Manifestaciones culturales en la Antigua Grecia

La cultura griega nos ha dejado una herencia impresionante, no sólo en cuanto a costumbres occidentales que a día de hoy tenemos, sino en cuanto a arquitectura y arte.

La Acrópolis de Atenas

La civilización griega centraba todas sus manifestaciones culturales y sociales en el hombre. Era una cultura antropocéntrica con un pensamiento bastante racionalista, lo que supuso una gran revolución y fue el fundamento de la forma de pensar de los europeos a lo largo de la Historia.

Es impresionante la serie de figuras increíbles que una sola ciudad, Atenas, nos ha dejado en todos los órdenes del arte y la cultura: historiadores, dramaturgos, filósofos, oradores, escultores, artistas a todos los niveles.

La Acrópolis de Atenas

Podríamos destacar algunas de las creaciones artísticas griegas más valoradas a lo largo de la historia. En arquitectura resulta impresionante, por ejemplo, la propia Acrópolis de Atenas, edificada sobre una colina albergando fantásticas obras como el Partenón, considerada como la obra más bella y perfecta del arte griego o el Erection con sus tribunas de las Cariátides (figuras femeninas esculpidas con función de columnas o pilastras).

La Acrópolis ateniense aprovecha maravillosamente la difícil topografía del lugar donde se encuentra. La gran roca sobre la que se asienta la Acrópolis no es, desde luego, el lugar más idóneo para colocar un conjunto de edificios, tanto por su difícil accesibilidad como por suelo irregular. Sin embargo, los griegos supieron transformar perfectamente este espacio, construyendo ingeniosamente unos edificios de gran calidad decorados con magnificas esculturas.

Centrándonos en la escultura podemos encontrar los ideales del pueblo griego. En la época arcaica destaca, por ejemplo, el Efebo critio de Critias, que muestra la evolución final del koúros (atleta arcaico) hacia el año 500. Ya en el siglo V a.C., en la época clásica, llama especialmente la atención el Discóbolo de Mirón, en el que el artista consigue captar el movimiento en el momento de máximo equilibrio del cuerpo. O la extensa obra de Fidias, considerado como el modelo del clasicismo. Son muy conocidos el friso de las Panateneas y la decoración escultórica del Partenón, ambas obras de Fidias.

Discóbolo de Mirón

Finalmente, en la época helénica, bajo el gobierno de Alejandro Magno, encontramos una escultura bastante diferente, basada en un realismo algo amargo, ya no hay lugar para los ideales de armonía y medidas de la Grecia clásica. Destacan, entre otras obras, la Venus de Milo o La Victoria de Samotracia, que se encuentran, ambas, en el Museo del Louvre.

Venus de Milo

Como veis la herencia griega es inmensa, y esto es sólo una mínima parte de lo mucho que ha contribuido esta civilización en la formación de nuestra sociedad y que iremos viendo en el blog a lo largo del tiempo.

Artículos relacionados