sábado, mayo 15, 2021
devocionales cristianosspot_img
InicioHistoriaEdad MediaLos Berserkers: los temibles guerreros vikingos

Los Berserkers: los temibles guerreros vikingos

Nada infundía más miedo a los habitantes de la Europa medieval que los invasores vikingos. Los más aterradores eran los berserkers, que utilizaban los poderes de los animales y de los dioses para destruir todo lo que encontraban.

Durante casi 200 años en la Edad Media, las partidas de asalto nórdicas sembraron el terror en pueblos y monasterios desde Irlanda hasta Europa del Este. Los asaltantes vikingos llegaron hasta el oeste de Canadá y se aventuraron en el Mediterráneo y el norte de África.

Con sus rápidas embarcaciones y su crueldad, estos asaltantes se convirtieron en los hombres más temidos de toda Europa. Aún así, entre ellos había algunos guerreros que aterrorizaban incluso a sus compañeros: los berserkers.

Los berserkers entraban en tal estado de frenesí sanguinario que se arriesgaban a atacar a sus propios hombres en el fragor de la batalla. Acreditando a los dioses por su fuerza, su furia les hacía identificarse más con los animales salvajes que con los hombres con los que servían.

Si un asaltante vikingo podía asustar al ciudadano medio en la Europa medieval, un berserker era casi increíblemente aterrador de enfrentar.

Entonces, ¿quiénes eran estos guerreros vestidos con pieles de la era vikinga?

¿Quiénes eran los berserkers?

Los berserkers eran las tropas de choque de un grupo de asalto de la Edad Vikinga.

Mientras que muchos hombres del mundo nórdico se entrenaban para la batalla y se enorgullecían de sus habilidades, los berserkers se distinguían por ser los más temibles luchadores conocidos.

Lo que los hacía tan aterradores era que abandonaban por completo el entrenamiento, la estrategia y la previsión en el fragor de la batalla.

Durante un combate, los berserkers entraban en un estado de frenesí absoluto. Temblaban, aullaban y echaban espuma por la boca mientras se entregaban a la sed de sangre absoluta.

Los berserkers se entristecían al perder todo el pensamiento y la razón en este estado, hasta el punto de atacar a sus propios compañeros.

Aunque, a pesar de esto, se dice que los berserkers eran soldados de élite que a menudo servían como guardaespaldas reales y campeones de los reyes.

Aunque eran impredecibles e incontrolables, se dice que los berserkers también eran increíbles guerreros. Su frenesí les otorgaba una fuerza superior a la de cualquier otro hombre y, según algunos, les hacía impermeables al hierro y al fuego.

Se dice que los berserkers arrollaban a las tropas enemigas sin preocuparse por su propia seguridad y sin pensar más que en la destrucción. Si bien esta violencia despiadada podía ser peligrosa, también los hacía muy eficaces.

Algunos historiadores creen que muchos guerreros adoptaron los símbolos de un berserker para aumentar su propia notoriedad, aunque no entraran en el estado de frenesí que hacía un verdadero berserker.

Los berserkers eran fáciles de detectar en el campo de batalla por esta misma razón. Su aspecto distintivo también ayudaba a sus compañeros a evitar acercarse demasiado a su frenesí de combate.

Los berserkers solían vestirse con pieles de animales. La palabra viene del nórdico antiguo y significa «camisa de oso«.

Las leyendas afirmaban que algunos berserkers se transformaban literalmente en un animal en el fragor de la batalla. Se decía que utilizaban garras y colmillos para desgarrar a sus enemigos cuando perdían sus armas convencionales.

Los relatos de los berserkers nórdicos y de otras culturas antiguas identificaban tres animales principales con los que se aliaban estos luchadores.

El más famoso, y probablemente el más común, era el oso berserker. Además de su ferocidad, también eran conocidos por ser excepcionalmente observadores de los rituales y ritos religiosos.

Los ulfhednar, o guerreros lobo, eran conocidos en muchas culturas además de la nórdica. Los turcos, los mongoles y algunas tribus nativas americanas tenían guerreros similares que adoptaban la personalidad de un lobo en la batalla.

Por último, el svinfylking luchaba a la cabeza del ejército en una formación que imitaba el hocico y los colmillos de un jabalí. Se decía que eran maestros del sigilo que utilizaban disfraces y el conocimiento del terreno para escapar del peligro e infiltrarse en los campamentos enemigos.

Los berserkers no tenían el honor que distinguía a los grandes héroes y reyes de las leyendas. Pero contaban con otros atributos que les hacían merecedores de alabanzas dentro y fuera del campo de batalla.

Interpretación histórica de los berserkers

En la cultura nórdica, los berserkers no se atribuían el mérito del frenesí que les inspiraba las hazañas de fuerza. Eran devotos seguidores de Odín y creían que sus habilidades provenían de él.

Odín no era sólo un dios guerrero. También era un dios de la magia que, se creía, podía inspirar a sus seguidores a estados de éxtasis religioso.

Para un vidente, dicho estado podía ser un trance en el que podía asomarse a otros mundos y descifrar los hilos del destino. Para un guerrero, así y todo, el frenesí religioso de Odín los convertía en luchadores casi imparables.

Los berserkers eran conocidos por ser observadores de los dioses, particularmente de Odín. En una saga, un berserker se negaba a participar en un combate individual a menos que la lucha se pospusiera tres días para poder observar el Yule.

La furia de un berserker era una forma de magia, concedida por los dioses en reconocimiento a la habilidad y la devoción. Era la contrapartida masculina de las formas de magia más conocidas en la tradición nórdica.

Gran parte de la magia que aparecía en las leyendas era seidr, que consistía en predecir el futuro y manipular el destino. Todo, desde profetizar una gran calamidad hasta preparar una poción de amor, entraba en el ámbito de la magia relacionada con el destino.

Aunque había hombres que practicaban el seidr, incluido Odín, en general se consideraba una práctica más femenina. Los berserkers, asimismo, tenían dones mágicos totalmente masculinos.

Esto no sólo daba a ambos sexos una forma de magia aceptable y poderosa, sino que también equilibraba el carácter de Odín. Sin su destreza en la magia de batalla, su conocimiento del seidr podría haberle convertido en un personaje demasiado femenino.

Los historiadores creen que los poderes de los berserkers, aunque predecían con creces los ritos que mantenían en nombre de Odín.

Como en el caso de los guerreros lobo, muchas culturas de todo el mundo tenían la tradición de que los hombres entraran en cólera en la batalla bajo la apariencia de un animal. Estos animales no sólo encarnaban el poder y la ferocidad del combatiente, sino también sus convicciones religiosas.

Los historiadores creen que los berserkers germanos surgieron de tradiciones prehistóricas similares a las de otras culturas. Al igual que los nativos americanos y los mongoles, los guerreros animalistas tuvieron su origen en las primeras prácticas chamánicas del pasado lejano.

Antes del desarrollo de complejos panteones de dioses de aspecto humano, muchas sociedades practicaban religiones animistas. Observando los atributos del mundo natural, los luchadores se inspiraban en la fuerza y el poder de animales como los osos, los jabalíes y los lobos.

Muchos historiadores creen que el frenesí en el que entraban los adoradores chamanes puede haber sido potenciado intencionadamente. Su descerebramiento y coraje podrían haber sido provocados por drogas alucinógenas o de otro tipo.

Otros creen que los berserkers podrían haber sufrido un trauma mental, posiblemente infligido intencionadamente para provocar un estado de rabia sin sentido. Según algunos expertos, la fatiga que se dice que sigue a la furia de un berserker recuerda a los efectos del trastorno de estrés postraumático.

Independientemente de que sus rituales incluyeran drogas, enfermedades mentales o una histeria intencionada, los berserkers y otros guerreros animales tradicionales se caracterizaban por su devoción religiosa.

Sus ceremonias, que incluían cánticos y tambores, probablemente ayudaban a inducir el estado mental que los convertía en luchadores excepcionales.

Los nórdicos y otras tribus germánicas probablemente heredaron estas tradiciones de los primeros cultos dedicados a estos animales. Aunque los dioses habían cambiado de forma, la práctica de vestirse con pieles de animales y reclamar la ferocidad de un depredador se mantuvo.

Los propios dioses también conservaron algunas cualidades de sus primeros antepasados animales. En la mitología nórdica, Odín tenía dos lobos a su lado y Freyr iba en un carro tirado por un enorme jabalí.

En el siglo X, un rey bizantino escribió que los nórdicos de su guardia personal realizaban una danza en la que se vestían con pieles de animales y máscaras.

Aunque estos soldados germanos de élite pueden haber invocado a Odín en los ritos del berserker, también es probable que estuvieran recreando rituales religiosos que habían existido desde la Edad de Piedra.

Resumen sobre quiénes eran los berserkers

Las sagas nórdicas y los relatos históricos describen a guerreros aterradores conocidos como berserkers. Estos combatientes se ponían a trabajar con tal frenesí durante la batalla que realizaban legendarias hazañas de fuerza y resistencia.

Los berserkers eran peligrosos porque su furia en la batalla podía inducirles a atacar a los amigos y a ignorar las órdenes. Sin embargo, se contaban entre los guerreros más selectos del mundo germánico por su poder y su temible reputación.

En la tradición nórdica, los berserkers eran aquellos luchadores que adoptaban los rasgos de un oso en sus combates. Otros, como los guerreros lobo y los guerreros jabalí, llevaban las pieles o los cabritos de los animales que emulaban para distinguirse en la batalla.

Los berserkers también eran conocidos por su devoción a los dioses, concretamente a Odín. Se creía que sus poderes eran un tipo de magia que se les otorgaba a cambio de esta devoción.

Hay que tener en cuenta que Odín no era el único dios que concedía tales poderes a sus seguidores. Existían tradiciones similares en todo el mundo, desde Mongolia hasta Norteamérica.

Los historiadores creen que el tema de los animales guerreros tiene sus raíces en las prácticas chamánicas prehistóricas. Las religiones animistas de las primeras culturas humanas transmitieron la tradición de conceder a un guerrero los poderes de un oso, un jabalí, un lobo u otros depredadores.

Los rituales que provocaban el estado de frenesí de un guerrero de este tipo probablemente han cambiado poco a lo largo de los años.

Pueden haber sido mejorados por traumas mentales o por el uso de drogas, pero las ceremonias que daban a los berserkers la magia de batalla de Odín probablemente se originaron mucho antes que el dios que los berserkers de la Era Vikinga veneraban.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular

Comentarios