InicioArtePrincipales características del arte egipcio: pintura, arquitectura y escultura

Principales características del arte egipcio: pintura, arquitectura y escultura

La civilización de Egipto ha sido, junto a la de Mesopotamia, una de las primeras en representar vida desarrollada y civilizada en el planeta Tierra –o al menos de la que se tiene registro, siendo esta la que se asentaó alrededor del río Nilo, como parte cultural, política, artística y social del Neolítico siendo esta sus raíces, junto al arte prehistórico.

A pesar de ello, las características que comienzan a tomar presencia del arte egipcio inician aproximadamente a partir del año 3.000 antes de Cristo, quedándose presente hasta la aparición de éste. 

El arte egipcio   

El arte egipcio se considera como uno de los más representativos movimientos artísticos desarrollados en la Antigüedad Egipcia. La cantidad de obras que se desarrollaron fue a gran escala y de grandes magnitudes, así como monumentales. Todas ellas estaban estrechamente relacionadas con grandes simbolismos, conteniendo temas tanto funerarios, como religiosos.

A pesar de ello, es importante considerar que se ha determinado obra de arte a todo el desarrollo de estas culturas en tanto a arquitectura, joyería, escultura y pintura como descripción moderna ante estos grandes objetos. Para los egipcios, no era este el término generado a ello sino más bien se consideraban artesanos que quedarían en el anonimato.

Contexto histórico del arte egipcio

Es importante considerar que, aunque se haya dado un largo periodo de la cultura egipcia, su desarrollo no se dio de un momento a otro sino tras un gran proceso en el que, sus primeros habitantes, al ser nómadas se movían entre un extremo a otro del Río Nilo. Era fundamental mantener la hidratación que estos les generaban, pero también era necesario estar en constante búsqueda de alimentos.

Sin embargo, llegó el momento en el que comenzaran a agruparse, cosa que iniciaría a ocurrir alrededor del 4000 a.C. en dos diferentes regiones: el Bajo Egipto y el Alto Egipto. Progresivamente la población se unificaría bajo la guía del Faraón Menes en el 3100 antes de Cristo aproximadamente.

La historia de esta civilización se divide en tres momentos fundamentales de esta manera:

  • Imperio Antiguo: 3000 – 2050 a.C. momento en el que se inicia la construcción de las pirámides y en el que las artes comienzan a florecer.
  • Imperio Medio: 2050 – 1800 a.C. momento en el que surge la economía y se desarrolla a partir de la descentralización del poder tanto económico como político.
  • Imperio Nuevo: 1567 – 1085 a.C. se expande la conquista.

Fue así como los imperios sucesivos fuera dominado sus territorios por los persas hacia el 341 a.C. y luego tanto los griegos como los romanos. Es en el siglo VII en el que los árabes invaden los territorios, quienes llegarían introduciendo tanto su idioma como su religión e incluso su cultura.

No es hasta el siglo XVI que Egipto se ve dominado por el Imperio Otomano, aunque siguiera siendo de gran importancia para esta población la cultura árabe. Más adelante, en el siglo XVIII sería invadido por Napoleón y el resto de su ejército francés. Hasta que siguieran las guerras progresivamente. Sin embargo, nos interesa ahora cómo fue el desarrollo del arte de Egipto en sus tres periodos.

Principales características del arte egipcio

Dentro de las características principales del arte egipcio describiremos, antes que nada, lo que representaban estas figuras para sus pueblos, para luego determinar desde un punto de vista artístico, las descripciones figurativas que se representaron en estos pueblos del antiguo Egipto.

El Faraón como divinidad

Para lograr comprender de una manera un tanto más profunda las características que determinaron el arte del antiguo Egipto, es necesario considerar la cultura de ésta, en qué radicaban sus creencias, y todo lo que engloba la vida de todas las personas.

lista faraones y reyes egipto
Faraones y Reyes de Egipto

Gracias a estar rodeados del Río Nilo, hace que sus tierras sean fértiles para los cultivos, gracias a ello, el nomadismo termina de una u otra forma, y la prosperidad llega, a pesar de la abundancia del desierto.

Comienza a ser una sociedad tan agrícola, como artesana, pero regida por un monarca; siendo este el que acapare muchas de estas riquezas, tanto para él como para sus figuras ‘religiosas’.

Fue el Faraón una figura de gran relevancia e importancia en la cultura egipcia. Era él el dueño de la vida de las personas que habitaban, justamente por representar una divinidad. Asimismo, en su entorno se encontraban un grupo de escribas, sacerdotes, médicos, artesanos (artistas) que generaban toda una economía y cultura según tales fines. Fueron estos representados en gran medida en el arte egipcio.

Los dioses egipcios

Para la cultura egipcia, así como la figura del Faraón era de gran importancia, la encarnación propia de un ser resplandeciente de divinidad; en su entorno se movían diversos dioses que encarnaban personalidades de gran relevancia respecto al plano terrenal.

Así como la figura real representada como un dios de nombre Horus (cuya figura se representaba por un halcón), algunos de los dioses de mayor importancia, y que además se representaron en gran parte de sus obras, especialmente esculturas, son los siguientes:

  • Amón-Ra: Este era uno de los dioses más importantes, relacionados con el sol. Para la cotidianidad de Egipto, para todas las personas era de gran importancia. Especialmente por lo que representaba: tanto la vida como el renacer.
  • Anubis: Es una de las máximas representaciones del Antiguo Egipto, mucho se representó especialmente en figuras escultóricas, las cuales se encontraron en muchas timbas reales. Su apariencia es la de un chacal en la que se forma revestido como el protector de los muertos cuya función es pasar el corazón de los muertos, para luego en su tránsito elucidar si merece o no una vida eterna.
  • Hathor: esta estaba representada a partir de formas de vaca o parte de ellas o con un círculo sobre su cabeza, siendo la diosa de la fertilidad.
  • Kepri: el simbolismo de este dios representaba tanto el renacer como la transformación como el dios solar. Fue el animal sagrado de Egipto el escarabajo, por ello este dios se representa en esta forma.
  • Khum: este era el encargado de trasladar las almas a los infiernos, por ello es el dios de los muertos.

El arte funerario egipcio

Una de las características fundamentales del Antiguo Egipto y que, se reflejaría claramente en el arte, es el culto a la muerte. Además de las representaciones de dioses, esta cultura también se veneraba la vida después de la muerte, especialmente del faraón. Precisamente por ello el desarrollo de pirámides cuya finalidad era que sirviera de cámara como albergue del cuerpo del rey en conjunto a su ajuar.

momia abusir el meleq
Sarcófago de Tadja, una de las momias de Abusir el-Meleq. Crédito: Crédito: Aegyptisches Museum und Papyrussammlung, SMB / Sandra Steiss.

Asimismo, se desarrollaron templos con la finalidad de desarrollar diversos tributos a los dioses, así como las momificaciones para la preservación de los cuerpos hasta el más allá; sin dejar de lado, además, los respectivos obeliscos con los jeroglíficos.

Con ello se mezclaba también diversos simbolismos característicos de esta cultura, mientras el sol moría por el oeste, salía nuevamente por el este, siendo el astro rey la encarnación del gran dios Amón-Ra.

La rigidez y frontalidad como característica en sus pinturas y esculturas

Una de las características de gran importancia a nivel estético y artístico especialmente en sus esculturas y pinturas son las formas rígidas en las que estas se mostraron. Todas carecen de movimiento, suelen, de hecho, encontrarse erguidas las figuras especialmente en las esculturas.

Todo esto con sentidos rituales especialmente, considerando la finalidad de muchas de estas piezas escultóricas. Sin embargo, el movimiento suele notarte un poco más tanto en pintura como en bajorrelieve, donde se notan un despliegue tanto en los brazos como en las piernas, aunque por otro lado muestran otras características que generan la rigidez que denotan la ley de frontalidad.

La geometría como fundamento en sus obras de arte

Las obras realizadas por los egipcios mostraban una ley de la geometría muy característica. Todas sus piezas, especialmente las esculturas, eran desarrolladas a partir de círculos, triángulos, cilindros y cubos. Todos sus detalles, tanto en sus formas como en el ropaje, se adaptaban perfectamente bien a ritmos matemáticos.

Todas estas figuras muestran una composición perfectamente equilibradas. Encontramos, además, ángulos perfectos de 90 grados que nos acercan al bloque de piedra del que se ha sacado cada una de las formas.

El color y su simbolismo en sus pinturas

El color para los egipcios era de gran importancia, aunque por razones un tanto lógicas la gama de tonalidades era reducida a negro, blanco, amarillo, rojo, verde y azul. Sin dejar de considerar que la gama de tonalidades eran extraídas de la naturaleza.

Papiro egipcio. Crédito: Depositphotos.

No eran mezclados los colores, sino que se contrastaban separándose por líneas negras considerablemente gruesas. Como para ellos el simbolismo era fundamental, el color era uno de ellos. Por un lado el rojo simbolizaba el Alto Egipto, mientras que el blanco representaba al Bajo Egipto.

Asimismo, funcionaba para diferenciar los sexos al hacer uso del color sobre la piel, especialmente si se trataba de la nobleza. Para la mujer se empleaba un tono blanquecido, mientras que para los hombres se le agregaba un tono cobrizo.

La jerarquía de tamaños en las representaciones pictóricas

Era muy importante la representación de las figuras de manera jerárquica. Mientras mayor fuera el poder de quien fuera representado, más grande sería la figura. Esto ocurría especialmente en la pintura; especialmente cuando se trataba de una composición donde existían diversas figuras.

En este sentido era el Faraón o dios el que dominaba la escala de tamaño sobre sus súbditos. De igual manera un hombre se representaba en mayor medida en conjunto a su mujer y sus hijos.

La falta de profundidad y perspectiva

Especialmente la representación de la pintura egipcia muestra esta falta de profundidad, en la que es la horizontalidad lo recurrente en las figuras, animales o plantas representadas. La manera en la que se componen las figuras funciona a partir de la línea horizontal representada en un suelo plano.

La pintura egipcia

La pintura del Antiguo Egipto se destaca por la yuxtaposición de las figuras representadas. Sin dejar de considerar la jerarquía entre las figuras. Se empleaba la técnica del canon de perfil en el que destacaba el cuerpo entero exceptuando sus rostros y hombros, los cuales se encontraban mirando al frente.

Ésta, empleada particularmente como parte decorativa tanto de tumbas como de templos, e incluso como parte ilustrativa de los papitos. Cuyas temáticas más representadas variaban entre las figuras de dioses, como su uso simbólico para ritos; también se desarrollaron muchas escenas cotidianas.

Son diversos las obras que podemos mencionar, tal como los Frescos de Nefertari en el Valle de las Reinas de Luxor. Siendo esta la esposa favorita de Ramsés II, uno de los más poderosos faraones de Egipto; observamos todo un conjunto de pinturas de los mejores encontrados del Imperio Nuevo, ya restaurados.

diosa isis egipto
Diosa Isis. Crédito: Creative Commons.

La esposa de Osiris, la diosa Isis, y madre de Horus, se muestra llevando de la mano a la esposa de Ramsés II, con un vestido especial luciendo, blanco, con un típico cubre hombros de la cultura egipcia. Esta tumba de Nefertari ha sido catalogada como la tumba más bella de Egipto, también como la Capilla Sixtina de la pintura faraónica.

La escultura egipcia

Fueron diversos los materiales empleados para el desarrollo de la escultura egipcia, tales como el bronce, el marfil, la madera, y la piedra principalmente. Gracias a ello es que se ha podido conservar en el tiempo muchos de sus ejemplares.

Su grandiosidad está en la destreza generada por los artistas para el nivel tan alto de perfeccionamiento en sus detalles compositivos, a pesar de la dureza de estos materiales.

Algunas de las principales representaciones realizadas fueron de faraones y dioses. A pesar de ello, al desarrollarse la llamada Cuarta Dinastía el desarrollo artístico se transformó, mostrando aires más elegantes, siendo la representación de muchos personajes con mucha más majestuosidad.

busto nefertiti
Busto de nefertiti

A pesar de que sean muchas las esculturas que se conservan aún, tal como el caso del busto de Neferiti, quizás de los más conocidos, así como de las más reproducidas, siendo un ícono de belleza en todo el mundo.

Existe también otras de gran representación ante la cultura egipcia, bien tenemos El escriba sentado ubicado actualmente en el Museo de Louvre, en París.

De toda la Civilización Egipcia, es una de las mejores conservadas. Realizado en piedra caliza, con la actitud característica de la escultura de este tiempo, hierática, cuyos ojos blancos son de cuarzo, ébano y cristal de roca, el cual se asume representa a una alta autoridad administrativa, siendo esta escultura la que participara en diversas ceremonias recibiendo, para el difunto, las ofrendas respectivas.

La arquitectura egipcia

Para culminar la gran triada de obras de arte ejecutadas por el Antiguo Egipto tenemos la arquitectura, en la que se vinculaban estrechamente tanto la escultura y la pintura. Siendo, como gran parte de su obra, monumental debido a la grandeza de sus estructuras.

Esta grandeza se debía a sus extraordinarios conocimientos matemáticos y técnicos, de tal manera que tanto los arquitectos como los artesanos en general, eran personas muy organizadas.

La finalidad de sus monumentos era, en gran medida, religiosa, aunque también existieron edificaciones civiles en la que emplearon en uso de adobe para las viviendas, así como palacios, fortalezas y murallas.

Sin embargo, los materiales radicaban primordialmente en enormes bloques de piedra bajo un sistema adintelado de construcción con columnas muy robustas que, gracias a ello, perduraron en el tiempo.

La vivienda egipcia

Las viviendas no dejan de ser menos importantes, especialmente por la distribución bien pensada. Se constituía por diversos domicilios rodeados de un salón con luz cenital y columnas. Todas ellas contenían bodegas subterráneas, así como terrazas y un jardín al fondo.

Algunas de las viviendas que aún se conservan de los egipcios se ubican en Tell el-Amarna y en Deir el-Medina.

El speos

El speos de Abu Simbel. Crédito: Depositphotos

El speos era un templo especialmente de carácter funerario realizado tras el tallado en roca. Uno de los que más se destaca y que aún se conserva es el ubicado en Abu Simbel del Faraón Ramsés II. Su composición radica en una diversidad de esculturas que reposan en su exterior, con una gran sala con pilares, así como su respectiva cripta y el santuario.

El templo

Una de las construcciones de mayor importancia para los egipcios fue el templo. Esto constituía la imagen del hogar de dios. Algunos restos de ello aún existen en Guiza, de los faraones Keops, Kefrén y Micerino de la cuarta dinastía. Estos son de los más conocidos, los cuales forman parte de un complejo funerario distribuido por inmensas pirámides.

Pirámides de Egipto. Crédito: Depositphotos.

Estos tipos de templos, especialmente los que se desarrollaron durante el Imperio Nuevo, se caracterizaban por el dromos, este figuraba a partir de una avenida con esfinges en ambos extremos. Asimismo, poseían un patio descubierto con columnas que podían de igual manera conformar diversos pórticos como sala hipetra.

Por otro lado, se caracterizaban también por contener una pequeña sagrada cámara conocida como el santuario. Su acceso era a través de dos muros de gran tamaño trapezoidales, llamados pilones, decorados con esculturas, dos obeliscos y bajorrelieve policromados.

Las tumbas egipcias

Fueron las tumbas algunas de las construcciones de mayor relevancia para la cultura egipcia antigua, dentro de ellos destacaron los famosos complejos de pirámides, como las mencionadas de Guiza.

Hipogeo egipcio (tumbas subterráneas). Crédito: Depositphotos.

De igual forma surgieron los hipogeos como el de Tutmosis III ubicado en el Valle de los Reyes aún bien conservado. Cada una de ellas con características particulares, pero bajo su respectiva monumentalidad e ingenio característico de los egipcios.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular