Descubren un excepcional depósito de ánforas romanas en Aquilea

Arqueólogos trabajando en el depósito de ánforas romanas en Aquilea. Crédito: Università Ca' Foscari di Venezia

Un excepcional depósito de ánforas romanas utilizadas en la antigüedad para el transporte de alumbre es el resultado de la campaña de excavación de la Università Ca’ Foscari di Venezia, actualmente en curso en Aquilea bajo la dirección de Daniela Cottica como parte del proyecto “Puerto Romano de Aquilea – orilla oriental: investigaciones arqueológicas en la antigua finca Sandrigo”.

“Este, que es uno de los hallazgos más significativos de todo el Occidente romano, llena un vacío documental para el emporio de Aquileia que, gracias al descubrimiento del equipo de Cafoscarino 2019, muestra cómo Aquilea fue un sitio de referencia para las rutas comerciales”, explica Cottica.

El área, que ha sido objeto de trabajos de investigación y excavación desde 2001, es un sitio ubicado en la costa este del antiguo curso del río Natiso cum Turro, frente a los muelles monumentales del sistema portuario del río Aquilea.

Esta es un área que revela una compleja interrelación de los cambios ambientales relacionados con el antiguo curso fluvial y la interacción constante entre el hombre y el medio ambiente desde el siglo I a.C. hasta el siglo VI d.C.

La campaña de excavación actualmente en curso está investigando un antiguo complejo artesanal imperial, que perdió su función y se desmanteló entre fines del siglo I y principios del siglo II.

¿Cuál fue el uso del alumbre en la antigüedad?

Con el término alumbre, el alumen de la Historia Naturalis de Plinio, designamos un grupo de sales que en la época romana se usaba para fijar los colores a las fibras textiles y al curtido de cuero, para hacer telas y madera resistentes al fuego.

También se usó en metalurgia y farmacopea por sus propiedades astringentes y antisépticas. En particular, el término “alumbre” a menudo se refiere solo a sulfato de aluminio y dodecahidrato de potasio KAl (SO4) 2 · 12H2O, también conocido como alumbre de potasio o alumbre de roca.

Las ánforas encontradas por el equipo de Caforscarino son fragmentarias (más de 6000 fragmentos) pero permiten reconstruir más de 100 unidades (cuya capacidad puede ser de 15 o 30 litros, con una prevalencia de estas últimas) provenientes de dos áreas de suministro diferentes utilizadas en la época romana: Lipari y las islas eólicas circundantes y la isla de Milos en el Egeo.

Las fuentes antiguas han documentado muy bien la explotación y comercialización tanto del alumbre de las islas Lipari, como del alumbre de Melo (hoy Milos), llamado melinum por Plinio.

Además de las ánforas, también se encontró un recipiente que contenía polvo rojo, probablemente un pigmento, que ahora se está analizando y que podría estar vinculado al ciclo de coloración del tejido.

El descubrimiento llega justo en el año de las celebraciones de los 2.200 años desde la fundación de la colonia de Aquilea.

Marcelo Ferrando Castro

Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.