Los mejores lugares para visitar de Italia

ciudades que visitar en italia
San Pietro en Roma. Crédito: Creative Commons.

Italia es un país interminable donde cada región tiene su gastronomía propia y sus paisajes particulares. Con rincones únicos, fuentes mágicas y una cultura con mucho que ofrecer, Italia sigue siendo uno de los destinos turísticos más visitados del mundo. ¿Cuáles son los mejores lugares para visitar en Italia? Aquí te los contamos.

Roma: la ciudad eterna

La capital italiana es, sin duda, un destino que no se puede pasar por alto. Una ciudad atravesada por un río y siglos de historia, que van desde la Antigua Roma hasta hoy. Aquí conviven muchos tipos de ciudades y muchas huellas de la historia. Por este motivo, realizar alguno de los guruwalk en Roma es una forma perfecta de entrar en contacto con la ciudad.

Los más interesados por la historia tendrán que pasear por el Foro Romano, el Coliseo o la Columna de Trajano. Roma es una ciudad que se construyó sobre la ciudad y, como tal, todavía hoy se pueden encontrar restos de esa época. Los lugares por donde paseaba Julio César o el sitio donde fue asesinado, el Senado del Estado romano, se pueden visitar hoy en la capital.

Más allá de las antiguas civilizaciones, Roma cuenta con algunas de las pinacotecas más ricas del mundo, con los Museos Vaticanos o la Galería Borghese. Al mismo tiempo, los monumentos, las fuentes del Bernini en Plaza Navona, las iglesias que pueblan sus calles o el río que atraviesa el centro y separa el barrio de Trastevere son algunos de los lugares más valiosos para conocer en Roma.

Sicilia: la comida y la herencia griega

En la isla que corona la “bota” de la geografía italiana también se pueden encontrar restos de otra gran civilización antigua, la griega. El Valle de los Templos, en Agrigento, o el Templo de Segesta son muestras en perfecto estado de los conjuntos arqueológicas de la Magna Grecia.

Más allá de eso, Sicilia es conocida por mantener un aire italiano y una naturalidad que se escapa en la Italia continental. Sus ciudades y sus pequeñas calles pueden ser las protagonistas de grandes paseos, sus playas y sus zonas naturales, como el Monte Etna o la Escala de los Turcos, son parajes que vale la pena conocer, especialmente si se es un amante de la naturaleza.

Por encima de todo, Sicilia también se conoce por tener una gastronomía particular y única, con especialidades distintas en cada pueblo y con formas concretas de entender la pasta y la vida. Probar un arancino en Catania, un sfincione en Bagheria o un cannoli en Palermo, o cualquier punto de la isla, es una experiencia para los sentidos muy sugerente e inolvidable.

Florencia y la Toscana: el Renacimiento y el Arte

Si hay un punto que alberga las obras más importantes del Renacimiento y que es un testigo viviente de lo que supuso esa época en la larga historia italiana es Florencia, en la Toscana.

Con dos de los museos más visitados del país, la Accademia y la Galeria de los Uffizi, la ciudad alberga el David de Miguel Ángel, así como algunas de las plazas y vistas panorámicas más impresionantes que se conocen.

El término síndrome de Stendhal, o de Florencia, nace en esta ciudad italiana es un trastorno psicosomático que define lo que vive el viajero cuando es expuesto a abrumadoras obras de arte. El autor francés lo identificó cuando visitó la Catedral y el conjunto del templo religioso en Florencia, donde el corazón se aceleraba ante semejante visión.

Bolonia y la juventud renovada

Más al norte se encuentra Bolonia, la capital de la región Emilia-Romagna y también la sede de la universidad más antigua de Occidente, fundada en 1088. No en balde, la ciudad es conocida por una vibrante vida universitaria que hace que esté llena de estudiantes y gente joven durante todo el año, por lo que es una ciudad perfecta para conocer una Italia distinta y más nocturna.

Con sus distinguidas torres en el centro de la ciudad, Bolonia vibra con una amalgama de visitantes de todos los países y orígenes. La especialidad de la pasta rellena conocida como raviolí procede de esta ciudad caracterizada por sus edificios amarillos y sus patios internos.

El confín con Austria: Bolzano

El norte del país es también una visión sugerente y distinta que puede maravillar a todo tipo de viajero. Más allá de Trento, en Bolzano, las especialidades gastronómicas y la naturaleza se funden con Austria y dan lugar a una zona muy particular.

Con una zona urbana más moderna que las anteriores, el enclave natural del territorio es una visita obligada para los amantes de la naturaleza, especialmente en invierno.

Con una media de más de 100 millones de turistas al año, Italia es un destino perfecto para el verano y el otoño, gracias a su cálido clima y a la posibilidad de visitar sus playas mediterráneas. Un destino con mucho por ofrecer y que encantará a todo tipo de viajero.

Artículos relacionados