InicioOcioDestinosEl recuerdo de la Córdoba Romana

El recuerdo de la Córdoba Romana

A veces se nos olvida que Córdoba fue una de las mayores y más importantes ciudades del imperio romano y que se conservan muchas de aquellas construcciones monumentales, aunque no todas en un buen estado por desgracia.

Pero debería ser obligatorio conocer la historia de estos monumentos que muchos de ellos los podemos ver a simple vista y nunca nos detenemos a contemplarlos los suficiente.

¿Qué sabemos realmente de la Córdoba romana? La respuesta es que se sabe mucho, desde luego, y es gracias a los historiadores y arqueólogos, pero ¿conocemos los ciudadanos algo sobre el templo, el anfiteatro o el circo entre otras muchas cosas?

Para empezar hay que decir que nuestra ciudad fue capital en época romana, concretamente de la Hispania Ulterior en época republicana y de la Bética en época imperial, lo que ya denota un alto prestigio.

Empecemos por algo muy conocido y fotografiado, el Puente Romano. Fue construido en época del emperador Augusto, cuando la ciudad se expandió hacia el río y constituyó el punto más importante de entrada desde la zona sur de la península.

En la calle Foro Romano, es justo por el cual la calle lleva ese nombre, se situaba el Foro Colonial que existiría desde la fundación de la ciudad, destruido por Julio Cesar y reconstruido por Augusto donde llegaría a albergar unas termas, un templo, una basílica y edificios públicos.

Los restos encontrados de estatuas nos estarían hablando de un tamaño exagerado. En época del emperador Tiberio se construye el Foro adiectum, una prolongación del anterior.

Tenemos un templo en la Calle Claudio Marcelo, pero ¿sabemos para lo que sirvió? Data de una fecha no muy concreta pero se conoce que fue erigido en época de la dinastía Flavia y fue destinado al culto al emperador. Ha sufrido modificaciones, es más las columnas no son originales y el recinto está muy mal conservado.

Restos del templo romano de Córdoba. Crédito: Depositphotos.

El teatro se encuentra dentro del propio museo arqueológico (se pueden visitar los restos) y fue el segundo más grande del imperio con capacidad para unos 15.000 espectadores pero un terremoto en el siglo III lo destruyó casi por completo y en los siglos posteriores fue usado con otros fines.

Cuenta también con monumentos funerarios en puerta gallegos de 13m de diámetro donde se conserva la cámara funeraria (donde se depositaba la urna) además del pavimento original por el que transcurría la vía entre Corduba e Hispalis.

Del circo se puede decir que su ubicación está en los actuales jardines de Orive pero que ya no queda nada sobre ese espectacular edificio.

Al igual que el anfiteatro, soterrado bajo el rectorado de la Universidad de Córdoba y que por desgracia ya no queda resto de lo que fue el mayor anfiteatro de Hispania y el tercero del imperio dando cabida entre 30.000 y 50.000 espectadores.

Tenemos un complejo palaciego en cercadillas. Se trata de los restos del palacio de Maximiano Hercúleo, uno de los tetrarcas romanos del siglo III y que según los investigadores es único en el mundo. La construcción del AVE destruyó gran parte del complejo.

Existen también 3 acueductos que se pueden ver también, aunque solo sean pequeñas partes.

El primero es el acueducto Aqua Vetus en la Arruzafilla, creado en época de Augusto para el abastecimiento público de agua.

El segundo es el Aqua Fontis Aureae, situado en la estación de autobuses de Córdoba pero que se sabe muy poco sobre su origen y donde captaba el agua para el abastecimiento.

El tercero es el Aqua Nova Domitiana Augusta, situado junto al arroyo Pedroche que servía de apoyo al primer acueducto porque se hizo insuficiente el agua que podía proporcionar.

Contamos con la presencia de restos de la vía romana Corduba-Emerita, del siglo II a.C. situada a la altura del arroyo de Pedroche o el puente romano del rio Guadalnuño en la sierra de Córdoba.

Como podemos ver tenemos en nuestra ciudad una cantidad de restos romanos de suma importancia y apenas conocemos la historia de cada uno de ellos o incluso no sabíamos que existían algunos de los monumentos citados.

Desde las instituciones deberían fomentar más la Córdoba romana porque podría generar mucha participación de los cordobeses y también del turismo. No dejar que esta época de la historia vaya cayendo en nuestro olvido porque podemos presumir de que todos  nuestros monumentos y la propia ciudad  eran los más importantes de Hispania y muy cercanos a los de Roma.

Debemos hacernos eco del valiosísimo patrimonio que nos ha dejado la historia y profundizar más en ello, organizando exposiciones atractivas, visitas guiadas y especializadas en la Córdoba romana, atraer al público más joven con actividades lúdicas donde se pueda aprender historia…hay que fomentar la visita a cada uno de estos monumentos y es verdad de que muchos están a simple vista pero ¿nos paramos a verlos? ¿Sabemos lo que son?

Ya que tenemos la oportunidad de tenerlos en Córdoba vamos a aprovecharlos y sacarles el mayor rendimiento posible.

No cabe decir que tenemos que hacer un buen uso de este patrimonio y no solo los ciudadanos, también desde las instituciones deben garantizar la buena conservación de los monumentos, cosa que lamentablemente no ocurre.

Juan Carlos Amaro Herrá
Juan Carlos Amaro Herrá, Graduado en Historia (UCO) y cursando el máster de gestión del patrimonio desde el municipio.

1 COMENTARIO

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular