El modelo maoísta durante la Guerra Fría

Mientras en el resto del mundo predominaban el modelo americano, el liberal europeo y el soviético durante la Guerra Fría, en China fue distinto. Mao Zedong aplicó su propio sistema. Podemos considerar el inicio de este nuevo modelo en el momento en el que Mao proclama la República Popular de China y cuando los nacionalistas, liderados por Chiang Kai-Chek, se ven obligados a refugiarse en Taiwan bajo protección estadounidense.

Mao Zedong
Mao Zedong

La intención de esta ideología era la de romper con todo lo establecido, por lo que se crearon nuevas leyes y reformas (agraria, sobre el matrimonio, etc.) en 1950. También en ese mismo año, se firmó un tratado de amistad con la URSS, quien debería asistencia económica y militar al gigante asiático en caso de necesidad. En ese momento, debido al acercamiento soviético, se adoptó el modelo de dicho país mediante el “primer plan quinquenal” (1953-1957) y comenzó a aplicarse la vía soviética de desarrollo: la colectivización de las tierras, la nacionalización de las empresas, una planificación autoritaria, la prioridad de la industria pesada y la dictadura del proletariado mediante el establecimiento de una constitución inspirada en la de la URSS.

A partir de entonces en adelante (1957-1970) se produjo la ruptura entre los dos países. Al ver el fracaso que supuso la aplicación del modelo soviético en China, Mao decidió crear un nuevo sistema aplicable a la masa rural y agrícola que era mayoritaria en el país.

En 1958 lanzó el “Gran Salto Adelante”. Se trataba de una llamada al trabajo intensivo de los campesinos en el cuadro de las “comunas populares”. Estos organismos debían tomar a su cargo, de la forma más igualitaria, las necesidades que sociales y económicas de la población. Esta medida fue condenada abiertamente por la URSS y la relación entre ambos países disminuyó considerablemente.

Sin embargo, en 1960 la catástrofe rodeó al país asiático, 30 millones de personas perdieron la vida debido a la hambruna y la alianza chino-soviética se rompe definitivamente. Las comunas populares no habían logrado su objetivo, sino todo lo contrario, habían asfixiado a la población requisándoles aquello que producían. Viendo el incomparable e incontestable fracaso de la política de Mao, este es relevado de sus funciones por los realistas.

No obstante, es peculiar que el modelo chino fuese adoptado por otros países del Tercer Mundo que ignoraban el descalabro que se había producido en el país. El éxito fue muy relativo, ya que esos países estaban la mayoría en guerra civil o en una situación política muy delicada y se sostenían gracias a las ayudas de la comunidad internacional para el desarrollo.

En 1965, Mao regresó al poder gracias al lanzamiento de una campaña de movilización ideológica de la juventud, influenciada en gran medida por los “Guardias Rojos”, quienes percibían un aburguesamiento en los dirigentes del Partido. Debido a que fue impulsada por los jóvenes, esta movilización adoptó el nombre de “Revolución Cultural” y buscaba destruir todas las autoridades.

Entre 1966 y 1969, China estuvo sumida en la anarquía y la producción del país cayó drásticamente. Pero esto no fue negativo para todo el mundo, ya que Mao aprovechó la coyuntura para deshacerse de sus rivales y recomponer el orden gracias al ejército. A partir de entonces, la Revolución Cultural pasaría a estar adormecida pero se impulsaron nuevas medidas, como por ejemplo las “Cuatro Modernizaciones”, que era una renovación de la agricultura, la industria, las ciencias y las técnicas.

Tras la muerte de Mao Zedong, se puede dar por finiquitado el modelo maoísta. China apostó por un socialismo de mercado, la progresiva apertura al exterior y un ligero capitalismo para poder salir del subdesarrollo. Pero no por ello hay que dejar de destacar la importancia del sistema ideado por Mao.

En un principio, era una mera aplicación del modelo soviético en China, pero con el tiempo pasó a ser completamente independiente y, aunque los resultados fueran desastrosos a nivel económico, político y social, lo cierto es que supuso una alternativa al sistema de la Unión Soviética que fue adoptada por muchos países del Tercer Mundo durante la Guerra Fría.

Imagen: Raymond en Wikimedia

El modelo maoísta durante la Guerra Fría
Puntúa este artículo

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.

Artículos relacionados