Robespierre y su dictadura del Terror

robespierre

Maximilien Robespierre fue uno de los políticos más destacados de la Revolución Francesa de 1789. Al principio de su carrera se caracterizó por su postura democrática y tolerante pero siendo el líder de los jacobinos consiguió alzarse con el poder en Francia y establecer una dictadura del Terror, donde mandaba de forma intransigente sobre todos sus compañeros. Al final, la justicia de la Convención quiso que muriera guillotinado, de la misma forma que, años antes, él había terminado con aquellos que se habían alzado contra su reinado de terror.

maximilien robespierre
Maximilien Robespierre

Robespierre nació el 6 de mayo de 1758 en Arras (Francia) en el seno de una familia acomodada. Esto le permitió realizar los estudios de Derecho y convertirse en jurista. Su primer cargo fue el de Juez Criminal de la Diócesis de Arras, aunque también ejerció de defensor legal de aquellos que menos recursos tenían. Esto, junto a la oposición que sentía frente a la pena de muerte y la notoriedad que empezó a acumular como escritor, le colocó como uno de los abogados más prominentes de Arras.

Viendo que tenía un gran respaldo popular, se presentó a las elecciones de los Estados Generales en abril de 1789 y consiguió ser elegido como quinto diputado del Tercer Estado en Artois. Su primera etapa como político se caracterizó por ser un orador convencido y llegó a realizar más de 150 discursos. No obstante, no logró imponerse a la asamblea constituyente, de la que fue uno de los pocos miembros demócratas.

Con el paso de los días, fue tomando una postura cada vez más extremista. Se vio que tenía grandes influencias del pensamiento de Rousseau y que estaba convencido de que lo primordial era proteger las necesidades del pueblo y luchar contra el Partido aristocrático. Esto le permitió animar el “club de los jacobinos”, grupo que acabaría liderando a partir del verano de 1792.

robespierre Debido a su vida sencilla, fue calificado de “incorruptible” por muchos de sus rivales. Denunció el conflicto de Francia con Austria de 1792 y se declaró “enemigo de la guerra”.

En las elecciones a la Convención Nacional que se realizaron por sufragio universal en septiembre de 1792, fue elegido diputado por París y perteneció a los llamados “montañeses”, que se llamaban así por tener los escaños en la parte alta del hemiciclo. Los montañeses votaron a favor de la ejecución del rey y empezaron a realizar una campaña de desprestigio contra los girondinos.

Robespierre adoptó como objetivo principal luchar contra el girondino Brissot y aquellos que les apoyaban. Gracias al apoyo de la Comuna de París y de las asambleas de sans-culottes de los distritos de la capital francesa, consiguió que fueran excluidos en mayo de 1793.

Sin embargo, la situación de la República en 1783 era extremadamente grave: acosada desde el extranjero y con revueltas en el interior. Para combatir este escenario, Robespierre declaró la necesidad de tener un poder dictatorial centralizador, basado en la virtud y en el terror. La Asamblea decidió entonces la creación del llamado Comité de Salvación pública, un organismo dotado de poderes especiales para luchar contra todas las amenazas que se le presentaban.

El 27 de julio de 1793, Robespierre entró a formar parte del Comité y mostró sus cualidades de estadista. Sembrando el terror y el miedo a que los extremistas fueran agentes enemigos, convenció a la Convención de que les concedieran el poder ejecutivo. A partir de aquí comenzaría la etapa más negra de la Revolución Francesa. Primero se produjo la eliminación de los exaltados (o hebertistas) en marzo de 1794, y después de los moderados (o dantonistas) en abril de ese mismo año.

A finales de 1794, Robespierre ya ejercía como portavoz del poder ejecutivo triunfador y se convirtió en el dueño de Francia. Durante su dictadura reforzó el régimen del Terror e impuso a los franceses el culto del Ser supremo. Después de la victoria de Fleurus el 26 de junio de 1794, que alzó nuevamente a la Francia revolucionaria, su duro régimen se hizo intolerable por la ciudadanía.

El 27 de julio de 1794, Robespierre, su hermano Agustín y sus amigos, entre los que se encontraba Saint-Just, fueron arrestados por la Asamblea en el llamado “Golpe de estado termidoriano”. Aunque la Comuna se sublevó a favor de Robespierre, la Convención fue implacable: le detuvo y fue guillotinado.

Robespierre y su dictadura del Terror
3.7 (73.33%) 3 votes

Apasionado por la Historia, es licenciado en Periodismo y Comunicación Audiovisual. Desde pequeño le encantaba la Historia y acabó por explorar sobre todo los siglos XVIII, XIX y XX.

Artículos relacionados