InicioHistoriaLos naipes en la antigua Persia, el as-nas

Los naipes en la antigua Persia, el as-nas

Los juegos de naipes siguen siendo un enigma a día de hoy en cuanto a su origen incluso para los historiadores más involucrados en su descubrimiento.

Si nos remontamos a escritos antiguos de civilizaciones como los mayas o los romanos ya podemos ver referencias a los juegos de cartas como base de entretenimiento para sus gentes.

Sin embargo, es la civilización persa la que gana mas influencia en la llegada de un juego tan popular como el póker a Europa y al resto del mundo. Entre otras cosas porque su precedente convivió con sus habitantes allá por el siglo XVII.

Este precedente fue el as-nas. Este juego de naipes de estilo “ganjifa” se popularizó en lo que ahora sería la actual Irán. Los naipes ganjifa parecen haber tenido una fuerte conexión con la civilización china.

La apertura del comercio entre continentes ayudó a que los primeros comerciantes intercambiaran no solo productos, sino también costumbres y pasatiempos.

«Los jugadores de cartas» de Paul Cézanne (1894-95)

De los chinos podrían haberse empapado los persas para llevar estas cartas al imperio persa, en el que se empezó a jugar al as-nas y no se paró hasta finales del siglo XX. Aunque en algunas tribus podría seguirse jugando, ahora ya junto al póker.

Y es que el as-nas recoge la esencia más primitiva del póker. Si las reglas del as-nas no son complicadas, tampoco lo son las del póker más actual.

Cierto que la baraja utilizada por la civilización persa era más limitada y mucho más sencilla, pero con un poco de práctica cualquiera puede darse cuenta que poco tiene de compleja la baraja francesa de 52 cartas, a la que ahora se le atribuye el término ganjifa en países de Oriente Medio.

Siendo un juego tan influyente para una de las disciplinas actuales con más jugadores y más populares en la red del mundo, tratemos de desgranar su origen y el de sus naipes.

Así es el as-nas

Los naipes del as-nas demuestran que no es casualidad que este juego se popularizara en Persia, puesto que en las cartas hay figuras representativas de esta civilización.

Juego de naipes as-nas de Irán. Crédito: Marsupio en Wikimedia

Por lo general las barajas solían ser de entre 20 y 25 cartas, con figuras repetidas entre cuatro y cinco veces. Figuras en las que el as tiene el valor mas alto al igual que en el póker.

Este solía mostrarse con algunas bestias mordiéndose, peleándose o retándose en pleno combate, aunque también estaba la posibilidad de que aparecería un león con un sol de fondo, en representación del rey de la selva y dándole al naipe el caché que merece.

Tras el as llegaba el “shah” o rey, que suele aparecer sentado en su trono vestido de gala y con un giro de cuello mirando al infinito.

Un símbolo de la importancia de la realeza, que se muestra de forma más comedida en la “bibi” o dama, la cual aparece sentada con una cuna en frente en la que hay un bebé.

Las cartas de menos importancia son el “serbaz” o soldado, que aparece haciendo un escorzo con su cuerpo y con un arma, y el “couli” que no tiene una traducción literal pero que se representa con una persona bailando o tocando un instrumento, todos ellos bajo un fondo dorado y con un óvalo recubriéndolos en tarjetas de entre unos 4 y 6 centímetros.

Es decir, eran más pequeños de lo que mide un naipe al uso de póker actual, que está en más de 6 centímetros por menos de 9, generalmente.

Todos ellos estaban pintados a manos, aunque con el avance de los siglos se llegaron a ver naipes en los que las imágenes estaban impresas.

Estos últimos fueron de los que más utilizaron comerciantes y otros miembros dedicados a la compra y venta de productos en esa época moderna. El as-nas era una opción magnífica de pasatiempo y con la que poder ganar algo de dinero.

Y es que la mecánica es muy similar a la del póker, solo que en este caso se reparten cinco cartas y los jugadores deben estar muy atentos a las apuestas de sus adversarios para poder detectar qué tipo de mano llevan.

Puesto que los naipes del as-nas no tienen numeración como ocurre en la de póker, son los colores del fondo de la carta los que determinan el palo del mismo y lo diferencian del resto.

A partir de ahí se determina el ganador y se lleva el bote que se ha conformado en la mesa.

Hay que tener en cuenta que el póker ha tomado como referencia automatismos del as-nas para determinar su composición. Entre otras cosas el limitar el número de jugadores a más de tres, pero menos de 8 o 9.

Así el juego no se vuelve aburrido por su extremada rapidez, ni tampoco se complica al poder determinarse muchos empates entre jugadores. Y es que el as-nas tiene esto, que al no haber cartas comunes los empates son bastante más comunes que en el póker.

Juego de naipes de póker. Crédito: Dominio Público

El as-nas extendió su uso hasta mediados del siglo XX cuando ya cayó oficialmente en desuso, mientras que los naipes ganjifa siguieron en uso en India tiempo después, tierra cuna de varios juegos de mesa y propicia para su desarrollo y producción.

En medio del as-nas y el póker, también hubo otros juegos como el póker persa que condensaron gran parte de la mecánica del as-nas e hicieron algunas modificaciones que llegarían a lo que es el póker a día de hoy.

Un juego con múltiples eventos en vivo en los que ganar cantidades astronómicas y con gran cantidad de formatos online.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular