Versalles

El afán colonizador: Inglaterra era una auténtica potencia en Europa, y lo era gracias a la colonización y la explotación de todos los recursos naturales de estos territorios. Hitler pretendía lograr algo parecido, en vez de controlar las rutas marítimas, controlaría el territorio terrestre europeo y con ello, sus recursos.

Problemas étnicos, según la filosofía de Hitler sobre la pureza de la “raza aria”. Estos problemas étnicos no fueron de nueva creación, pues ya existían desde siglos atrás, pero se fueron agravando al llevarse a efecto las modificaciones fronterizas creadas por el Tratado de Versalles, cuando el pueblo germano se vio dividido por los nuevos repartos territoriales. Este hecho fue determinante para difundir en esos pueblos el sentimiento de superioridad de la raza germana frente a los grupos raciales, principalmente los judíos que controlaban la economía capitalista, y quienes, según la perspectiva de los nazis, habían dividido a los pueblos germanos e interrumpido su desarrollo económico.

– Mientras que en la Primera Guerra Mundial existía un solo sistema predominante, el liberalismo capitalista común a ambos bandos, tras aquellos días habían surgido dos modelos ideológico-económicos más, incompatibles entre sí. Se enfrentaron tres ideologías contrarias, el liberalismo capitalista, el sistema socialista (que era visto con auténtico espanto en Europa) y el nazi-fascista, que respondía a un sistema de corte totalitario.

Así, podemos comprobar que la mayoría de los problemas que llevaron a la Segunda Guerra Mundial fueron producidos por aquellos conflictos que no se habían resuelto en la Primera Guerra Mundial o cuya resolución había dejado gran insatisfacción.

Invasión de Alemania a Polonia

Además, debemos tener en cuenta que aquella Alemania derrotada tras el anterior gran conflicto fue caldo de cultivo para la generación de un sentimiento de odio hacia el resto de estados europeos.

Hay que recordar que las condiciones del Tratado de Versalles fueron duras y humillantes para Alemania, que tuvo que hacer frente a una reestructuración de su territorio histórico y pagar unas considerables sumas económicas que impedían la recuperación de sus propias infraestructuras.

Y en estas condiciones, aún tuvo que soportar la subsiguiente Crisis del 29‘ con resultados nefastos para Europa.

Así, el partido político nazi se encontró con un campo abonado excelente para implantar su ideología y provocar en sus ciudadanos un sentimiento de revancha que culminó en una actitud agresiva hacia el resto de Europa.

La Segunda Guerra estalló en 1939 y al igual que en conflicto anterior, se inició en Europa, llegando a convertirse en un conflicto internacional según se iban adhiriendo los diferentes estados en uno u otro bloque. Sin embargo, en esta ocasión, el conflicto fue de mayor envergadura pues incluyó a países de otros continentes e influyó indirectamente en los aspectos políticos, sociales y económicos de estos, generando ciertas disonancias que degenerarían décadas más tarde en sus propios conflictos internos.

Imagen mapa: Paloma en Wikimedia

Artículos relacionados