‘Arcas de caudales’, las cajas fuertes de la Época Imperial Española

cajas fuertes

El Museo Nacional de Escultura de Valladolid y en la Casa de Contratación de Sevilla exhiben dos cofres de mediados del siglo XVI. Se caracterizan por su imponente estructura, la cual fue forjada con hierro, lo cual le da un aspecto impenetrable.

Las arcas de caudales

En la Edad Media fueron empleadas para asegurar las mercancías que recorrían caminos bastante peligrosos.

Algunas veces, estos cofres medievales eran cubiertos con adornos grabados. Un ejemplo de ello es el arca de caudales que alberga el Museo Nacional de Escultura de Valladolid. Este compartimento tiene calada una escena bastante compleja, en la cual destacan dos músicos, el pífano y un tamborilero.

La figura está inspirada en la procesión de Maximiliano I grabada por Durero. Estos aspectos confirman que la caja representaba el poder imperial.

Los historiadores sostienen que estas “cajas fuertes” trasladaban importante documentación, delicadas sedas de Granada, espadas de Toledo, lino de Portugal y hasta piedras preciosas. No obstante, no se descarta que las emplearan para transportar otros elementos de los cuales no hay registro y que hayan sido importantes para la época, como planes de alguna subversión. La caja los guardaba y protegía con un complejo sistema de resortes, ballestas y pestillos.

Con la revolución de materiales a mediados de 1400 en Núremberg, la ciudad de la metalurgia, se produce una importante mejora en la fabricación de las cajas de seguridad. Los alemanes fabrican estos compartimentos con hierro, lo cual las revistió de mayor fortaleza y le añadieron complicados engranajes que eran solo podían ser desbloqueados con el giro de una llave única.

Hoy en día las cajas fuertes tienen bisagras resistentes a palancas y están fabricadas de acero, de modo que siguen siendo garantía de seguridad. De igual forma, tienen hasta más de 50 litros de almacenamiento, por lo que puede guardarse documentación realmente importante. Por todo ello, aún después de varios siglos, son un símbolo de seguridad extendido en todo el mundo.

Las arcas de hierro no tardaron mucho tiempo en reemplazar a los cofres y arcas de caudales que fueron, durante mucho tiempo, las cajas escogidas para guardar objetos valiosos. Estos cofres surgidos en Alemania desplazaron a sus competidores debido a que contaban con cerraduras más sofisticadas.

Ambas arcas son los “antepasados” de las actuales cajas fuertes y son consideradas pioneras debido a sus complicados pestillos y cerrojos, los cuales eran un fuerte sistema de seguridad para la época medieval.

Las arcas de caudales del Museo de Valladolid y del Archivo de Indias en Sevilla, según los historiadores, fueron compradas, posiblemente, en Alemania en el siglo XVI y son un símbolo de la evolución y avance tecnológico de dicha época. Por este motivo, guardan un valor histórico importante. Son los antecedentes más cercanos que inspiraron la creación de las más recientes cajas fuertes, fabricadas de acero inoxidable.

Imagen: Pixabay