Descubren un refugio con cadáveres de soldados alemanes de la Primera Guerra Mundial

Se ha encontrado en Alsacia, Francia, un túnel con 21 cuerpos de soldados alemanes desaparecidos durante la Primera Guerra Mundial, estando en perfecto estado y en la misma posición con la que encontraron la muerte, emulando así a Pompeya.

21 Cuerpos de soldados alemanes perfectamente conservados han sido descubiertos en una fosa de la Primera Guerra Mundial, 94 años después de su muerte. Los hombres formaban parte de un grupo de 34, que fueron enterrados vivos cuando un proyectil perteneciente a los aliados explotó encima del túnel en el que se encontraban, generando una cueva en 1918.

13 Cuerpos han sido recuperados de la cavidad subterránea, pero el resto se han tenido que dejar bajo una montaña de barro ya que era demasiado peligroso recuperarlos. Casi un siglo después, arqueólogos franceses tropezaron con la fosa común situada en la zona del Frente Oeste durante los trabajos de excavación de un proyecto de construcción de carreteras.

El túnel donde han sido encontrado los cuerpos de soldados alemanes de la Primera Guerra Mundial

Muchos de los restos óseos fueron encontrados en la misma posición en que quedaron en el momento del incidente, lo que llevó a los expertos a comparar la escena con Pompeya. Un número de soldados fueron descubiertos en posición vertical en un banco, uno estaba tumbado en su cama y otro se encontraba en posición fetal después de haber sido lanzado por un tramo de escaleras.

Así como los cuerpos, también se han encontrado efectos personales como botas, cascos, armas, botellas de vino, gafas, carteras, tuberías, cajas de cigarrillos y libros de bolsillo. Incluso se han encontrado los restos de una cabra, que se supone ofrecía un recurso de leche fresca para los soldados.

Los arqueólogos creen que los objetos se han conservado en tan buen estado porque casi no habían penetrado aire, agua o luz en la zanja. El túnel, de 300 pies de largo, se encuentra a 18 pies bajo la superficie cerca de la pequeña localidad de Carspach en la región de la Alsacia, Francia.

Michael Landolt, el arqueólogo que dirige la excavación, dice: “Es un poco como Pompeya. Todo se congeló en segundos y está tal y como se encontraba en ese momento. Al igual que en Pompeya, encontramos los cuerpos como si fuera el momento de su muerte. Algunos de los hombres fueron encontrados en posición vertical en un banco, otros acostados. Uno había sido lanzado por un tramo de escaleras de madera y se encontró en posición fetal. El refugio se llenó con tierra. Los objetos se han conservado en buen estado debido a la ausencia de aire, luz y agua. Los objetos de metal estaban oxidados, la madera estaba en buenas condiciones y encontramos algunas páginas de periódicos que aún eran legibles. El cuero estaba en buenas condiciones también, aún era flexible. Los objetos serán llevados a un laboratorio donde se limpiarán y examinarán”.

Los arqueólogos también han descubierto paneles de madera, suelos y escaleras.

Los soldados muertos formaban parte de la 6ª Compañía, 94º Regimiento de la Infantería de Reserva. Se conocen todos sus nombres, entre ellos, el Mosquetero Martin Heidrich, de 20 años, el Brigadier Harry Bierkamp, de 22, y el Teniente August Hutten, de 37.

Sus nombres están inscritos en un monumento en el cementerio de la guerra alemán cercano a Illfurth. Los cuerpos han sido entregados a la Comisión Alemana de Tumbas de Guerra, pero a menos que los parientes encuentren y reclamen los restos para que sean repatriados, está planeado que sean enterrados en Illfurth.

El túnel subterráneo era suficientemente grande para dar cabida a 500 hombres y tenía 16 salidas. Podría haber estado equipado con calefacción, conexión telefónica, electricidad, camas y una tubería para bombear agua.

Los franceses atacaron el refugio el 18 de marzo de 1918 con minas aéreas que penetraron en el suelo y volaron la parte lateral en dos puntos. Se estima que más de 165.000 soldados de la Commonwealth se encuentran desaparecidos en el Frente Oeste, durante los tiempos complejos de la Primera Guerra Mundial.

Fuente: Telegraph

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.