InicioMitologíaBiografía de Lei Gong, el dios del trueno en la mitología china

Biografía de Lei Gong, el dios del trueno en la mitología china

Lei Gong (literalmente ‘Señor del Trueno‘) o Leishen (‘Dios del Trueno’), es el dios del trueno en la religión popular china, en la mitología china y en el taoísmo.

El mito de Lei Gong

En el taoísmo, cuando así lo ordena el cielo, Lei Gong castiga tanto a los mortales terrenales culpables de crímenes ocultos, como a los espíritus malignos que han utilizado su conocimiento del taoísmo para dañar a los seres humanos.

Lleva un tambor y un mazo para producir truenos y un cincel para castigar a los malhechores. Lei Gong viaja en un carro conducido por un niño llamado A Xiang.

Dado que el poder de Lei Gong es el trueno, tiene asistentes capaces de producir otros tipos de fenómenos celestiales. La esposa de Lei Gong, Dianmu, es la diosa del rayo, de quien se dice que utilizó espejos centelleantes para enviar rayos a través del cielo.

Otros compañeros con los que viajaba Lei Gong eran Yun Tong, la Juventud de las Nubes, que traía las nubes que oscurecían el cielo cuando Lei Gong viajaba. Yu Zi, el Maestro de la Lluvia, dejó caer su espada en una olla de agua para hacer caer gotas a la Tierra.

Moviendo a todos ellos estaba Fengbo, el Conde de Viento. En algunas tradiciones posteriores, fue reemplazado por Feng Po Po, la Dama del Viento, en su lugar.

Representación de Lei Gong

Lei Gong se representa como una criatura temible con garras, alas de murciélago y una cara azul con pico de pájaro que viste sólo un taparrabos.

Los templos dedicados a él son raros, pero algunas personas lo honran con la esperanza de que se vengue de sus enemigos personales.  

Leyenda de Lei Gong

Lei Gong comenzó su vida como mortal. Mientras estaba en la Tierra, se encontró con un árbol de melocotones que se originó en el cielo durante la lucha entre el Demonio Zorro y uno de los Guerreros Celestiales.

Cuando Lei Gong le dio un mordisco a una de sus frutas, se transformó en su forma divina. Pronto recibió una maza y un martillo que podían crear truenos .

El Emperador de Jade le ordenó a Lei Gong que matara a la gente mala, pero el cielo se oscurecía mucho cada vez que golpeaba a la gente. Eso provocaba que muchas veces, matara a las personas equivocadas al no poder ver.

Una de esas personas era Dianmu o Leizu, una humana que vivía con su madre. Un día estaba tirando la cáscara de arroz porque a su madre le costaba mucho comerlo cuando fue vista por Leigong, quien pensó que estaba desperdiciando comida, asesinándola.

El Emperador de Jade se enteró de ello y revivió a Dianmu, convirtiéndola en la diosa del rayo.

También le dijo a Dianmu que se casara con él. Él la mató, así que es su culpa y su responsabilidad cuidar de ella ahora. Por su parte, el trabajo de Leizu sería trabajar con Lei Gong, usando espejos para iluminar la Tierra, para que el dios pueda ver a quién golpeaba, asegurándose así de que no muriesen más inocentes.

Es por ello que, según esta mitología china, los rayos llegan antes que el trueno.

Lei Gong y la historia

Lei Gong tenía pocos templos oficiales en China, pero eso no significaba que no se le rezara a menudo. Mientras que los templos taoístas rara vez se le dedicaban, la creencia popular le proporcionaba al dios una amplia reverencia.

Lei Gong era un castigador, pero no era un dios malvado. Aunque ocasionalmente golpeaba a los inocentes, también podía ser una fuerza para el bien.

La gente que rezaba a Lei Gong no lo hacía para evitar su ira porque creían que la gente buena sólo era golpeada accidentalmente. En su lugar, rezaban para que el dios centrara sus poderes en aquellos que consideraban malvados.

Los artefactos físicos de estas oraciones están entre los encantos más famosos de China.

Conocidos popularmente como los amuletos de la maldición de Lei Ting, estos talismanes se pueden encontrar en toda China y Vietnam. Son populares entre los coleccionistas tanto por sus imágenes como por sus supuestas propiedades mágicas.

Lei Ting, que viene de una forma abreviada del nombre de Lei Gong y de la palabra «trueno», a menudo toma la forma de monedas en efectivo. Normalmente se inscriben con conjuros escritos en Fuwan, un texto religioso, en lugar de los más conocidos caracteres Hanzi.

Estos encantamientos frecuentemente llaman a Lei Gong para castigar a los malvados o, más ampliamente, para alejar a los espíritus malignos. A menudo se escriben como si fueran órdenes del propio Emperador de Jade.

Los amuletos de la maldición de Lei Ting provienen de prácticas antiguas que están profundamente arraigadas en la religión popular en lugar de los rituales organizados del Taoísmo.

En la antigua China, se creía que los espíritus malignos podían ser tratados de la misma manera que los enemigos humanos. A menudo se contrataban exorcistas para lanzar lanzas o disparar flechas para ahuyentar a estos enemigos invisibles.

Con la invención de un sistema de escritura, había una nueva forma de luchar contra estos espíritus. Se creía que los personajes Hanzi tenían propiedades mágicas que, si se usaban de forma adecuada, podían ahuyentar las fuentes del mal.

En lugar de usar armas o mostrar los cuerpos para infundir miedo a los espíritus del mal, los practicantes de la magia podían usar el texto para disipar mágicamente las fuerzas negativas.

La superstición que consideraba que la escritura era mágica sólo fue fomentada por la expansión de la autoridad imperial. A medida que el Imperio Han expandió sus decretos adquirió mayor autoridad, y el mismo texto utilizado para escribirlos llegó a ser visto como poderoso.

Para el pueblo de la China Imperial, por lo tanto, ninguna orden podría ser tan poderosa como una orden escrita de una figura de gran autoridad. El Emperador Han tenía tal autoridad en la Tierra, pero para los espíritus la mayor autoridad era el Emperador de Jade.

Los exorcistas escribieron conjuros con la voz del Emperador de Jade para ahuyentar los espíritus y disipar la energía negativa. Estos comenzaron a parecerse cada vez más a los edictos del gobierno y, eventualmente, a las monedas.

Debido a que ya existía la tradición de que Lei Gong imponía el castigo a los malhechores, se convirtió en una figura popular a la que apelar en estos textos. Estaban escritos en el mismo estilo que se imaginaba que el Emperador de Jade le ordenaría derribar a los malvados.

Las órdenes a Lei Gong sobre estos amuletos enfatizaban la rapidez con la que debían ser llevadas a cabo. A veces pedían protección general contra los espíritus o fuerzas del mal, mientras que en otras pedían que se señalaran demonios o personas específicas.

Tales amuletos se compraban comúnmente a los maestros taoístas, que comenzaron a utilizar los personajes Fu para hacerlos más mágicos. Esto significaba que los textos a menudo sólo podían ser leídos por el escritor, pero el comprador creía que Lei Gong todavía podía entender el significado.

Hoy en día, los amuletos de maldición de Lei Ting todavía se fabrican, aunque a menudo se producen en masa basándose en ejemplos más antiguos. Mientras que algunos ocasionalmente sirven a su propósito original, muchos más se venden como artículos de colección, recuerdos o decoración.

Resumen del mito de Lei Gong

Tanto en las creencias populares como en la religión taoísta organizada, Lei Gong era el dios del trueno. Nacido como humano, se convirtió en un dios después de comer fruta del cielo.

Tenía una apariencia espantosa con piel azul, garras afiladas, alas de murciélago y un pico. Sin embargo, sonreía a menudo y era visto como una deidad generalmente bondadosa.

El Emperador de Jade ordenó a Lei Gong que derribara a los espíritus malignos y a la gente malvada. Sin embargo, no siempre ejecutó esta tarea a la perfección.

Debido a que no podía ver en la oscuridad, a veces golpeaba a la persona equivocada por error. Otros, como su eventual esposa, fueron golpeados porque Lei Gong malinterpretó sus acciones benignas como malvadas.

Su esposa, sin embargo, comenzó a usar espejos para hacer brillar la luz antes de que él golpeara. El rayo que ella hizo le permitió ver sus objetivos más claramente, aunque todavía se cometían errores y ocasionalmente se golpeaba a gente buena.

El folclore chino sostenía que Lei Gong obedecería las órdenes de una autoridad, en su caso el Emperador de Jade. Esta creencia fue integral en la creación de los amuletos de la maldición de Lei Ting.

Usando el modelo de los decretos imperiales, estos dijes llamaban a Lei Gong para alejar a los espíritus malignos y, a veces, a la gente malvada. Evolucionando de las antiguas costumbres populares, siguen siendo populares hoy en día tanto como amuletos protectores como arte coleccionable.

Marcelo Ferrando Castrohttp://redhistoria.com/author/admin/
Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular