Excavaciones arrojan luz sobre la historia de Cölln y Berlín

Lo que hoy conocemos como Berlín fue una vez una zona casi deshabitada donde convivieron dos localidades: Berlín y Cölln, pero ésta última desapareció sin dejar rastro, hasta ahora.

Siglos atrás, un asentamiento llamado Cölln formó el núcleo de lo que hoy es la capital alemana. Sin embargo, fue absorbido por la creciente ciudad de Berlín y desapareció sin dejar rastro. Hallazgos espectaculares están ayudando a los arqueólogos a reconstruir la historia de la ciudad y sus habitantes.

Lo que hoy es la metrópolis de Berlín, fue una vez una zona casi deshabitada, un área arenosa rodeada de pantanos y bosques impenetrables donde un margrave y un noble eslavo cruzaron espadas en esta inhóspita zona. Había un puñado de caminos, pero eso no impidió que almas incansables se asentaran en la región entre Teltow y Barnim más de 800 años atrás.

Esqueletos encontrados en Cölln

El historiador alemán Wolfgang Fritze dijo una vez que “es duro imaginar que el plan aparentemente descabellado de construir una ciudad en una zona fronteriza muy disputada y escasamente poblada tuviese éxito”. Sin embargo, dos ciudades nacieron allí, una llamada Berlín y otra Cölln, separadas por el río Spree pero conectadas por un puente, el Mühlendamm, que se mantiene hoy día.

Las relaciones entre las dos localidades eran tensas. Las dos fueron muy independientes y tenían su propio ayuntamiento y alcalde. Los sentimientos de desconfianza eran mutuos.

En 1378, cuando el fuego calcinó gran parte de Cölln, los berlineses con arrogancia se negaron a ofrecer asistencia. Sin embargo, dos años más tarde, esto no impidió que Cölln les ayudara cuando el propio Berlín ardió.

Una plaga de peste llegó. Cölln fue golpeada por la epidemia en 1576 y en un esfuerzo por protegerse, Berlín bloqueó el puente Mühlendamm y prohibieron a los cöllners cruzarlo. Desafortunadamente para Berlín, una mujer vio un cöllner muerto al lado de la muralla y decidió robarle la chaqueta, introduciendo la plaga en la ciudad, acabando con 4.000 personas entre las dos ciudades.

El final de la historia es bien conocido: Berlín floreció y comenzó a ser una ciudad cosmopolita mientras que la otrora orgullosa Cölln se hundió en la oscuridad.

Impresionantes hallazgos arqueológicos.

Hasta ahora, los historiadores sabían muy poco sobre la temprana historia de Cölln y Berlín, en parte debido a que los documentos oficiales y papeles municipales fueron destruidos por los incendios de 1378 y 1380, por lo que hay poca evidencia definitiva de los primeros años de las ambiciosas colonias en el río Spree.

Ubicación de Berlín y Cölln en la capital germana

Sin embargo, impresionantes hallazgos arqueológicos en el centro de la capital pueden cambiar esto. Parece que Cölln era el más viejo de los dos asentamientos vecinos. Lo que es más, el núcleo de lo que eventualmente se convertiría en una gran ciudad podría haberse formado medio siglo antes de lo que se suponía.

El centro de Cölln estaba situado en lo que hoy es Petriplatz, al sur de lo que hoy es Schlossplatz en el Museo Island de Berlín. Una iglesia, un cementerio, una pescadería y el ayuntamiento están aún en su sitio. Y fue allí, a unos tres metros de profundidad, donde la arqueóloga Claudia Melisch y sus colegas descubrieron los antiguos restos de la iglesia de St. Peter, los restos del ayuntamiento de Cölln y una escuela latina que radió en 1730. Más importante aún, han descubierto cerca de 4.000 esqueletos, los restos de los primeros habitantes de la ciudad.

Además de los esqueletos humanos, la excavación arqueológica ha sacado a la luz unos 220.000 objetos entre huesos de animales, monedas, joyas, vasijas, vajillas e incluso un antiguo arco judío.

Melisch, que vive en el distrito berlinés de Prenzlauer Berg, justo al norte del lugar, ha participado en excavaciones arqueológicas en Pompeya, Roma y Grecia, pero su mayor proyecto se encontraba apenas a un tiro de piedra desde su casa a la plaza donde los habitantes de Cölln se congregaban para ir a la iglesia o comprar su pescado durante siglos.

Los arqueólogos fueron afortunados en el sentido de que los líderes de la antigua Alemania Oriental hubiesen elegido construir un parking en la parte superior de lo que fue Cölln. El recubrimiento de cemento proporcionó una excelente protección para los cuerpos quemados y los hallazgos históricos de debajo. De hecho, en los esqueletos de algunas de las mujeres exhumadas que Melisch y su equipo encontraron fetos en su interior.

Estas personas encarnan la historia de la ciudad de Cölln”, dice Melisch. Los restos desenterrados se almacenan de una manera digna en las catacumbas de la iglesia parroquial, cada uno de ellos cuidadosamente catalogado, numerado y empaquetado en cajas.

Preguntas sin respuesta.

Ahora pueden comenzar la investigación forense y biológica. Después de todo, si los científicos pueden extraer ADN útil de los huesos, los expertos podrían ser capaces de determinar si los primeros habitantes vinieron del este o del oeste de Europa.

Se sospechaba desde hacía tiempo que los sprevanes, una tribu eslava que tomó su nombre del río Spree, erigió su primer rundling o pueblo circular, alrededor del cuadro central de lo que podría ser Cölln. Alrededor de unos 16 kilómetros al sureste, la misma tribu estableció con éxito asentamientos fortificados de Copnic, que más tarde sería Köpenick.

Sin embargo, no hay señales de asentamientos similares donde se encuentran los orígenes de Berlín y Cölln. Los nombres de ambas localidades tienen origen eslavo: “Berlín” se cree que se deriva de la palabra “br’lo”, un antiguo término eslavo para pantano o ciénaga. La misma teoría sugiere que “Cölln” viene de la palabra eslava “Kol’no”, que significa “lugar con empalizadas”.

Sin embargo, los investigadores ahora asumen que ambas localidades fueron fundadas por los comerciantes alemanes del oeste. Por tanto, es muy posible que los colonos de Colonia (Köln en alemán) nombraran su nueva ciudad después de formar su hogar en el río Rin por razones sentimentales.

Los historiadores aún especulan sobre por qué Berlín y Cölln se establecieron una junto a la otra. A pesar de que el fenómeno medieval de las dobles localidades es conocido por los investigadores alemanes, los expertos se han equivocado hasta ahora ya que dos localidades independientes pueden coexistir en proximidad.

Fritze, el historiador, especula que “dos grupos competitivos de comerciantes, seguramente de diferentes regiones de la Antigua Alemania” se asentaron en orillas opuestas del Spree.

Tampoco está claro cuándo llegaron y dónde se asentaron en los lugares que llegaron a ser Berlín y Cölln. Berlín podría celebrar su 775º aniversario este año, pero se basa en la escasa evidencia. Los cálculos se basan en documentos que se remontan a 1237 que contienen la primera mención de un lugar llamado Cölln.

Yacimiento arqueológico de Cölln

Sin embargo, uno de los nuevos descubrimientos sugiere que al menos dos generaciones de cöllners vivieron y murieron en el periodo de tiempo que dice el documento: un tablón de madera desenterrado del sitio que probablemente fue tomado de un árbol caído en 1170.

Muchas pistas, ningún nombre.

Por supuesto, será más difícil poner nombre a los antiguos habitantes de Cölln. Como resultado, un sacerdote llamado Symeon seguirá siendo el primer cöllner conocido hasta ahora. En el manuscrito de 1237, Symeon es descrito como testigo en una disputa sobre los diezmos de la iglesia entre los margraves y el obispo de Brandeburgo.

Siete años después, en 1244, Symeon aparece en otro documento describiéndole como el preboste de Berlín. Desafortunadamente, no se sabe si era un dignatario de la iglesia hambriento de poder o simplemente un sacerdote arbitral en los conflictos de una comunidad que lucha por sobrevivir.

¡Es posible que hayamos encontrado a Symeon pero que no podamos reconocerlo!”, dice Melisch. A pesar de lo bien conservados que están los cuerpos exhumados, no hay pistas acerca de los nombres o identidades.

Los esqueletos de Petriplatz muestran una evidencia ejemplar de salud para la población medieval. La presencia de muchas enfermedades puede ser identificada por los huesos, al igual que el nivel de atención médica disponible en ese tiempo. Los investigadores quieren buscar signos de cómo las crisis pudieron cambiar las vidas de los antiguos berlineses.

A pesar de que pocos adultos vivieron más allá de los 40 años en la Edad Media, muestras tomadas de los cuerpos sugieren que tuvieron una buena salud en el momento de la fundación del pueblo. “Eran altos y tenían brillantes dientes blancos”, dice Melisch. Las caries sólo aparecieron alrededor del siglo XV.

Aun así, el dolor de muelas era la menor de sus preocupaciones. Las gentes de Berlín y Cölln probablemente pasaron periodos de hambruna. En una cueva, los arqueólogos han encontrado el esqueleto de una chica que vivió entre 1407 y 1431. Tenía unos 10 años cuando murió pero sólo creció hasta los 114 centímetros. Los análisis realizados en los huesos muestran signos de malnutrición.

Más evidencias sobre la falta de comida la muestran los restos de cáscaras de piñones y centeno encontrados por los arqueólogos en el lugar. Los expertos dicen que sugiere que los cöllners trataron de mejorar sus dietas con modestos huertos y el derecho a cultivar en el corazón de la ciudad.

Sin embargo, los investigadores no han encontrado evidencias que afirmen el mito de que las antiguas gentes de Cölln vivían de la pesca. “No hemos encontrado ni un solo anzuelo”, dice Melisch. De hecho, la mayoría de los fundadores de ambas ciudades fueron probablemente comerciantes, ya que las exportaciones más exitosas serían las de madera debido a que la región tiene grandes reservas.

Los primeros registros escritos.

La mejor manera de ver el crecimiento de sus fortunas es por las iglesias. En 1379, Cölln pudo afrontar la ampliación de la iglesia de St. Peter, transformándola en un edificio de ladrillo de grandes dimensiones. En una pequeña localidad, una iglesia gótica de 64×17 metros habría sido visible desde lejos, al igual que las catedrales. Melisch sospecha que se trata de un toque de megalomanía: “Los habitantes probablemente quisieron decir “Mirad que ciudad más próspera somos”.

No se sabe nada de las figuras importantes de la comunidad, como los que tenían dinero, poder e influencia. “Debemos recordar que los esqueletos que hemos desenterrado incluyen muchos ciudadanos respetables y honrados de Cölln”, dice Melisch.

Respetables o no, sus vidas apenas están documentadas. Sólo algunos detalles de 1594 existen sobre el párroco de St. Peter. Estos datos se conservan por lo que se conoce de Johann Peter Süssmilch, el preboste de St. Peter de principios de 1742, el hombre al que se le considera el fundador de las estadísticas de población alemán.

Misterios persistentes.

Es posible que los descendientes de los primeros pioneros que se asentaron en las orillas del río Spree todavía vivan en el Berlín de hoy. Para determinar esto, deberían dar muestras de saliva para comparar con el material genético extraído de los esqueletos.

Por ahora, los esqueletos descubiertos están identificados únicamente con números. Sin embargo, los investigadores han determinado que el cuerpo número 343 vivió en algún momento entre 1163 y 1218 y fue uno de los primeros cuerpos enterrados en el cementerio de la iglesia de St. Peter.

Mucho de lo que los arqueólogos han excavado es un completo misterio. Por ejemplo, por qué los habitantes de Cölln fueron enterrados con la boca abierta, si eso podría significar que así su alma podría escapar con mayor facilidad del cuerpo sin vida.

La curiosidad de los investigadores se despertó también por dos hombres que fueron enterrados juntos, con una bolsa de cuero que contenía un erizo de mar alrededor de su cuello. Probablemente eran hermanos de sangre, una cercana relación masculina reconocida por la iglesia en la Edad Media.

Otro misterio ronda acerca de por qué muchos cuerpos fueron dispuestos en tumbas individuales en Cölln. En un caso, un recién nacido fue colocado en la tumba de una mujer de entre 50 y 60 años que fue enterrada sobre el año 1200.

Huellas ocultas, cambios de nombres.

No hay señales del antiguo Cölln en el moderno Berlín. Antes de la Segunda Guerra Mundial, el área era una zona peatonal. Pero gran parte de la ciudad fue destruida debido a la guerra. Hoy, Petriplatz supone un punto ciego en la capital alemana. La mitad olvidada de Berlín se ha convertido en un lugar sombrío separada por la autopista de ocho carriles que conecta Alexanderplatz y Potsdamer Platz.

Desde que el yacimiento arqueológico está rodeado de feas construcciones modernas, es difícil para los visitantes imaginar que fue un núcleo medieval. “En Fischerinsel”, dice Melisch, refiriéndose a la parte sureste de la isla en la que se encontraba Cölln, “es como si Cölln nunca hubiera existido”.

El antiguo Berlín era el doble de grande que su vecino, pero no necesariamente el doble de poderoso. De hecho, el pequeño enclave de Cölln en el Spree pertenecía a una élite rica. “Es posible que los cöllners fueran felices estando con personas afines”, dice Melisch.

En la Edad Media, el islote protegido situado entre el río Spree y el canal Spree habría tenido ventajas sobre otras áreas, sobre todo porque los cöllners tenían tierras más fértiles que sus vecinos de Berlín. Sin embargo, más tarde, las aguas impidieron la expansión del pueblo. Como resultado, mientras que Berlín crecía, Cölln estaba destinado a permanecer en el límite de las islas. No fue hasta 1662 que una pequeña franja de tierra fue introducida en el canal: Neu-Cölln am Wasser, o “Nuevo Cölln en el Agua”, un área que sólo comparte su nombre con lo que hoy es el distrito de Neukölln.

En 1709, Federico I los unió finalmente. Cölln, un gran Berlín y otras tres localidades se combinaron para formar la residencia real de Berlín y la capital del reino de Prusia.

El nombre de Cölln vivió como el nombre del distrito hasta 1920, cuando el área histórica fue rebautizada como Berlín-Mittle, literalmente “el centro de Berlín”.

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente.Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.