Se descubre una posible cámara funeraria en Machu Picchu

El arqueólogo y explorador francés Thierry Jamin, lleva más de quince años adentrándose en las selvas del sur de Perú con el objetivo de encontrar la legendaria ciudad perdida de Paititi y los máximos indicios posibles de la ocupación Inca en la selva amazónicas. Entre 2009 y 2011 ha descubierto con éxito una treintena de increíbles lugares arqueológicos en el norte del Departamento de Cuzco. Entre ellos se incluyen varias fortalezas, sepultura y ceremoniales, los centros y las pequeñas ciudades incas compuestas por cientos de edificios, y muchas calles, pasajes y plazas, entre otras.

Machu Picchu continúa dejándonos sorpresas
Machu Picchu continúa dejándonos sorpresas

Ahora, este curioso aventurero se ha embarcado en una expedición al Machu Picchu, que de hecho ya está dando sus frutos.

Hace tan sólo unos meses que Thierry Jamin y su equipo creen haber realizado un importante hallazgo en las ruinas de la ciudad perdida de Machu Picchu (descubierta por Hiram Bingham en 1911) gracias al testimonio del ingeniero francés David Crespy. Al parecer, Crespy en 2010 hizo un viaje a Perú en el que visitó la maravillosa ciudad perdida, y fue allí donde tuvo un curioso presentimiento. Intuyó la presencia de un extraño “refugio” en la parte inferior de los edificios principales y estaba seguro de haber encontrado una “especie de puerta” que debió haber sido sellada por los Incas tiempo atrás. En 2011, el ingeniero descubrió casualmente el trabajo de Thierry Jamin y enseguida decidió ponerse en contacto con él y contarle su teoría.

Por su parte, el arqueólogo francés prestó sumo interés a todo lo que Crespy le explicó, y rápidamente se dispuso a confirmar la verdad que aguardaba detrás de esa historia. Acompañado por los arqueólogos de la Oficina Regional de la Cultura en Cuzco, pudo analizar el sitio varias veces, y desde luego de esas visitas obtuvieron unos resultados bastante alentadores. Por lo pronto pudieron darle fundamento a la teoría de Crespy: realmente había una entrada que fue bloqueada por los Incas en un momento determinado de la historia.

Tuvieron que pasar varios meses para que Thierry y su equipo oficial pudieran realizar una prospección geofísica ayudándose de Instrumentos electromagnéticos de medición (EM) con el objetivo de confirmar la existencia de cavidades en el subsuelo del edificio donde habían hallado la entrada.

El estudio electromagnético se llevó a cabo entre los días 9 y 12 de abril 2012, y terminó por corroborar la presencia de varias cámaras subterráneas. Detrás de la famosa “puerta” parece haber unas escaleras que se bifurcaban en dos caminos principales que conducen posiblemente a unas cámaras específicas. Las avanzadas técnicas utilizadas por el investigador francés, (como el uso de un Discriminador de frecuencias Molecular, MFD) hicieron que llegaran a detectar la presencia de materiales arqueológicos importantes, además de grandes depósitos de metales entre ellos oro y plata.

Este proyecto, al que han llamado “Machu Picchu 2012“, pretende alargarse unos seis meses más y Thierry Jamin ya está preparando el siguiente paso, que es sin duda lo que todo arqueólogo que se precie estaría deseando hacer: abrir la puerta sellada por los Incas hace más de cinco siglos atrás. El 22 de mayo de 2012 presentó formalmente la solicitud de apertura de las cámaras funerarias a las autoridades peruanas y aún está a la espera de una respuesta, que con toda seguridad, será afirmativa.

Vía: 24-7

Se descubre una posible cámara funeraria en Machu Picchu
Puntúa este artículo

Artículos relacionados