La revolución militar de la Segunda Guerra Mundial: el Blitzkrieg

El Blitzkrieg es un tipo de estrategia militar nacido en la Segunda Guerra Mundial que rompía los estándares de la Primera Guerra de trincheras, por un uso masivo de vehículos de tierra y aviones.

La Segunda Guerra Mundial fue muy distinta a la primera, sobre todo en cuanto a la tipología de los combates. El 1 de septiembre de 1939, Alemania presentó lo que sería su principal táctica de guerra y con la que conseguiría expandirse por todo el territorio europeo en un breve periodo de tiempo: el “Blitzkrieg”. Esta estrategia sería imparable para todos los países y sólo se frenó tras la campaña en Rusia.

La Luftwaffe alemana fue una de las partes fundamentales desplegadas por Hitler para el Blitzkrieg

El Blitzkrieg es exactamente lo que significa: una guerra relámpago. Este concepto hace referencia a las tácticas que empleó el ejército alemán para conseguir sus objetivos de forma rápida. La idea básica detrás de este tipo de maniobras es el de provocar la derrota del enemigo con la combinación estratégica de todas las fuerzas militares (tierra, mar y aire) y del factor sorpresa. Querían evitar la guerra de trincheras, ya que producía un desgaste mental y humano aterrador. La Primera Guerra Mundial demostró que este tipo de enfrentamientos estáticos eran muy poco útiles, no sólo para los alemanes, sino para todos los países involucrados.

La táctica de las guerras rápidas se divide en varias fases. Primero, las tropas acorazadas y la aviación realizan una rápida entrada en el territorio que se planea conquistar. Con la mezcla de la potencia aérea y de las fuerzas terrestres mecanizadas, se consiguen romper las líneas del enemigo en poco tiempo y alcanzar los puestos de mando. Una vez ahí, se desarticula la retaguardia y se rodea al enemigo. Mientras tanto, la infantería se encarga de asegurar todas las zonas por las que la primera avanzada ha pasado velozmente. Así, en pocos días, se puede hacer capitular a un ejército tras conquistar rápidamente su capital y su comandancia.

En cualquier caso, queda patente que las partes fundamentales del Blitzkrieg desplegado por Hitler fueron la “Luftwaffe” (Ejército del Aire) y los “Panzer” (tanques). Alemania aumentó la producción industrial de ambas cosas (aviones y carros blindados) durante el periodo de entreguerras. Según los expertos, los germanos desarrollaron un armamento y una tecnología capaz de aguantar una guerra de entre 6 a 9 meses, por lo que sus primeras campañas debían de ser rápidas y no estancarse en la guerra de trincheras.

El libro "L'armée de metier" de de Gaulle, expone sus teorías sobre el ejército moderno y el uso masivo de vehículos de tierra y aviones para la batalla

El primer conflicto en el que se aplicó esta nueva forma de combate fue durante la guerra de Polonia, el 1 de septiembre de 1939. El ejército alemán pasó por encima de las defensas polacas en tan solo unos días. Viendo el éxito que tuvo, Hitler decidió aplicarla también sobre Francia. En 1940, Alemania lanzó su ofensiva sobre Bélgica, los Países Bajos y, finalmente, entró en Francia y les obligó a capitular. No parecía que nada pudiera hacer frente a este nuevo tipo de estrategia. Sin embargo, en 1942 las tropas del eje se estancaron en Stalingrado y, a partir de entonces, los “Blitzkriege” serían poco utilizados.

En definitiva, el Blitzkrieg es un tipo de estrategia militar que se creó para romper con los estándares que se habían establecido en la Primera Guerra Mundial con la guerra de trincheras y para aprovechar al máximo las limitaciones armamentísticas, económicas y humanas del ejército alemán. Fue una revolución en términos militares y propuso una alternativa a la guerra convencional que se aplicaría de una forma más desarrollada en conflictos posteriores del siglo XX.

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.

Artículos relacionados