Inicio Historia Edad Media La Cuarta Cruzada: Historia, características y batallas

La Cuarta Cruzada: Historia, características y batallas

La cuarta cruzada (1198-1204) fue una expedición armada cristiana convocada por el Papa Inocencio III. La intención de la cruzada fue recuperar Jerusalén y el sultanato Ayyubí de Egipto.

0
979
Cruzados asediando Constantinopla Crédito: Wikimedia / Dominio Público

Tras la Tercera Cruzada, el Papa Inocencio III fue quien predicó por una Cuarta Cruzada con el mismo objetivo que las anteriores: recuperar Tierra Santa.

Inicio de la Cuarta Cruzada

El papa Inocencio III predicó una nueva cruzada con el objetivo de unificar los reinos cristianos de occidente, inmersos en continuas guerras entre ellos, contra los debilitados reinos musulmanes y recuperar Tierra Santa.

Se organizó un ejército cruzado en un torneo celebrado en Asfeld, al este de Francia, por el conde Theobald III de Champagne en 1199, Theobald fue elegido líder, pero murió en 1201 y fue sustituido por un conde italiano, Bonifacio de Montferrat.

En octubre de 1202 el ejército cruzado partió de Venecia con objetivo de arribar en El Cairo, la capital de Egipto que se había convertido en el estado más poderoso de oriente.

Sitio de Zara

Los cruzados no podían hacer frente al pago del transporte del ejército por parte de la flota Veneciana. El estado Veneciano presionó a los cruzados a intimidar a los puertos marítimos del mar Adriático para mantener el control comercial en el mediterráneo.

Algunos cruzados se negaron a participar y marcharon a tierra santa por su cuenta o regresaron a casa. El papa Inocencio III prohibió a los cruzados cometer actos atroces contra sus vecinos cristianos, sin embargo, el grueso del ejército cruzado llegó a la ciudad de Zara en la costa del Adriático.

La ciudad de Zara cayó en noviembre de 1202 tras un breve asedio, hubo un extenso saqueo. Cuando el Papa se enteró del asedio, excomulgó a los cruzados y les ordenó que se dirigieran a Jerusalén. Por temor a que se disolviera el ejército los líderes no informaron a sus seguidores y en 1203 el Papa rescindió las excomuniones contra todos los no venecianos.

Ruta de los Cruzados. Crédito: Wikimedia / Dominio Público

Marcha hacia Constantinopla

La rivalidad comercial entre la república de Venecia y el Imperio Bizantino contribuyó a aumentar la rivalidad entre las dos facciones.

En enero de 1203, Alejo IV Angelos, hijo del depuesto emperador Isaac II Angelos al que su hermano Alejo III usurpó el trono, sobornó al ejército cruzado en Zara para que asaltara la ciudad de Constantinopla.

El Papa condenó cualquier ataque a territorio cristiano a menos que obstaculizara la causa de los cruzados.

Cuando los cruzados llegaron a Constantinopla en junio de 1203 la ciudad tenía aproximadamente una población de 500.000 personas.

El principal objetivo de los cruzados era colocar a Alejo IV en el trono bizantino y después recibir los pagos de la nobleza bizantina.

Asedio de Constantinopla

Para tomar la ciudad por la fuerza los cruzados cruzaron el estrecho del Bósforo y cargaron directamente desde los transportes de caballos hasta la torre de Galata que sostenía el extremo norte de la enorme cadena que bloqueaba el acceso al Cuerno de Oro.

En julio, los cruzados tomaron posiciones al noroeste de la ciudad, sus primeros ataques fueron rechazados, pero al final los venecianos tomaron una sección de la muralla. 

Alejo III lideró un ataque contra los cruzados que acabó en fracaso, Alejo III abandonó a sus súbditos y escapó de la ciudad hacia Tracia.

Los oficiales bizantinos depusieron al emperador fugitivo y restauraron a Isaac II y por lo tanto a Alejo IV con lo que los cruzados se quedaron sin pretexto para atacar la ciudad.

Entrada en Constantinopla. Crédito: Wikimedia / Dominio Público

Reinado de Alejo IV

Alejo IV se dio cuenta que sus promesas eran difíciles de cumplir, ordenó la destrucción y fusión de valiosos iconos bizantinos y romanos para extraer el oro y plata.

Las tensiones fueron creciendo en el territorio entre los cruzados y la población bizantina, hasta que culminó en el ataque a los cruzados y la encarcelación de Alejo IV por parte de la nobleza Bizantina y su líder Alejo Doukas. Doukas estranguló a Alejo IV y se coronó como Alejo V.

Guerra contra Alejo V

Los cruzados indignados por el asesinato exigieron el cumplimiento del contrato con el anterior emperador.

A pesar de las exigencias del papa de no atacar civilizaciones cristianas, los cruzados asediaron la ciudad y en 1204 saquearon Constantinopla durante tres días. Los cruzados arrasaron con todo, iglesias, mezquitas y templos de todo tipo.

Los cruzados en Tierra Santa

Una parte de los cruzados que desertaban del ejército principal que se dirigió a Zara, se embarcó hacia Tierra Santa, allí se encontraron con una tregua de paz entre los reinos musulmanes y las ciudades cristianas por lo que muchos acabaron regresando a su hogar.

Consecuencias de la Cuarta Cruzada

El estado bizantino se repartió entre Venecia y los líderes de la cruzada y se estableció el Imperio latino de Constantinopla que duró hasta el 1228 con la caída de Constantinopla por el ejército de Nicea restaurando el imperio bizantino.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.