Falta de nutriente acabó con la primera colonia española en América

vitamina c naranja
La falta de vitamina C provocó la muerte de miles de los primeros colonos en América a causa de escorbuto.

Es bien conocido que la malnutrición es uno de los principales problemas que afectan a los tripulantes de viajes de larga duración. Las enfermedades acabaron durante siglos con la vida de quienes se aventuraban a adentrarse al mar a realizar expediciones. Los marinos se exponían a contraer enfermedades cuya cura se desconocía en aquellos tiempos.

Entre las afecciones había una que acabó con la vida de miles de aventureros: el escorbuto. Esta enfermedad era letal si no se trataba a tiempo. En aquel entonces se desconocía qué la causaba y no se tenía en claro cómo combatirla. En la actualidad es tratada con una simple gragea vitamínica.

El principal problema era la alimentación de los antiguos marinos, que se componía de semillas y carne seca. Empleaban el método del salazón para evitar que la comida se malogre. Sin embargo, aún existía un alto riesgo de sufrir enfermedades.

Muchos de ellos empezaban a sufrir dolencias luego de probar las comidas. Los principales síntomas que padecían eran: malestar, cansancio, sangrados de encías y mucosas, manchas y heridas en la piel, y dificultades para respirar.

La situación empeoraba en las siguientes meses con fiebre, convulsiones y, finalmente, la muerte. Los marinos atribuyeron esta enfermedad a la deficiente alimentación que llevaban cuando entraban al mar. Las primeras soluciones apuntaron a los frutos cítricos. La recomendación era consumir alimentos frescos o beber zumos de naranja o limón.

Pero no siempre funcionaban. Muchas personas contrajeron la enfermedad pese a consumir los alimentos recomendados. Por otra parte, pueblos que vivían en el Ártico —y que solo se alimentaban de carne— no padecían ningún síntoma de la enfermedad.

Aunque algunas personas la atribuyeron a la comida en mal estado, recién en 1932 se aisló un compuesto químico cuya carencia se relacionaba con el escorbuto. Se le llamó ácido ascórbico, popularmente conocido como vitamina C.

El nutriente indispensable

La vitamina C es un nutriente hidrosoluble que se encuentra en ciertos alimentos. Es un antioxidante que ayuda a proteger las células contra los daños causados por los radicales libres. Estos últimos se forman cuando el cuerpo convierte los alimentos que ingerimos en energía.

Con el descubrimiento de la vitamina, se aclararon varias dudas. Por ejemplo, se supo que los pueblos que vivían en el Ártico no padecían escorbuto porque se alimentaban de pescado y de las vísceras de algunos animales, ricos en vitamina C. Además, la facilidad con la que este nutriente se oxida en el aire era la causa por la cual los zumos no siempre protegían a los navegantes.

¿Por qué es importante el ácido ascórbico? El cuerpo lo necesita para formar los vasos sanguíneos, los músculos y el colágeno en los huesos. También interviene en el proceso de curación del organismo. Exámenes de tejido óseo en restos humanos antiguos confirman los efectos de la enfermedad.

Un estudio realizado por la Universidad Autónoma de Yucatán (México) confirmó restos con lesiones típicas del escorbuto. Se trata de los cuerpos de personas que vivieron en la primera ciudad fundada por Cristóbal Colón en América en 1494, a la cual bautizó con el nombre de La Isabela.

Luego de cuatro años la ciudad fue abandonada por distintos factores, entre ellos la ausencia de oro, la resistencia de la población indígena y la mala administración. Sin embargo, aquellos que permanecieron en el lugar murieron por distintas enfermedades: gripe, malaria y viruela, principalmente. Pero también se hallaron indicios del escorbuto en lo restos óseos.

Algo que llamó la atención a los investigadores es la propagación del escorbuto pese a que en el lugar había un sinnúmero de frutos con vitamina C, como la guayaba o la batata. La tesis es que los colonos preferían consumir los pocos frutos que conocían y no arriesgarse a probar alimentos nuevos para ellos.

De esta manera, el escorbuto y la malnutrición en general, acabó con la vida de miles de españoles.

Imagen: Pixel2013 en Pixabay

Artículos relacionados