Publicado el: Mie, Oct 1st, 2014

Alcohol y drogas en niños incas sacrificados

Momia inca

Momia inca

Los científicos han descubierto que la droga y el alcohol eran fundamentales en los meses previos al fallecimiento de los niños en los sacrificios. Una adolescente ha sido analizada y se ha podido comprobar que fue sedada antes de su muerte. El estudio es publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

La Dra. Emma Brown, del departamento de ciencias arqueológicas de la Universidad de Bradford, declaró que las crónicas españoles informan de que los niños eran sacrificados por diversas razones como acontecimientos muy importantes que sucedían en la vida de los Incas como guerras,  catástrofes naturales, aunque seguían un calendario de rituales.

Congelado en el tiempo.

Los restos momificados fueron hallados en 1999 en un sepulcro cerca a la cumbre a 6.739 metros del volcán Lullaillaco, en Argentina.

Allí fueron enterrados dos chicas, una de 13 años, y un niño de cinco años más o menos. Los restos datan de hace 500 años, en pleno imperio Inca, que dominó Suramérica hasta que los europeos llegaron a finales del siglo XV.

Según Brown, su conservación es tan buena que se las considera de las mejores en el mundo. El equipo internacional de investigadores forense analizó las sustancias químicas del cabello de los niños. Descubrieron que habían consumido alcohol y hojas de coca (de las que se obtienen la cocaína) meses antes de morir.

Dichas sustancias se reservaban para las élites y se empleaban en rituales

Muerte por exposición.

Los resultados del cabello de una niña revelan que esta chica, conocida como “Lullaillaco maiden” era más apreciada que el niño de menor edad, debido a su estado de virginidad. Cuando los niños eran seleccionados para el sacrificio, el consumo de drogas aumentaba. También cambiaba su dieta, que pasaba de basarse en patatas a una dieta rica en carne y maíz, según los investigadores. Las crónicas españolas informa que las mujeres atractivas eran normalmente las elegidas, y que están eran captadas de sus familias.

El consumo de alcohol por parte de la víctima indica que esta debía estar sedada antes de ser llevada al volcán y ser colocada en las tumbas hasta su muerte.

En el caso de maiden, no hay señales de violencia. Sorprendentemente, ella conservaba una capa de grasa, estaba bien peinada y llevaba ropas bonitas”. Esta buena conservación probablemente se debe al efecto sedante del alcohol y al frío de la montaña, pues facilitaron su muerte afirma Brown.

Sobre el autor

- Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.

Ver 2 comentarios
  1. […] restos incaicos pertenecen a niños víctimas de un sacrificio a miles de metros de altura. Se les considera niños-dioses, o huacas, por su finalidad de comunicarse con los dioses. Esto se […]

  2. […] Alcohol y drogas en niños incas sacrificados […]

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estos tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Red Historia ©2011-2017 - Todos los derechos reservados