Inicio Mitología Egipcia Mitología egipcia: biografía de Geb, el dios de la tierra

Mitología egipcia: biografía de Geb, el dios de la tierra

0
625
dios tierra egipto geb
Dios Geb. Crédito: Creative Commons

El antiguo Egipto era una de las pocas culturas que representaban la tierra fértil como una deidad masculina. En contraste con el arquetipo de la Madre Tierra común en todo el mundo, Geb era el dios masculino de la virilidad de la tierra.

Uno de los principales dioses de Heliópolis, Geb representaba la propia tierra de Egipto. Aunque a veces se le considera sólo como el dios del fértil valle del Nilo, tenía un papel más amplio como dios de todo el paisaje.

La geografía y la cultura únicas de Egipto hacían que la tierra se considerara a la vez hostil y dadora de vida. Aunque el valle producía suficiente comida para alimentar a un imperio, estaba rodeado de un duro desierto que se asociaba con la muerte.

La visión egipcia del dios de la tierra era, por tanto, compleja. Aunque Geb era una poderosa fuente de autoridad y vida, también era un dios desinteresado que podía destruir un poderoso reino sin pensarlo.

Geb en la mitología egipcia: la tierra fértil

A lo largo de los miles de años que floreció su cultura, la mitología del antiguo Egipto incluyó a menudo diferentes leyendas, dioses e interpretaciones del mundo.

Muchos de los mitos más conocidos proceden de Heliópolis, una importante ciudad de la antigüedad situada en el emplazamiento del actual El Cairo. En la antigüedad, Heliópolis fue un centro de poder tanto político como religioso en diferentes momentos de su historia.

En la mitología de Heliópolis, un grupo de nueve deidades llamadas la Enéada eran los seres supremos. Fueron los creadores del mundo y de todo lo que vivía en él, incluida la humanidad, y fueron los primeros gobernantes de Egipto.

Según el mito de la creación de Heliópolis, un dios andrógino llamado Atum surgió de las aguas primordiales. Creó a Shu, el dios del aire, y a Tefnut, la diosa de la humedad.

Shu y Tefnut también tuvieron dos hijos. Geb y su hermana Nut nacieron entrelazados y resistieron todos los esfuerzos por separarlos.

Geb era el dios de la tierra y Nut la diosa del cielo. Juntos, eran poderosas fuerzas de la creación.

Geb y Nut pronto tuvieron cuatro hijos propios. Osiris, Seth, Isis y Neftis fueron sus hijos e hijas.

Eventualmente, Shu fue capaz de forzar a su hijo e hija a separarse. Se colocó entre ellos, por lo que el aire llena el espacio entre la tierra y el cielo.

Representación de Geb

Geb se mostraba a menudo con su padre y su hermana en el arte. Se le representaba como una figura masculina que descansa, con su hermana cubierta de estrellas arqueada sobre él y su padre manteniéndolos separados.

En estas imágenes, Geb suele tener la piel de color verde oscuro. Es la representación física de la tierra fértil del valle del Nilo.

Sin embargo, originalmente, Geb representaba el duro desierto, así como la tierra cultivable de Egipto. Aunque los mitos posteriores decían que había creado el desierto como barrera para mantener a Egipto a salvo, las leyendas anteriores afirmaban a veces que él mismo estaba relacionado con sus peligros.

En esta tradición, Geb es conocido como el padre de las serpientes y de los dioses. A veces se le muestra con un cuerpo humano y la cabeza de la serpiente para representar esta conexión.

Sin embargo, a menudo se considera a Geb como una representación de la fertilidad de la tierra. La cebada crecía desde sus costillas, extendiéndose hacia su esposa.

Como dios de la tierra fértil, los egipcios creían que representaba específicamente las tierras en las que vivían. El papel de Geb como dios del valle del Nilo se manifestaba en la forma en que se repartía entre sus herederos.

Tras la muerte de Osiris, Horus y Seth discutieron sobre quién heredaría su trono. Mientras que algunas leyendas hacían que Horus derrotara a Seth directamente, otras decían que Geb intervino y dividió el Alto y el Bajo Egipto entre los dos dioses.

A veces se llamaba a Egipto en su conjunto la Casa de Geb, en reconocimiento tanto a su posición como tierra en sí misma como al origen de la realeza.

Interpretación moderna de Geb

Egipto era una de las pocas sociedades antiguas que imaginaban la tierra de forma masculina.

La mayoría de las veces, la tierra se consideraba femenina. Las cosas que crecían de ella se comparaban con un niño que crecía dentro de su madre, y los aspectos nutritivos de los productos de la tierra también la relacionaban con la maternidad.

Sin embargo, Geb representaba una inversión de este arquetipo estándar. Esto puede deberse a que se le consideraba una figura activa en muchos más aspectos de la tierra que la diosa madre tradicional.

Aunque alimentaba al pueblo de Egipto y utilizaba la tierra para mantenerlo a salvo, Geb no era necesariamente una deidad protectora y nutritiva. Muchas de las catástrofes naturales atribuidas a dioses secundarios en otras religiones eran el resultado de las acciones de Geb para los egipcios.

Su risa, por ejemplo, producía terremotos. Podía provocar sequías a voluntad, limitando su propia naturaleza vegetativa.

Estas acciones no fueron el resultado de la malicia o la ira, como a veces se describen en otras tradiciones. Por el contrario, Geb provocaba estos acontecimientos porque se interesaba poco directamente en los asuntos de la humanidad.

Este desinterés es probablemente la razón por la que Geb nunca tuvo un templo dedicado en su honor en Heliópolis.

Aunque era uno de los dioses importantes de la Enéada, la gente creía que no había razón para apelar a él directamente porque se preocupaba muy poco por ellos.

Además de representar algunos de sus peligros, Geb también representaba el paisaje de la propia tierra. A diferencia de otras deidades de la tierra, Geb formaba la forma de la tierra en lugar de que sus rasgos se le añadieran por otros medios.

En la mitología griega, por ejemplo, muchas montañas se formaron cuando los dioses lanzaron rocas a sus enemigos o las aprisionaron bajo la superficie de Gea. No formaban parte de su ser, sino que se añadían a su forma.

Geb, sin embargo, personificaba el paisaje y la fertilidad de la tierra. Se reclinaba con la rodilla doblada y los miembros extendidos para crear las montañas, las colinas, los valles y otras características de la tierra.

Como personificación del paisaje del desierto, Geb estaba asociado a la muerte tanto como a la vida.

Los cuerpos de los muertos no se enterraban en la tierra fértil para renovarla después, como ocurría en la mayoría de las otras culturas. En cambio, los egipcios enterraban a sus muertos en el duro desierto, donde permanecerían por la eternidad.

Geb retenía a esos muertos dentro de sí mismo indefinidamente. En algunas tradiciones, se le consideraba un psicopompo que ayudaba a guiar las almas de estos muertos a su destino final.

Sin embargo, para llegar al más allá, los egipcios creían que el cuerpo debía permanecer intacto. Si bien el desierto retenía los cuerpos, también podía descubrirlos.

Las arenas movedizas y la actividad sísmica podían desenterrar cuerpos en el desierto. Conocido como «Geb abriendo sus fauces«, la exposición de un cuerpo podía verse como una señal de que la persona muerta había sido juzgada indigna.

Geb también podía apresar las almas de los muertos dentro de sí mismo y negarse a permitirles seguir adelante. Este castigo era uno de los poderes más temidos del dios.

Como Geb desempeñaba tantos papeles, no encajaba en el molde de la deidad de la fertilidad que personificaba la tierra en muchas otras culturas. Aunque representaba la tierra fértil, Geb también representaba la realeza, el país, la muerte y los desastres naturales.

Resumen de Geb en la mitología egipcia

En la mitología egipcia, Geb era el dios de la tierra. Su creencia se centraba en Heliópolis, donde formaba parte de la Enéada de dioses creadores.

Geb y su hermana, la diosa del cielo Nut, eran hijos del dios primordial del aire y su consorte. Fuertemente atraídos el uno por el otro, tuvieron cuatro hijos antes de que su padre pudiera interponerse entre ellos.

Aunque la piel verde de Geb, cubierta de granos, lo marcaba como dios de la fertilidad de la tierra, los egipcios creían que desempeñaba muchas otras funciones.

Representaba el conjunto del paisaje. Los contornos de su cuerpo creaban las montañas y los valles de la tierra.

Podía crear catástrofes sin pensar en cómo afectarían a la humanidad. Los terremotos, por ejemplo, eran provocados por su risa.

Geb también era el desierto, un lugar duro que albergaba a los muertos de Egipto. Podía abrazar, atrapar o expulsar a los cadáveres.

Aunque era un dios importante en el pensamiento egipcio, Geb no tenía un templo propio ni un culto importante. A diferencia del arquetipo de la Madre Tierra, se le consideraba tan desinteresado y ajeno a la raza humana que ésta no veía sentido en apelar a él hasta después de la muerte.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.