InicioAntiguaGrecia¿Qué fue la Batalla de las Termópilas? Características, importancia e historia

¿Qué fue la Batalla de las Termópilas? Características, importancia e historia

El siglo IV a.C. es el período de las “Guerras Médicas” de Grecia, donde lograron en par de ocasiones, vencer al imperio más grande de la época. La Primera Guerra Médica tuvo como estandarte la gloriosa Batalla de Maratón, donde en el año 490 a.C. el rey Persa Darío I, saldría humillado de las costas cercanas a Atenas y juraría venganza.

La Segunda Guerra Médica tendría su epopeya más grande en la mítica y heroica batalla de las Termópilas, de la cual hablaremos a continuación.

Heródoto de Halicarnaso, mejor conocido como el “Padre de la Historia” nos refiere los hechos, causas y principales acontecimientos de las Guerras Médicas en sus «Nueve Libros de la Historia«, además de incluir multitud de datos culturales, tanto del mundo helénico como de sus rivales los persas, e incluso del mundo egipcio al que dedica el segundo libro completo.

La gran mayoría de datos acerca de la Batalla de las Termópilas, se los debemos a él.

Antecedentes de la Batalla de las Termópilas

Una de las primeras cuestiones que debemos tener en cuenta antes de hablar de esta batalla entre persas y griegos es que desde el siglo VIII a.C., el territorio griego sufrió varios cambios que trajo consecuencias difíciles a sus pobladores.

Durante este período, se produjeron las colonizaciones griegas a varios puntos del mediterráneo como por ejemplo Sicilia y el sur de Italia, el Mar Negro y lo que se conoce como Asia Menor, (la región de la actual Turquía y sus alrededores).

Dentro de estas ciudades o Polis griegas, los valores helénicos marcaban la pauta, y allí reside en gran medida la causa de los enfrentamientos que sucedieron posteriormente.

Al producirse la expansión del imperio persa, principalmente desde los tiempos de Cambrises II, estas ciudades-estado griegas veían con malos ojos el cambio de su cultura y tradiciones las cuales defendieron hasta el último instante.

Una prueba clara de ello fue cuando en el año 499 a.C., con el rey Darío I a la cabeza del mundo persa, los jonios, ubicados en Asia Menor, se sublevaron contra el poderío de este majestuoso imperio.

La sublevación de los jonios provocó que los atenienses se involucraran en el conflicto, ya que los primeros habían pedido auxilio a todos los territorios griegos, comunicándose primeramente con Esparta, quienes declinaron la ayuda debido a sus propios problemas internos, pero encontrando auxilio en Atenas, quienes veían como una amenaza hacia su forma de vida la expansión de los persas en los territorios helénicos.

Hubo varios enfrentamientos donde los griegos tomaron por un período corto los territorios del Asia Menor.

No obstante, Darío I recuperaría el control y luego se lanzaría contra la Grecia continental, donde obtendría su más fuerte derrota en la Batalla de Maratón en 490 a.C.

La batalla de las Termópilas

Introducción y causas de la batalla de las Termópilas

La derrota de Maratón haría que Darío I deseara venganza y en tanto estaba realizando los preparativos para volver a Grecia, fue sorprendido por la muerte.

Su hijo Jerjes I sería el encargado de continuar este deseo que se materializó 10 años después, con las mismas consecuencias que tendría su padre: la derrota del ejército persa en el territorio de la Grecia continental.

La Batalla de las Termópilas tiene su más grande héroe en la figura de Leonidas I, rey de Esparta, quien con los famosos 300 espartanos y centenares de otros hombres, lucharon en el angosto pasaje de las Termoóilas evitando que los persas entraran al territorio griego.

leonidas batalla de las termopilas
Leónidas, líder de Esparta.

No obstante, otra figura importante en el mundo ateniense fue Temístocles, quien se aseguró de crear la fortificación de Atenas y crear una buena flota que sería decisiva en la guerra contra Persia.

La invasión persa

Todo comenzó cuando el rey persa enviaría delegaciones de embajadores para pedir “tierra y agua” como tributo de sumisión a su poderío.

Las ciudades aceptaron, pero en Atenas, los embajadores fueron juzgados y lanzados a un pozo, mientras que en Esparta fueron lanzado al pozo sin juicio. El rey persa buscaría sojuzgar ambas ciudades y este sería el comienzo de su incursión.

Según Herodoto, más de dos millones de persas formaban las filas de su ejército. Hoy se cree que fueron alrededor de 250.000.

En cambio, los griegos llegaban quizás a un aproximado de 7.000 hombres. ¿Cómo lograron superarlos? Gracias al terreno, a la unión entre las Polis y al lugar escogido para la Batalla de las Termópilas.

Las Termópilas: un acantilado mortal

Las Termópilas es un acantilado con 200 metros de altura y, en la época de la batalla, unos 20 a 30 metros de anchura.

Los soldados griegos de múltiples ciudades se formaron en este espacio, que era un sitio estratégico de obligatorio pasaje para tomar el control de las principales ciudades como Atenas o Esparta.

Los espartanos formarían la retaguardia y serían quienes decidirían la batalla.

Desarrollo de la Batalla de las Termópilas

La batalla de las Termópilas duraría siete días, de los cuales los primeros cinco serían de control griego, que eran apoyados por la dificultad del terreno y contaban con un mejor equipo para la batalla ya que los persas contaban con escudos más delicados y armas que no facilitaban el cuerpo a cuerpo.

Cuando la gran mayoría de centenares de hombres habían perecido del lado griego, a la vez que causaban numerosas bajas entre los persas, Leónidas junto a los 300 hombres de la élite espartana, lograron eliminar a gran cantidad de persas.

No obstante, la derrota se posaba sobre los hombros griegos.

El sexto día de batalla un hombre llamado Efialtes de Tesalia, sería inmortalizado por Heródoto como el traidor que mostraría a los persas el camino para llegar a la retaguardia griega, en una acción que le pareció conveniente con la esperanza de poder adquirir alguna recompensa importante.

Cuando en el séptimo día los griegos se percatan de la llegada de los persas al lugar que controlaban, Leónidas junto a a sus hombres y muchos otros griegos más, decidieron quedarse a luchar a pesar de las grandes desventajas que tenían.

Eventualmente y tal como lo habría expresado el Oráculo de Delfos, los persas tomarían la colina de las Termópilas y Leónidas encontró la muerte, a la vez que murieron también dos hermanos de Jerjes.

El cuerpo de Leónidas fue objeto de lucha entre griegos y persas, y cuando estos últimos se hicieron con el cadáver, cortaron su cabeza y lo crucificaron, aunque Heródoto señala que este tratamiento fue poco usual ya que ellos solían tratar con respeto a los soldados valientes.

Al finalizar la batalla, los persas habían perdido en torno a 20.000 hombres.

Gracias a la gran victoria moral conseguida en este desfiladero, los griegos acabarían con las intenciones persas de conquistar Grecia derrotándolos algo más tarde en Platea, lo que se conoce como la «Tercera Guerra Médica«.

Dos años después de la muerte de este héroe, fue erigida una estatua en aquel sitio para conmemorar su memoria, donde aún hoy se puede ver un homenaje a su persona.

La batalla de las Termópilas ha sido objeto de estudio por significar la unión de un territorio y la honra de todos los luchadores griegos.

Leopoldo Ágreda Lovera
Nací en Mérida, un estado andino de Venezuela pero me crié en Caracas la ciudad donde crecí, observando el Ávila y haciéndome las preguntas más importantes sobre la vida, la sociedad y el universo, rodeado de árboles y el sabor agridulce de toda gran ciudad. En el trayecto de mi vida, conocí las calles y sus gentes, las cuales me ayudaron a formarme un mejor criterio de la existencia humana y las ciencias sociales, para luego estudiar en la Universidad Central de Venezuela, donde me he formado como historiador y pensador social. La lectura es uno de mis grandes vínculos con el pasado y la esencia de la humanidad, ya que como dijo Descartes, leer es como tener una conversación con las grandes mentes de la historia; el ajedrez es otra de mis grandes pasiones, ya que me ha ayudado a desarrollar una mejor comprensión de la vida, que junto a la música, forman los tres pilares de mis gustos actuales. Soy familiar, amante de la naturaleza y los animales, porque en ellos ves la esencia de la filosofía y de Dios.

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

- Advertisment -

Más popular