El misterio de Puma Punku

Para muchos historiadores y arqueólogos Puma Punku es uno de los lugares más misteriosos del mundo. Este lugar de Bolivia siempre ha sido objeto de investigaciones y de muchas hipótesis, algunas bastante serias y otras donde se afirman que hubo civilizaciones prehistóricas avanzadas o incluso que los extraterrestres tuvieron alguna clase de relación.

Se encuentra al sureste del lago Titicaca, en los Andes, otro punto de misterio que desde siempre ha sido estudiado. Puma Punku cubre parte de la antigua ciudad de Tiahuanaco, una ciudad anterior a la presencia de los Incas, lo que añade aún mucho más misterio.

Una de las razones del por qué llama tanto la atención este emplazamiento está relacionado con la arquitectura, de la que hoy parece ser que no tiene una gran explicación y que está trayendo de cabeza a la comunidad internacional.

Las ruinas de Puma Punku son sorprendentes porque muchos de los bloques de piedra están cortados con una precisión y una finura nunca vista hasta nuestros días. Además, para añadir más misterio, se han estudiado muchas de las piedras y no existe resto de marcas de cincel o de la utilización de cualquier otra clase de herramienta para trabajar la piedra.

Puma Punku
Puma Punku

Jason Yaeger, profesor de Antropología de la Universidad de Wisconsin (Estados Unidos), cuenta que esta ciudad fue abandonada cuando los incas conquistaron toda esta zona por el año 1470 y en aquel momento los incas no dudaron en adaptar a la ciudad a sus gustos.

Según las creencias de esta civilización, Puma Punku fue el lugar donde su deidad de la creación, Viracocha, creó a todas las personas de las etnias ancestrales y fue enviandolos a todos los lugares del mundo para crecer vivir en paz.

Se han hecho muchos estudios para determinar el origen de Puma Puku y después de las pruebas de radiocarbono, se revela que el lugar fue construido entre los años 500 y 600 d.C. aunque otras fuentes aluden a que esta datación es inexacta e incluso aseguran que puede haber miles de años de diferencia.

Exactamente a unos 15.000 años antes de Cristo, tal como explicaron los primeros exploradores así como el ingeniero Arthur Posnansky, las primeras personas modernas en visitar este misterioso lugar. Posnansky afirmó que se usaron alineaciones astronómicas y que el lugar fue construido como si se tratase de un reloj gigante, algo que comparte el arqueólogo boliviano Oswald Rivera.

Otros investigadores aseguran que todo esto son meras conjeturas y que existen muchos errores que llevan a pensar que la construcción como un reloj fue casualidad y por ello se sigue manteniendo la disputa entre unos y otros.

Lo que está claro es que hasta el momento nadie se ha explicado cómo se pudieron construir con tanto acierto y perfección las estructuras que aún siguen en pie, por lo que, en este caso, nos tocará armarnos de paciencia y ver cómo poco a poco van apareciendo nuevas hipótesis.