Los feroces amorritas y el primer rey del Imperio babilónico

Los amorritas fueron un pueblo de origen cananeo, se movieron por las tierras de la actual Siria, Canaán y la región al oeste del Éufrates. Se cree que Hammurabi, primer rey babilónico, era descendiente de amorritas

joshua contra los amorritas
Victoria de Joshua sobre los amorritas

Los amorritas fueron un antiguo pueblo de habla semítica que dominó la región de Mesopotamia, Siria y Palestina desde el 2.000 a.C. hasta el 1.600 a.C.

Agrupados en tribus nómadas que tomaban para sí las tierras que necesitaban y eran temidos por ser feroces guerreros.

Conquistaron Babilonia y Mesopotamia dos veces, al final de III milenio y principios del I milenio a.C., fundaron nuevas ciudades-estado, la más famosa de ellas Babilonia, uno de sus reyes más conocidos, Hammurabi, fue el primer rey del Imperio babilónico.

Las fuentes mesopotámicas de Sumer, Akkad y Asiria hablan de los amorritas como un pueblo nómada de clanes gobernado por jefes tribales, que se instalaban en tierras que necesitaban para el pasto de sus rebaños.

Los amorritas tenían estrecho contacto con los sumerios durante mucho tiempo, por lo que es posible que adoptaran elementos de la religión sumeria. Los amorritas incorporaron un nuevo dios en la religión sumeria, Marduk, al que elevaron a la posición suprema, por encima del resto de dioses.

Los amorritas escribían un dialecto del akkadio que fue encontrado en tablas de la antigua ciudad de Mari (en la moderna Siria a día de hoy) que fueron datadas en 1.800 a.C.

Desde que se descubrió que su lengua muestra formas, palabras y construcciones semíticas del noroeste, se cree que era una rama noroeste de las lenguas cananitas. Durante la época oscura, entre el 1.600 a.C. y el 1100 a.C., la lengua amorrita desapareció de Babilonia y el Eúfrates.

En Siria y Palestina donde se convirtió en dominante, se puede encontrar el amorrita en antiguas inscripciones datadas en torno al final del II milenio a.C.

El debilitamiento de la lengua sumeria en Mesopotamia coincide en el tiempo con la famosa invasión amorrita. La última dinastía sumeria cayó sobre el año 2.000 a.C. y Mesopotamia se sumió en conflicto y caos durante casi una centuria.

Cerca del 1.900 a.C., los amorritas se las apañaron para conseguir el control de la mayor parte de la región mesopotámica. Inscripciones y tablas de los primeros babilonios indican que ocuparon partes de Siria en 1.900 a.C.

Una vez establecidos en la mitad de Mesopotamia, los amorritas comenzaron a saquear las ciudades neo-sumerias, incluso llegaron a conquistar Babilonia y haciendo de ella su capital en 1959 a.C. Ur, la capital de la civilización sumeria, sobrevivió durante nueve años, hasta que fue tomada por los elamitas.

Los amorritas situaron su capital en la ciudad de Babilonia, que fue conocida originalmente como Akkad, y más adelante sirvió como centro de su imperio. Por esta razón, los amorritas son conocidos como los antiguos babilonios, que duró de 1.900 a.C. a 1.600 a.C.

Los amorritas fueron gobernados por el rey Hammurabi del 1792 a.C. al 1750 a.C. Es conocido por haber establecido el ‘Código de Hammurabi’, el primer código de leyes de la Historia que se conoce. Con su muerte en 1750 a.C., el Imperio babilónico se desintegró en ciudades más pequeñas gobernadas por reyes que eran más débiles.

En el norte de Mesopotamia, los amorritas y babilonios fueron conducidos de Asiria por Puzur-Sin, un gobernante acadio, hacia 1740 a.C. En la misma época, los acadios dejaron de lado a los babilonios en el sur de Mesopotamia, aunque pudieron sobrevivir durante otros 100 años.

En 1659 a.C., los tecnológicamente avanzados hititas conquistaron Babilonia. Después de su caída, el dialecto amorrita desapareció y fue reemplazado por una especie de dialecto asirio-akkadio. En la última mitad del II milenio, los amorritas migraron o fueron expulsados hacia el oeste hacia Canaan.

Allí, los israelíes los trataron como enemigos y dejaron numerosos registros de su derrota por héroes israelíes como Joshua. Los amorritas desaparecieron de las crónicas como una población distinta alrededor del siglo VI a.C.

Los feroces amorritas y el primer rey del Imperio babilónico
Puntúa este artículo

Estudiante de 5º curso de Historia-Ciencia Política y Gestión Pública en la Universidad Rey Juan Carlos

Artículos relacionados