InicioHistoriaContemporáneaResumen del Golpe de Praga de 1948

Resumen del Golpe de Praga de 1948

A finales de febrero de 1948, el Partido Comunista de Checoslovaquia, con el respaldo soviético, asumió el control sobre el gobierno de Checoslovaquia, marcando el inicio de cuatro décadas de gobierno comunista en el país.

Antecedentes al Golpe de Praga

Antes de la Segunda Guerra Mundial, el Partido Comunista de Checoslovaquia estaba en una posición favorable.

Su poderosa influencia en la política checoslovaca desde la década de 1920, su limpio historial de guerra y cooperación con partidos no comunistas, su identificación con la Unión Soviética, uno de los libertadores del país, y su determinación de convertirse en la principal fuerza política del país sin alarmar a Occidente encajaba con la oposición popular a los nazis.

El anhelo de un cambio real y las nuevas realidades políticas de vivir dentro de la órbita soviética produjo un aumento en el número de miembros, de 40.000 en 1945 a 1.35 millones en 1948.

En las elecciones de 1946 y ya inmersos en el inicio de la Guerra Fría, el Partido Comunista de Checoslovaquia obtuvo el 38% de los votos, este fue el mejor resultado de un partido comunista europeo en unas elecciones libres.

Aunque no contaba con la mayoría, el Partido Comunista de Checoslovaquia tenía el control inicial sobre la política y las fuerzas armadas, y llegó a dominar otros ministerios clave, como el de la propaganda, la educación y el bienestar social.

En el verano de 1947, el partido comunista de Checoslovaquia había enajenado a bloques enteros de votantes potenciales.

Las actividades de la policía, encabezada por el ministro del interior, Vaclav Nosek, un comunista, fueron sumamente ofensivas para muchos ciudadanos.

Los agricultores se opusieron a hablar de colectivización, y algunos trabajadores estaban enojados con las demandas comunistas de aumentar la producción sin recibir más salario.

Tras el fracaso de los partidos comunistas en Francia e Italia por alcanzar el poder, el Partido Comunista de Checoslovaquia no tenía posibilidades de alcanzar el poder por la vía democrática.

Cuando se abrieron los archivos del partido durante la Primavera de Praga, se demostró que Stalin había abandonado la idea de un camino parlamentario para Checoslovaquia.

El partido sabía que tenía que mantener la fachada de trabajar dentro del sistema político electoral y sabía que un golpe revolucionario sería inaceptable.

Deseaba obtener la mayoría absoluta en las elecciones de 1948 pero la fractura de la coalición de izquierda hizo que esto fuera poco realista.

El partido decidió realizar una acción extraparlamentaria, organizando manifestaciones “espontáneas” para “expresar la voluntad del pueblo” y continuas visitas al parlamento de delegaciones obreras para provocar la movilización de masas.

El Golpe de Praga del 48

Durante el invierno de 1947 a 1948, tanto en el Gabinete como el parlamento, la tensión entre los comunistas y sus oponentes condujo a un conflicto cada vez más encarnizado.

En febrero de 1948, se alcanzó un punto crítico cuando Nosek extendió ilegalmente sus poderes al intentar purgar los elementos no comunistas restantes en la Policía Nacional.

El 12 de febrero, los no comunistas del gabinete exigieron castigo para los comunistas infractores en el gobierno.

Nosek se negó a ceder y junto a sus compañeros comunistas amenazaron con usar la fuerza y, para evitar la derrota en el parlamento, movilizaron a grupos de sus partidarios en el país.

El 21 de febrero 12 ministros no comunistas dimitieron en protesta después de que Nosek se negara a reintegrar a ocho oficiales superiores de policía no comunistas.

El viceministro de Relaciones Exteriores soviético, Valerian Zorin, que había sido embajador de su país en Checoslovaquia, regresó a Praga para ayudar con los arreglos finales para el golpe.

La milicia armada y la policía se apoderaron de Praga, se organizaron manifestaciones comunistas y se disolvió una manifestación estudiantil anticomunista.

Se ocuparon los ministerios de los ministros no comunistas, se despidió a los funcionarios públicos y se impidió que los ministros ingresaran en sus propios Ministerios.

Los Comités de Acción comunistas y las milicias sindicales se establecieron rápidamente, se amargaron y se enviaron a las calles, además de estar preparados para llevar a cabo una purga de anticomunistas.

El 25 de febrero de 1948, Benes, temeroso de la guerra civil y la intervención soviética, capituló.

Aceptó las renuncias de los ministros no comunistas y nombró un nuevo gobierno de acuerdo con las demandas del Partido Comunista de Checoslovaquia.

Tras el golpe, los comunistas se movieron rápidamente para consolidar su poder. Miles fueron despedidos y cientos fueron arrestados. Muchos huyeron del país para evitar vivir bajo el comunismo.

El 9 de mayo, el parlamento aprobó una nueva constitución, que declaró a Checoslovaquia como un estado democrático del pueblo.

Aunque no era un documento completamente comunista, estaba lo suficientemente cerca del modelo soviético para que Benes se negara a firmar.

En las elecciones del 30 de mayo se presentó a los votantes una única lista del Frente Nacional.

Prácticamente todos los partidos no comunistas que habían participado en las elecciones de 1946 estaban representados en la lista del Frente Nacional y por lo tanto obtuvieron escaños.

Sin embargo, en ese momento todos se habían transformado en sociales leales a los comunistas, y los pocos miembros independientes estaban en prisión o en el exilio.

Tras estos acontecimientos Benes dimitió el 2 de junio y fue sucedido por Gottwald.

Consecuencias del Golpe de Praga

Checoslovaquia estuvo gobernada por un régimen comunista hasta la revolución de Terciopelo de 1989. El golpe se convirtió en sinónimo de la Guerra fría.

La pérdida de la última democracia que quedaba en Europa del Este supuso una profunda conmoción para millones de personas.

Por segunda vez en una década, los occidentales vieron la independencia y la democracia checoslovacas apagadas por una dictadura totalitaria extranjera que intentaba dominar el pequeño país.

La consolidación del bloque soviético en Europa ayudó a unificar a los países occidentales contra el bloque comunista. También desacreditó los movimientos soviéticos para evitar la formación de un estado de Alemania Occidental y aceleró la construcción de una alianza de Europa Occidental, el Tratado de Bruselas.

Desde el punto de vista de Moscú, el golpe no podría haber llegado en peor momento. La crisis del gobierno en Praga duró del 20 al 27 de febrero, justo cuando los ministros de Relaciones Exteriores occidentales se reunían en Londres.

Desde la perspectiva de Occidente, el golpe fue un ejemplo de comunismo en su forma más inaceptable, Moscú parecía empeñado en una expansión despiadada y la supresión de la libertad a ojo de occidente.

Isra Poudereux
Apasionado de la historia, amante del teatro, el cine y la música. Naturalista y creador de contenido para la divulgación ambiental. Estudio periodismo cuando la pandemia me lo permite, mientras tanto leo y releo multitud de libros.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular