¿Qué pasó con la cinta de la Orden del Rey Carlos I de Inglaterra?

Anthony Van Dyck pintó muchos retratos del rey Carlos I y sus cortesanos. El más famoso de ellos es, probablemente, Carlos I de Inglaterra en tres posturas, un triple retrato que muestra al rey de frente, de perfil derecho y tres cuartos del perfil izquierdo.

Carlos I de Inglaterra en tres posturas

En principio, la finalidad de este retrato era facilitar a Bernini, a quien le habían encargado un busto del rey, poder acceder a sus facciones sin contar con su presencia. Así, Carlos I encargó a su pintor favorito, Van Dyck, que creara un retrato suyo mostrándose desde varios ángulos para ayudar al escultor en su tarea. En cada uno de los retratos, el rey luce un traje de seda diferente para ofrecer distintas opciones de textura a Bernini, así como unos delicados collares de encaje y una cinta azul de la Orden del Rey.

Bernini decidió que los adornos que llevaba el rey no hacían más que ridiculizarle, por lo que el busto (que finalizó en 1636) mejoró las cualidades de Carlos I pero mantuvo la cinta y el broche de la Orden del Rey, hasta el punto de obtener una gran aprobación por parte del rey y la reina.

Pero ¿qué pasó con la famosa cinta de la Orden del Rey Carlos después de su ejecución? Sabemos que una de las insignias del rey fue a parar a manos del obispo de Londres justo antes de ser decapitado, pero el Parlamento confiscó y vendió todas las propiedades de Carlos I para pagar a los acreedores, por lo que las historias de propiedad están un poco confusas.

Sin embargo, en 1949, la reina Mary (abuela de la reina Isabel II), recibió una primera edición de Eikon Basilike: The Portraicture of His Sacred Majestie in His Solitudes and Sufferings. Este libro se publicó tan solo diez días después de la ejecución del rey Carlos en 1649 y se compone supuestamente de las reflexiones, penurias, enemigos y fe del rey. La copia de la reina Mary tenía cuatro trozos de cinta de seda azul unida a la encuadernación. Una inscripción en la parte delantera del libro confirmó que se trataba de los restos de la banda de la Orden del Rey Carlos.

Cuando los curadores de la Royal Collection Trust seleccionaron el Van Dyck con el retrato triple para presentarlo en una próxima exposición, decidieron mirar más de cerca las cintas del libro con la remota esperanza de que pudieran ser las que se representan en la pintura. Los exámenes de radiocarbono en un pedazo de cinta descubrieron que provenía de entre los años 1631 y 1670. También tiene la misma anchura y longitud que la banda de la Orden del Rey Carlos.

De momento no sabemos a ciencia cierta si se trata de la verdadera banda, pero sin duda podría serlo. El libro y la cinta se exhibirán junto a la pintura, además de uno de los cuellos de encaje del rey, para acompañar con objetos tangibles la imagen del monarca.

¿Qué pasó con la cinta de la Orden del Rey Carlos I de Inglaterra?
Puntúa este artículo

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro