Publicado el: Sab, Feb 13th, 2016

Gladiadoras romanas, más que una leyenda

Durante mucho tiempo se pensó que nunca existieron mujeres gladiadoras, pero tras muchas investigaciones se ha conseguido confirmar que finalmente sí, existieron, y formaron parte muy importante de esa historia que todos conocemos por películas, series de televisión, libros, etc., las luchas de gladiadores el Imperio Romano.

En aquellos años eran conocidas como gladiatrix y sus peleas eran tan esperadas como las de sus homólogos hombres, quizá no siendo tan fuertes, pero no exentas de crueldad especialmente porque los combates eran a muerte, un macabro entretenimiento que gustaba mucho en cualquier punto del Imperio Romano durante prácticamente toda su existencia.

Una de las principales características que les diferenciaban respecto a los gladiadores masculinos es que las gladiatrix no llegaban cascos protectores y la razón era para que todos los asistentes al espectáculo pudiesen ver que realmente se trataba de mujeres.

Asimismo, según revelan los investigadores, contaban con protectores para las piernas y el brazo, un escudo y la tradicional espada de gladiador conocida como gladius, siendo esa la única equipación con la que contaban estas mujeres.

Representación de gladiatrix romana.

Representación de gladiatrix romana.

Las gladiatrix no solamente eran luchadoras, sino que hay indicios de que durante el Imperio Romano eran utilizadas como objetos sexuales para la élite romana, aunque no exclusivamente por esclavismo como sucedía con los hombres (no hay que olvidarse de que los gladiadores eran esclavos, por tanto estaban a merced de lo que su amo les ordenase), sino que en su gran mayoría, las gladiatrix eran libres.

Entonces, ¿por qué luchaban? Eran mujeres a las que les gustaba la aventura y sobre todo luchar, siendo el suyo un trabajo y para el que se preparaban día a día y de lo que seguramente vivían.

Normalmente se trataba de mujeres romanas que tenían su papel en la sociedad de aquellos años y según Tácito (56-117) nunca fueron vistas con la nobleza, aunque sus peleas eran extremadamente populares en aquellos años.

Tal como revelan las investigaciones, las gladiatrix luchaban pero no por el dinero que se podía conseguir porque ya eran muy ricas, sino porque buscaban excitación y notoriedad, y para luchar, solamente se necesitaba, además de estar en buena forma y tener conocimiento de las diferentes armas, un permiso otorgado por la persona que organizaba los espectáculos.

Para finalizar, hay que recordar que las gladiatrix aparecieron por primera vez durante el mandato del emperador Nerón y no se sabe a ciencia cierta cuándo comenzaron a desaparecer, quizá por la pérdida del interés del público o por la caída del Imperio Romano, pero la historia ha confirmado que estas luchadoras si existieron.

Sobre el autor

- Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estos tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Subscribirme

Suscríbete a nuestra newsletter y te mantendremos informado:

* Campo obligatorio
Red Historia ©2011-2016 - Todos los derechos reservados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR