Inicio Biblioteca Fuentes Históricas Reseña de ‘Los Siete contra Tebas’ de Esquilo

Reseña de ‘Los Siete contra Tebas’ de Esquilo

0
11869
los siete contra tebas esquilo
'Los Siete contra Tebas', de Esquilo

Los Siete contra Tebas es una obra clásica de Esquilo, de la Antigua Grecia, en la que nos muestra el ataque del pueblo cadmeo que desea tomar control de Tebas.

La historia narra cómo siete guerreros van con la misión de invadir o tomar el control de Tebas, por lo que el Rey Eteocles manda a sus seis mejores Guerreros para luchar contra de ellos, siendo el séptimo el mismísimo rey.

Desde el inicio notamos la presencia del coro, siempre formado por mujeres de Tebas, informando a los sobre los hechos que acontecerán y le oran a Zeus por la protección y salvación de su pueblo.

Seguidamente, el coro anuncia la profecía de Tiresias y lo que ve en sus oráculos, en los que se puede ver el ataque y la defensa por parte de siete guerreros en cada una de las siete puertas de Tebas.

Eteocles al ver percatarse de la situación tan comprometida en que se encontraba prometiendo a los dioses que oro muchos sacrificios en su nombre y demostrándole a las mujeres de los coros que es mejor prometer que llorar. Era tal el punto el grado de llanto constante de las mujeres del coro que Eteocles llego a considerarlas como una maldición.

Análisis de ‘Los Siete contra Tebas’ de Esquilo

La historia se centra en la batalla de estos siete valiente guerreros en cada puerta de la ciudad de Tebas. No era una guerra convencional, se trataba de los mejores siete de Cadmeo contra los mejores siete de Tebas, incluyendo al propio rey.

En la última puerta, justamente la defendida por el Rey Eteocles, es que se explica la razón de esta tragedia. Y el origen es una maldición previa que poseían los cuatro hijos de Edipo que se casó y procreo a Etéocles, Polinices, Antígona e Ismene.

Estos hijos estaban condenados a una constante guerra entre ellos, tratando de borrar la vergüenza de su sangre.

El desenlace final cuenta la muerte de los dos hermanos Etéocles y Polinices, lo que da por terminada la batalla entre ambos pueblos, pero el mismo coro no desconoce si alegrarse por la salvación o llorar la muerte de su amado Rey.

SIN COMENTARIOS

Deja una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.