InicioMitologíaAztecaMitología azteca: Mixcóatl, el dios del cielo nocturno

Mitología azteca: Mixcóatl, el dios del cielo nocturno

Mixcóatl era el dios de la caza, la Vía Láctea y las estrellas, pero ¿qué importancia tenía en la mitología del pueblo azteca?

En la antigua mitología mexicana, Mixcóatl, a veces llamado Camaxtli, tuvo un papel importante.

Fue el padre de las estrellas, creó la Vía Láctea, e incluso a veces se le atribuyó el haber enseñado a los humanos a hacer fuego. También fue el dios de la caza y el patrón de muchas regiones de México.

Sin embargo, el hecho de que el Imperio Azteca estaba compuesto por muchas regiones y grupos diferentes significaba que Mixcóatl no era universalmente reconocido como uno de los dioses más importantes del panteón.

Entre los diferentes pueblos del México precolombino, la mitología y la importancia de Mixcóatl variaba mucho. Mientras que los olmecas, por ejemplo, los consideraban su patrón, los mexicas creían que era un dios mucho menor.

Las diferentes creencias con respecto a Mixcóatl y cómo se relacionó con los otros importantes dioses del panteón ilustra cuán variadas fueron las muchas culturas relacionadas del mundo azteca.

Biografía de Mixcóatl y el origen de los cielos

En la mitología azteca Mixcóatl era el dios de la caza.

En el arte, se le mostraba más a menudo como un hombre con una máscara negra sobre su rostro y distintivas rayas rojas y blancas en todo su cuerpo. Llevaba Amhimitl, el dardo que usaba en su papel de cazador.

Aunque se decía que era un gran cazador, sin embargo, las leyendas de Mixcóatl lo asocian más estrechamente con el cielo.

Mixcóatl estaba estrechamente asociado con Tezcatlipoca, el dios real de la guerra y la magia. En algunas interpretaciones de la mitología, Mixcóatl era un aspecto de Tezcatlipoca, mientras que en otras el dios guerrero a veces tomaba la forma de Mixcóatl.

Representación del Dios Azteca Camastle o Mixcóatl, siglo XVI. Códice Duran, siglo XVI. Biblioteca Nacional, Madrid. Crédito: Depositphotos.

En una de esas historias, Tezcatlipoca, en la forma de Mixcóatl, fue responsable de dar fuego a los humanos. Hizo girar los cielos alrededor de sus hachas, inventando el simulacro de incendio. También puede haber sido el primero en crear fuego golpeando el pedernal.

Cuando los cielos fueron girados para crear fuego, se creó una forma de remolino que duró el resto del tiempo. Mixcóatl se convirtió en el dios de la Vía Láctea porque él, o Tezcatlipoca en su forma, era responsable de sus distintivos remolinos.

Mixcóatl también fue padre de dos grupos de hijos, cada uno de los cuales ascendía a cuatrocientos.

Su primer grupo de hijos fue conocido como el Centzon Huitznahua. Los hermanos eran liderados por una hermana soltera llamada Coyolxauhqui.

Cuando se enteraron de que su madre, Coatlicue, se había quedado embarazada barriendo una bola de plumas, tramaron matarla por deshonrar a la familia. Sin embargo, cuando atacaron, ella se entregó primero a Huitzilopochtli, el dios del sol, que los mató a todos para proteger a su madre.

El Centzon Huitznahua se convirtió en las cuatrocientas estrellas del cielo del sur. Los otros hijos de Mixcóatl se convertirían en las estrellas del norte.

Los Centzonmimixcoa, como se conocía a este segundo grupo, también fueron asesinados. Aunque las circunstancias no están claras, los escritos que han sobrevivido dicen que los dioses de las estrellas del norte fueron asesinados por Mixcóatl, sus tres hermanos y su hermana Cuetchlachcihuatl.

Mixcóatl, el padre de Quetzalcóatl

Algunas historias afirmaban que Mixcóatl tenía otro hijo, Quetzalcóatl. La serpiente emplumada era uno de los principales dioses del panteón azteca que se creía que había creado a la humanidad.

Quetzalcoatl y Tezcatlipoca dioses aztecas
Quetzalcoatl y Tezcatlipoca. Crédito: Depositphotos.

Hay varios mitos sobre el nacimiento de Quetzalcóatl, incluyendo historias de que fue otro hijo de Coatlicue o que otra diosa se embarazó cuando Mixcóatl disparó una flecha en su estómago.

Mixcóatl fue honrado en el antiguo México con un festival de fiesta y caza fuera de las ciudades. Los cazadores se vestían como él por el día y, junto con la caza, un hombre y una mujer eran sacrificados en honor del dios.

Interpretación histórica del dios Mixcóatl

Los muchos mitos que rodean a Mixcóatl lo pintan como el padre de las estrellas, el creador de la Vía Láctea y el patrón de los cazadores. También estaba vinculado a algunos de los dioses más importantes del Imperio Azteca: Quetzalcóatl, Tezcatlipoca y Huitzilopochtli.

Sin embargo, las variadas historias que rodean a Mixcóatl muestran la gran variedad de tradiciones de la mitología azteca.

Si bien la cultura azteca suele describirse en términos generales, el antiguo México era en realidad un imperio de culturas distintas y variadas. Las tres ciudades-estado que formaban la principal coalición del imperio, Tenochtitlán, Texcoco y Tlacopán, eran cada una el centro de su propia cultura regional.

También ejercieron influencia sobre muchos otros grupos que vivían en la región de México central. Docenas de culturas indígenas fueron incluidas en el Imperio Azteca tal como existía cuando llegaron los primeros españoles.

Estas culturas estaban estrechamente relacionadas entre sí y habían estado en constante proximidad durante siglos. Sus mitologías, idiomas y rituales eran muy similares, pero las variaciones regionales seguían siendo comunes.

Mixcóatl fue una deidad que ilustró las variaciones entre las culturas del mundo azteca. Su importancia y los detalles de sus mitos variaban de un grupo a otro, haciendo que su papel general en la mitología mexicana fuera difícil de precisar.

En el estado de Tlaxcala, por ejemplo, se le adoraba como la deidad central del panteón bajo el nombre de Camaxtli. En otras regiones era mucho menos importante, incluso se le veía como un aspecto menor del más poderoso Tezcatlipoca.

Mucho de lo que hoy se reconoce como cultura azteca proviene de la ciudad de Tenochtitlán. Allí, Quetzalcóatl y Huitzilopochtli eran las principales deidades, pero Mixcóatl estaba menos asociado con ellos y mucho menos importante.

En algunas partes de México, el dios Tlahuizcalpantecuhtli se asoció con Quetzalcóatl, Tezcatlipoca y Huitzilopochtli más que con Mixcóatl.

En la mitología tolteca, los otros dioses se sacrificaban en honor a Tlahuizcalpantecuhtli después de que muriera en un intento de hacer que el sol se moviera por el cielo.

Tlahuizcalpantecuhtli era venerado por los Toltecas como el dios de la estrella de la mañana y representaba el día. En esto, era lo opuesto a Mixcóatl.

A pesar de ser opuestos, los dos fueron representados casi de la misma manera. Compartían la misma máscara, rayas, coloración e incluso arma en su arte.

Esto sugiere que Tlahuizcalpantecuhtli y Mixcóatl eran diferentes variaciones de un arquetipo de dios del cielo. En algunas zonas se tenía en gran estima al dios del cielo nocturno que creaba las estrellas, mientras que en otras regiones se reverenciaba al dios de la mañana que hacía mover el sol.

Resumen del mito de Mixcóatl

En la mitología azteca, Mixcóatl era un dios de la caza. También se le asociaba estrechamente con el cielo nocturno.

Según algunos mitos, él, u otro dios en su apariencia, creó la Vía Láctea usando los cielos como un simulacro de incendio. También fue el padre de 800 hijos que se convirtieron en las estrellas del cielo nocturno después de sus muertes.

En sus mitos, Mixcóatl estaba estrechamente asociado con algunos de los más importantes dioses aztecas, incluyendo Quetzalcóatl y Tezcatlipoca. Las fuentes sobrevivientes, sin embargo, no tienen consenso sobre cuál era su relación con estos otros dioses.

También había diferencias en cuanto a la importancia de Mixcóatl. Mientras que algunos creían que era un dios relativamente sin importancia, o incluso un aspecto de una deidad más influyente, algunas ciudades creían que era su patrón y uno de los principales dioses del panteón.

Las variadas creencias que rodean a Mixcóatl ilustran claramente que el Imperio Azteca no era una sola cultura unificada. En cambio, era una confederación de muchos estados y tribus diferentes cuyas culturas estaban estrechamente relacionadas, pero eran distintas entre sí en sus creencias y prácticas.

Marcelo Ferrando Castrohttp://redhistoria.com/author/admin/
Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular