Publicado el: Mie, feb 22nd, 2012

Encuentran 83 animales momificados en Egipto

Los arqueólogos que llevan el Proyecto de la Zona Norte Voltiva de Abydos, en Egipto, han tenido una sesión de excavación muy fructífera: han encontrado 83 animales momificados, la mayoría de ellos perros, enterrados de forma apretada en una cámara de una estructura monumental que lleva inscripciones que hacen referencia al faraón Seti I (reinó entre 1290 – 1279 a.C.).

Las momias son de origen más reciente, de hace aproximadamente unos 2.000 años y muchas de ellas han perdido su envoltorio de lino. Los expertos creen que los perros, gatos, ovejas y cabras fueron sacrificados y enterrados en una tumba cercana que aún no se ha descubierto y trasladados al azar cuando los ladrones interrumpieron en la tumba tiempo después en la antigüedad.

Ushebtis encontrados en Abydos

Abydos fue un importante sitio sagrado para los primeros reyes de Egipto. Según la religión egipcia, Osiris fue enterrado en Abydos después de que su hermano le matase. Un templo de Osiris fue construido en el área y las procesiones anuales en su honor cargaban con una estatua de Osiris desde el templo hasta su tumba cuando se celebraban las procesiones durante la noche. Al día siguiente, otra procesión llevaba la efigie de nuevo al templo.

A lo largo de los siglos se construyeron capillas adicionales en toda la ruta de la procesión. Uno de los más importantes descubrimientos hechos por el equipo arqueológico este pasado verano fue una antigua capilla de unos 3.600 años de antigüedad, construida muy cerca de la ruta procesional. Este descubrimiento desmiente la teoría de algunos historiadores que dicen que las capillas estaban cada vez más cerca a lo largo de la ruta procesional, hasta que empezaron a invadir la carretera. La capilla es a la vez antigua y estrecha.

Otro descubrimiento importante es una estatua de madera de un faraón descubierta en una cámara al lado de los animales momificados. Las estatuas de madera de la realeza egipcia son raras. Ésta fue descubierta recubierta de lodo y excrementos de termitas y sólo se pudo identificar al faraón después de que el conservador la restaurase. Qué faraón es, aún una incógnita, pero hay una posibilidad particularmente intrigante.

Las proporciones de la estatua coinciden con las proporciones de las estatuas que datan de la 18ª dinastía de la historia de Egipto, hace unos 3.550 – 3.300 años., pero con una gran excepción, la cintura es especialmente delgada.

La estatua de madera, ¿podría ser una representación de Hatshepsut?

Esto produjo una cuestión intrigante: ¿podría ser esta estatua una representación de Hatshepsut, la mujer faraón que gobernó Egipto hace unos 3.500 años? No se conocen estatuas de madera de ella, así que la directora de la excavación Mary-Ann Pouls Wegner examinó grandes estatuas de piedra que le representaban. “Incluso aunque fue retratada como un hombre en sus estatuas, a menudo lo hicieron marcando una cintura más estrecha como señal de físico femenino”, dice Mary-Ann. Además, los contornos de las mejillas y del mentón a veces se muestran un poco más delicados. ¿Podría ser ella? “Pienso que es posible”.

En el mismo edificio monumental, que tiene paredes de dos metros de ancho típico de los edificios de almacenamiento, sólo que el diseño de la estructura es más cercana a la de un templo, los arqueólogos encontraron una tumba ricamente decorada de un sacerdote. La tumba contiene dos grupos de ushebtis, figurines de sirvientes que trabajarían para el difunto en el Más Allá. Un grupo está hecho de loza egipcia, una cerámica no arcillosa con un esmalte vitrificado en tonos azul y verde. Hay 58 trabajadores de loza y 6 supervisores. El segundo grupo es menos elegante, pero contiene pocos indicios de la historia social de la vida en el antiguo Egipto.

Estas figuras contienen huellas dactilares de niños, lo que sugiere que los más pequeños en Egipto elaboraban ushebtis que hiciesen el trabajo de los difuntos en el Más Allá. “Se podrían hacer análisis de las huellas con ellos, son muy nítidas y claras”, dice Pouls Wegner.

Fuente: Universidad de Toronto

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2013 - Todos los derechos reservados