El origen de la leyenda de Bloody Mary (Verónica)

leyenda de bloody mary eeuu

Este artículo trata sobre la leyenda de Bloody Mary y no sobre el personaje histórico María Tudor, que fue bautizado con este apodo.

El origen de la leyenda protagonizada por Bloody Mary o María la Sangrienta surgió en Estados Unidos, la cual sirvió como fuente de inspiración a Clive Barker para escribir un relato de terror titulado Lo Prohibido, y fue llevada posteriormente a la pantalla del cine con el nombre de Candyman.

¿Cuál es el origen de Bloody Mary?

Existen dos versiones muy conocidas sobre el origen de la leyenda de Boody Mary. Cada una presenta los hechos de diferente manera.

A continuación, te presentaremos ambas versiones.

La primera historia de Bloody Mary

Una de estas historias afirma que Mary era una joven muy bella de 15 años de edad, que centraba su vanidad en su cabellera, la cual peinaba cien veces todas las noches.

Un día, un hombre (que no ha sido identificado) se escondió en el armario de la joven Mary para jugarle una broma mientras ella peinaba su cabello como de costumbre.

Cuando la chica estaba distraída, el hombre salió del armario y le tapó la boca con un pañuelo para evitar que gritara mientras le cortaba todo el cabello.

Mary no soportaba verse al espejo sin su hermoso cabello haciéndola sentirse fea, por lo que unas semanas después la chica se suicidó.

La leyenda dice que, si enciendes 3 velas frente a un espejo, te cepillas el cabello cien veces y repites 3 veces “Bloody Mary”, ella aparecerá.

La otra historia de Bloody Mary

La otra versión que existe de esta leyenda cuenta que Bloody Mary era una chica que estaba muy enferma y luego de pasar 4 días en coma, fue enterrada en el jardín de su vivienda por su padre.

La madre de Mary no quería despegarse de la tumba de su hija por lo que el padre de Mary le inyectó morfina para que no se fuera a morir de frío, y antes de irse a dormir, amarró en la mano de su hija un hilo y al otro extremo una campana.

Al día siguiente cuando el padre de Mary despertó, encontró la campana tirada en el suelo, por lo que corrió a abrir la tumba de su hija. Las manos de Mary estaban llenas de sangre y sus dedos no tenían uñas.

El padre de Mary se quedó llorando desconsolado por un largo rato, cuando de pronto se fijó que el ataúd tenía rasguños y que las uñas de su hija estaban incrustadas en él.

Esta leyenda dice que, si enciendes 3 velas frente a un espejo y dices tres veces “Bloody Mary” mientras das tres vueltas, es probable que ésta aparezca.

Y a ti, ¿cuál de estas dos historias te parece más tenebrosa?

Imagen: Creative Commons.

Artículos relacionados

Ir al contenido
A %d blogueros les gusta esto: