viernes, junio 25, 2021
devocionales cristianosspot_img
InicioBiografías¿Quién fue Hermes Trismegisto? Biografía y obras principales

¿Quién fue Hermes Trismegisto? Biografía y obras principales

¿Alguna vez has escuchado sobre este emblemático y misterioso ser al que se le conoce como Hermes Trismegisto?

Hoy en día, poca gente que tiene cierto conocimiento sabe que la mayoría de lo que conocen proviene inicialmente de él.

Quienes lo han escuchado y estudiado, les ocurre lo mismo que a todos; caen en un gigantesco mar de dudas, misterio e interés.

Biografía de Hermes Trismegisto

Hermes Trismegisto es conocido como una entidad que ha sido mencionada en diferentes culturas de la antigüedad. Es comparado, e incluso podríamos decir que es el paralelo al dios Toth de los egipcios, ese dios que algunos ya habremos visto con cabeza de ibis (incluso se dice que es la personificación del mismo).

También se dice que era el Abraham de la Biblia que todos conocemos. 

Cuando investigamos acerca de Hermes Trismegisto (que significa en griego “Hermes el tres veces grande”) nos damos cuenta de que existe una cantidad gigantesca de teorías basadas en escritos antiguos de diferentes culturas como la egipcia, la sumeria, y algunas otras.

Se dice que fue el inventor de la alquimia, la astrología e incluso de la psicología.

Hermes Trismegisto. Crédito: Dominio Público

También se le atribuye la creación de libros como ‘El Kybalión‘, ‘La Tabla Esmeralda‘ e incluso se cree que predijo el advenimiento del cristianismo. 

Obras de Hermes Trismegisto

Libros como ‘El Kybalión’ y ‘La Tabla Esmeralda’ nos expresan con bastante claridad y concordancia las leyes y principios universales que rigen todo aquello imaginable y no imaginable.

El Kybalión

En el Kybalión, más específicamente, se nos habla del TODO en mayúsculas. Se nos explica detalladamente cómo es que nosotros, los seres humanos, al ser parte del todo, el todo es parte de nosotros; así que basándose en ello y en diferentes leyes universales comprobables (como la muy conocida Causa y Efecto), los seres humanos tenemos una chispa creadora dentro de nosotros que nos hace moldear nuestra realidad. 

Hermes Trismegisto fue deificado por diferentes religiones y culturas tomando diferentes nombres. En el panteón griego, fue llamado Hermes, los romanos lo llamaron Mercurio y; como ya dijimos antes, los egipcios lo llamaron Toth. ¿Qué tenían estas tres entidades en común? Tenían la capacidad y el secreto para ir al mundo de los dioses y regresar.

Recordemos que el segundo principio de El Kybalión; el principio de correspondencia, nos dicta que “como es arriba, es abajo”. Tomando esto en cuenta, Hermes podía viajar entre la Tierra, el mundo de los mortales, y el mundo de los dioses. Evidentemente, cuando leemos esto, nos podemos imaginar a una entidad que va al cielo cuando le place. Pero no necesariamente esto debe ser así.

A medida que leemos e investigamos, nos damos cuenta de que Hermes Trismegisto tiene también una gran similitud con Ningishzidda, el hijo del dios Enki en la cultura sumeria. Realmente hay demasiados puntos encontrados cuando hablamos de este ser y las diferentes culturas alrededor del mundo. 

El hermetismo y la glándula pineal

En la cultura sumeria se representó el conocimiento y el puente entre el mundo de los dioses y el nuestro con el símbolo particular de una piña de pino. En la cultura egipcia, en cambio, se nos muestra el Ojo de Horus como el ojo que todo lo ve, con la misma particularidad de ver y ascender al mundo de los dioses.

Entonces… ¿Qué vemos aquí? Aparentemente nada similar, pero cuando indagamos un poco más, nos encontramos que la forma del símbolo del Ojo de Horus es la representación gráfica explícita de la ubicación exacta de una pequeña glándula que seguro conoces o has leído sobre ella; la muy conocida glándula pineal (pineal por tener forma de piña). 

Funcionamiento de la glándula pineal según René Descartes. Crédito: Dominio Público.

Esta glándula es conocida en el mundo científico por no conocerse del todo sus funciones. Sólo se entiende que genera ciertas hormonas como melatonina (hormona que regula los ciclos de sueño) y serotonina.

Sin embargo se ha demostrado que dicha glándula posee cierta estructura y células extremadamente parecidas a las que posee el ojo en algunos animales, e incluso se ha asociado su funcionamiento a la vista desde la antigüedad.

También se ha especulado conque esta glándula en momentos muy específicos como segundos antes de morir, al nacer, en meditación profunda o en momentos de psicosis; genera grandes cantidades de DMT (dimetiltriptamina), una sustancia bastante conocida por generar cierta distorsión de la realidad y generar impulsos gigantes en las personas por acelerar sus procesos evolutivos psicológicos; en otras palabras, dar saltos gigantes de entendimiento y consciencia de la realidad circundante.

El DMT también puede encontrarse en diferentes plantas medicinales que son famosas por ser usadas en diferentes rituales chamánicos, como el peyote y la ayahuasca.

«La tabla Esmeralda»

A medida que indagamos más y más en el conocimiento de Hermes Trismegisto, nos damos cuenta de que todo lo que existe es una misma entidad. Esta entidad la concibió como el TODO.

«La Tabla Esmeralda» de Hermes Trismegisto. Crédito: «Amphitheatrvm sapientiae aeternae, solivs verae«, 1609, por Heinrich Khunrath (1560-1605) / Dominio Público.

En ‘La Tabla Esmeralda‘, un libro que fue traducido al inglés por nada más y nada menos que Isaac Newton, nos explica que todo lo que existe y lo que no existe forma parte del TODO.

Lo imaginable, lo inimaginable, lo real y lo irreal también. En otras palabras, nosotros formamos parte del todo; y por principios de correspondencia (“como es arriba es abajo”), entonces también el todo es parte de nosotros. Es de esta forma que se explica nuestra naturaleza creadora.

Con todo el conocimiento asociado a Hermes Trismegisto, con el tiempo se crearon corrientes filosóficas y religiosas que se basaban en los mismos textos otorgados por él. Dichos textos han dado valor y sentido a la cultura ocultista y esotérica de occidente.

Sea cual sea el secreto que se oculte de este ser tan emblemático; sólo podemos estar seguros de que ya se conoce.

Muchas culturas actuales alrededor del mundo manejan todo tipo de rituales y creencias que tienen mucho sentido cuando las conectamos con el mundo espiritual luego de haber estudiado hermetismo. Me atrevería a decir que casi todas las religiones alrededor del mundo tienen sus principales bases en el hermetismo.

Luego de estudiar a profundidad la filosofía hermética, encontramos que muchas de nuestras antiguas creencias, nuestros patrones secuenciales de pensamiento, el mundo que han puesto ante nuestros ojos y sus razones, cobran sentido.

Personas como Freud y Carl G. Jung han descubierto cosas inimaginables cuando se adentraron en los confines más profundos de la psiquis humana; y cuando volvieron se dieron cuenta de que; todo es y no es al mismo tiempo. Y lo que aún queda por descubrir…

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular

Comentarios