La leyenda de Jimena Blázquez, la salvadora de Ávila

Una de las grandes leyendas de Ávila dice que Jimena Blázquez, ante el potencial asedio de los musulmanes, ordenó a todas las mujeres a vestirse como soldados y situarse a lo largo de la muralla de Ávila, consiguiendo así salvar la ciudad del asedio.

Cuenta una leyenda abulense, de esas que para algunos son tan ciertas como que respiran y para otros tan inverosímiles como que pueda llover vino, que en la Edad Media, entre constates luchas frente los árabes y los enfrentamientos de los reinos de León y Castilla, se alzaba la inaccesible muralla de Ávila.

Tan inexpugnable que únicamente podía ser vencida si se procedía a asediarla durante un largo tiempo o se encontraba un momento en el que aquellos que la defendían bajaban la guardia.

Fue la segunda posibilidad la que se les presentó a un batallón árabe, pues las tropas abulenses se vieron obligadas a partir al Puerto de Menga, y con ellas todos aquellos hombres que estuvieran en condiciones de levantar un arma.

Indefensa, la gobernadora de Ávila, Jimena Blázquez, ve imposible solicitar ayuda y que en el caso de que ésta sea avisada, que llegue a tiempo. Como solución, reúne a todas las mujeres y las hace vestirse de soldados, colocándolas a lo largo de la muralla para hacerlas visibles a los musulmanes. Ellas gritaban y tocaban trompetas de guerra, y dicen que la propia Jimena participó desde la Puerta de San Vicente.

Ante aquél alarde de poder y viendo que las murallas seguían muy bien protegidas, los musulmanes no intentaron ni siquiera asediarles, si no que se marcharon. Jimena había salvado la ciudad.

Desde entonces las mujeres abulenses pudieron participar en las reuniones del Ayuntamiento.

Madrileña o cántabra. Calculadora o impulsiva. Soñadora o realista. 23 años ó 12. Fútbol o tiendas. Periodismo veraz.Hay que conocer la historia en profundidad, es la única forma de no cometer los mismos errores del pasado

more recommended stories