Publicado el: Lun, Mar 18th, 2013

Biografía de Iván el Terrible, Zar de Todas las Rusias

Iván IV Vasilievich, más conocido como el Terrible, nació el 25 de agosto de 1530 en Kolomenskoye, Rusia. Era hijo del zar Basilio III y Elena Glinskaya y era nieto de Iván III Vasilevich el Grande. El 4 de diciembre de 1533 falleció el zar, por lo que Iván gobernaría bajo la regencia de su madre.

Durante este periodo diversas familias de nobles se disputaron el poder. Familia como los Glinsky, a la que pertenecía su madre, los Bielsky o los Shuisky son algunas de las más destacadas. Estos nobles hicieron que las arcas quedasen vacías y arruinaron parte de la obra política que se había llevado a cabo por otros gobernantes anteriores. Todo ello se acrecentó cuando murió su madre cinco años más tarde, posiblemente envenenada.

Iván el Terrible, Zar de todas las Rusias

Iván el Terrible, Zar de todas las Rusias

Durante aquellos años reinó el caos en el país. Iván fue vejado y humillado por la usurpación de poder y de tierras por parte de los nobles, lo que le generó una gran desconfianza por parte de esta clase social. Todo ello le convirtió en el ser cruel en que se convirtió después.

Asumió el poder en 1547 como Iván IV. Quiso conseguir una alianza con una de las familias más influyentes de la época, los Románov, por lo que se casó con la princesa Anastasia Románovna ese mismo año. Además, recuperó el título de zar que era usado sólo esporádicamente por algunos de los antecesores, nombrándose Zar de Todas las Rusias, que contenía además un cierto poder religioso.

Para asentar su poder, en 1548 se rodeó de un consejo privado, el Izbramnaia Rada, donde se encontraban los miembros más influyentes y de absoluta confianza, como su preceptor Macario o su secretario Alexei Adashev.

Una de las primeras medidas que llevó a cabo fue el alejamiento de la nobleza boyarda que había causado tantos estragos durante la regencia. Redactó nuevas órdenes judiciales y trató de asentar las bases de una administración estatal unificada y centralizada, además de incluir la participación del pueblo. Reunió y codificó todas las ordenanzas en el código ‘Sudiébnik’ en 1550. El año anterior había convocado los ‘Zemski-Sobor’, una especie de estados generales rusos, y poco después organizó un concilio para hacer una Iglesia más acorde a sus propósitos.

Ante la imposibilidad de reclutar mercenarios para sus tropas, se vio en la obligación de recurrir a las levas nobiliarias pasadas y fijó a los campesinos una gleba. Esto le permitía controlar al campesinado y se determinó el origen de la servidumbre. Formó su propio cuerpo armado, los ‘Streltsí’. Sin embargo, los campesinos comenzaron a huir hacia la frontera del sur. Debido a ello, los aristócratas no podían cumplir con sus servicios al zar, por lo que la centralización del poder y la subordinación de la aristocracia peligraban.

Tuvo que frenar la rebelión campesina. Es entonces cuando comienza a dar muestras de su crueldad, ya que para atajar el problema ordenó que los asesinaran indiscriminadamente e incluso se les torturase. También arremetió contra los boyardos que le habían traicionado que fueron arrojados ante perros de caza para que los devorasen vivos. Esto le despertó el placer de tirar perros desde las murallas del Kremlin y ver cómo agonizaban hasta morir.

Para lograr solucionar sus problemas, decidió extender su política exterior y comenzar a conquistar territorios. Conquistó Kazán en 1552 y Astrakán en 1554. Ocupó también el valle del Volga y trató de extender sus territorios más allá de la región de los montes Urales, hacia Siberia.

La situación interior empeoró cuando en 1553 falleció el único hijo varón del zar, Dimitri, al mismo tiempo que él enfermaba gravemente. Los problemas en Europa y esto produjeron revueltas entre los pueblos de los territorios recién conquistados y entre los nobles, incluyendo algunos fieles partidarios. Cuando se recuperó, vio que no podía confiar en nadie y comenzó su época de terror, cuando comenzaría a conocérsele como Iván el Terrible.

Se generó una desconfianza enfermiza y comenzó a castigar arbitrariamente con grandes dosis de crueldad y sadismo a cualquiera que pudiera considerar enemigo u oponente a su forma de gobierno. En los siguientes años nacerían su hijo Iván y Fiódor, que aseguraban la continuidad dinástica.

Trató de expandirse entonces hacia el mar Báltico, pero su intento de expansión chocó con los intereses de varias naciones europeas como Lituania, Polonia o Suecia. Las potencias europeas decidieron bloquear el principado de Moscovia, impidiendo el avance del zar. Esto hizo que el conflicto se prolongara durante 25 años, tras la cual no hubo piedad para los perdedores.

Suecia y Polonia se unieron contra el zar, lo que le obligó a extender el terror por medio de la guardia que él mismo había creado. Esta guardia iba vestida con trajes negros, cabalgaban sobre caballos igualmente negros y llevaban por símbolos una escoba (para limpiar Rusia) y una cabeza de perro (para vigilar constantemente). Esta temida guardia produjo un sinfín de muertes indiscriminadas. Miles de personas murieron empaladas, ahogadas, estranguladas, azotadas, quemadas vivas e incluso asadas. Se cebaron especialmente con la nobleza, produciendo casi su extinción. Esto hizo que la tercera parte de Rusia quedara bajo su control.

Un ejemplo de su represión es la ciudad de Novgorod. La localidad se hallaba en la frontera y había mostrado su descontento con el zar por los problemas ocasionados por la guerra. Iván la calificó de ciudad traidora y mandó a la guardia para que arrasara la ciudad. Fueron asesinadas más de 60.000 personas.

Iván el Terrible con el cuerpo de su hijo después de haberle matado

Pero sin embargo, la mayor locura que hizo fue matar a su primogénito en 1581 por haberle recriminado los malos tratos que le daba a su esposa embarazada. Éste, loco de ira por la afrenta, le golpeó con un bastón de hierro con tal fuerza que le causó la muerte. Este hecho acrecentó su locura hasta límites insospechados.

Sus tropas se encontraban exhaustas y la crisis económica y todos los problemas sociales y políticos que tenía Rusia hicieron que tuviera que ceder el territorio de Livonia a Polonia y las regiones de Ingria y Carelia a Suecia, además de tener que renunciar a sus propósitos de llegar hasta el mar Báltico.

Falleció el 18 de marzo de 1584 en Moscú. Le sucedió su tercer hijo, Fiódor, pero sus problemas mentales le llevaron a dejarse influenciar por su cuñado Boris Godunov, quien se nombró regente y más tarde gobernante. Cuando Fiódor murió bajo extrañas circunstancias, terminó la dinastía de los Ruríkidas.

Imágenes: Dominio Público

Sobre el autor

- Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual, desde pequeña me he sentido atraída por el mundo de la información y la producción audiovisual. Pasión por informar y ser informada de cuanto acontece en cada rincón del planeta. Asimismo, gusto por formar parte en la creación de un producto audiovisual que posteriormente entretendrá o informará a la gente. Entre mis intereses se encuentran el cine, la fotografía, el medio ambiente y, ante todo, la historia. Considero fundamental conocer el origen de la cosas para saber de dónde venimos y hacia dónde vamos. Interés especial en curiosidades, misterios y sucesos anecdóticos de nuestra historia.

Ver 1 comentario
  1. […] que poco tienen que ver con los simpáticos pokémones: los dobles virtuales de personalidades como Iván el Terrible, Pedro el Grande o Yuri Gagarin, entre […]

Deja tu comentario

XHTML: Puedes usar estos tags html: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Red Historia ©2011-2017 - Todos los derechos reservados