El Desfiladero de los Gaitanes

La Junta de Andalucía recibe una importante suma de dinero de las arcas de la Comunidad Europea para la rehabilitación de un paraje natural en Málaga, de trascendencia internacional. El Desfiladero de los Gaitanes alberga en su interior una de las obras arquitectónicas más costosas por su temeridad, que se han realizado en nuestro país: el famoso Caminito del Rey.

Desfiladero de los Gaitanes
Desfiladero de los Gaitanes

El proyecto, dirigido por el Conde de Guadalhorce,  importante Ingeniero de Caminos, se llevó a cabo entre los años 1901 y 1905, por encargo de la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro, con la finalidad de unir dos caídas de agua a ambos lados de la garganta, el Salto del Gaitanejo y el Salto del Chorro. Este acceso facilitaría el paso a operarios, material y herramientas, que en aquel entonces suponía un duro viaje de tres días en burro.

Su impresionante anclaje al macizo de roca vertical nos muestra la pericia de los obreros que realizaron este duro trabajo, a base de hierro y madera, que no ha logrado soportar satisfactoriamente las desavenencias de los años. Numerosos desprendimientos, las lluvias (escasas en esta zona del país, pero torrenciales) el sol y los propios transeúntes, han ido erosionando inevitablemente el camino de este desfiladero. Por este motivo, hace tan solo unos años, la Junta de Andalucía decidió clausurar este pasaje, y prohibir su entrada. El elevado número de víctimas que se ha cobrado este peligroso sendero, ha despertado la atención de todo el continente, y le ha regalado la fama de Vía Ferrata más peligrosa de Europa.

Por ello el interés de reconstrucción de esta obra por parte de la Comunidad Europea, que aun no se ha realizado. Mientras tanto, y de forma  paralela, se ha habilitado una alternativa de entrada y un modo de realizar la excursión adentrándonos en el desfiladero, a través de unas líneas de vida que han colocado los escaladores de la zona para poder explotar este magnífico negocio turístico.

Bajo la amenaza de 6.000 € de multa por infringir la prohibición, los más intrépidos no son capaces de resistir la tentación, y armados de un arnés, se introducen en la garganta de los Gaitanes a observar y disfrutar de este serpenteante camino de 3 kilómetros de longitud y tan sólo un metro de ancho que un día recorrió Alfonso XIII, y que inauguró en 1921.

Su sobrecogedora altura, que en algunos tramos supera los 300 metros sobre el nivel del río Guadalhorce, produce una sensación de auténtico vértigo.

La antigüedad de estos colosos de roca se remonta a la Era del Jurásico. Podemos apreciarlo a simple vista en las formaciones de conglomerados, calcarenitas, sedimentos de mioceno y restos fósiles de ballenas, muy bien conservados y de gran tamaño, que han quedado plasmados en algunas de las paredes del acantilado.

Imagen: Propia

Estudio periodismo y derecho, y para ambas materias la historia es fundamental. Es el pilar básico de nuestra vida. Como madre procuro introducir a mi hijo en las raíces de nuestra procedencia. Me encanta contarle cuentos sobre cómo vivían nuestros antepasados y anécdotas interesantes que despiertan su curiosidad. Un mundo apasionante del que aprenderemos juntos aquí, en Redhistoria.

Artículos relacionados