Descubren un tatuaje cristiano en una momia de Sudán del siglo VIII

Investigadores han analizado la momia de una mujer de Sudán del siglo VIII, encontrando un tatuaje cristiano (monograma de San Miguel) en ella.

momia san miguel
Escáner en la momia de Sudán.

Hace nueve años se descubrió a las orillas del Nilo en Sudán los restos de una mujer enterrado hacia el 700 d.C., 1.300 años atrás en el tiempo. Tenía entre 20 y 35 años a la hora de su muerte y su cuerpo estaba envuelto en una manta de lino y lana. Las condiciones áridas y el calor del desierto actuaron como desecantes naturales, conservando algunos tejidos como la piel y los órganos en extraordinarias condiciones.

Las exploraciones con escáneres de rayos X e infrarrojos han permitido recientemente ver con nitidez algo que sólo se percibía vagamente al ojo humano: restos de tinta de un tatuaje con el monograma de San Miguel (en griego, ‘Μιχαήλ’) en el muslo interior.

monograma san miguel tatuaje
Tatuaje con el monograma de San Miguel en la momia de Sudán.
monograma san miguel
Reproducción del monograma de San Miguel encontrado en la momia de Sudán.

El santo cristiano fue el patrón de Sudán en la época medieval. La inscripción de su nombre fue frecuente, pero hasta ahora sólo se había encontrado en grafitos y estelas de las iglesias, y no en el cuerpo de una persona, lo que hace de extraordinario y único el descubrimiento.

El propósito del tatuaje es todo un misterio: ¿un simple modo de expresión o tendencia de moda, como los tatuajes en la actualidad, o quizás algún tipo de símbolo protector?

Por supuesto, tampoco se sabe quién fue el tatuador ni se ha visto hasta la fecha un dibujo de estas características en otros nativos. Y con toda su experiencia científica, el Museo Británico, encargado de analizar los restos, no ha podido encontrar una respuesta clara a estas incógnitas.

La momia sudanesa tatuada se exhibirá en el museo junto con otros ocho cuerpos desenterrados a lo largo del valle del Nilo en la exposición Vidas antiguas: Nuevos Descubrimientos que se inaugurará en próximo 22 de mayo.

Romántico, en el sentido artístico de la palabra. En mi adolescencia tanto familiares como amigos me recordaban una y otra vez que era un humanista empedernido, pues pasaba el rato haciendo lo que quizás otros no tanto, creyéndome Bécquer, inmerso en mis propias fantasías artísticas, en libros y películas, deseando constantemente viajar y explorar mundo, admirado por mi pasado histórico y por las maravillosas producciones del ser humano. Por ello decidí estudiar Historia y simultanear con Historia del Arte, porque me parecía la manera más adecuada de llevar a cabo las habilidades y pasiones que me caracterizan: leer, escribir, viajar, investigar, conocer, dar a conocer, educar. La divulgación es otra de mis motivaciones, pues entiendo que no hay palabra que tenga valor real si no es porque haya sido transmitida con eficacia. Y con ello, tengo la determinación de que todo lo que haga en mi vida tenga un fin didáctico.

more recommended stories