Gigantismo en un esqueleto romano del siglo III

Comparación de dos huesos romanos: arriba el caso de gigantismo, abajo otro de un romano de la época.

Un nuevo estudio ha encontrado que los restos de un hombre del siglo III de la Antigua Roma encontrados en una necrópolis en Fidenas en el año 1991, confirman que padeció de gigantismo. Medía 202 cm de altura, lo que en la Antigua Roma, en ese período concreto, sería un “gigante” ante los ojos de los demás, pues el promedio de altura era de 167 cm. Por el contrario, el hombre más alto en la actualidad mide 251 cm.

Comparación de dos huesos romanos: arriba el caso de gigantismo, abajo otro de un romano de la época.

El gigantismo en la actualidad, afecta a cerca de tres personas por cada millón en todo el mundo. La condición comienza en la infancia, cuando un mal funcionamiento de la glándula pituitaria produce un crecimiento anormal.

Esto sólo confirma que encontrar el esqueleto antiguo de una persona que haya padecido de gigantismo es extremadamente complicado. Con anterioridad, un esqueleto en Polonia y otro en Egipto han sido identificados como “probablescasos de gigantismo, pero en el caso romano es el primero claro de esta enfermedad, según informó Simona Minozzi, paleopatólogo de la Universidad de Pisa.

El descubrimiento del “gigante”.
Cuando excavaron la necrópolis en Fidenas, territorio que gestionaba de forma indirecta Roma, la Superintendencia Arqueológica de Roma que dirigió los trabajos, señaló que la tumba del hombre encontrada era anormalmente larga.

Sin embargo, fue sólo durante un examen antropológico posterior cuando observaron que el largo de los huesos también resultó ser anormal. Poco después fueron enviados al grupo de Minozzi para continuar el análisis.

Para saber si el esqueleto tenía gigantismo, el equipo examinó los huesos y encontró evidencia de daño craneal que correspondería con un tumor pituitario, el que interrumpe el trabajo de la glándula pituitaria, causando la sobreproducción de la hormona del crecimiento.

Otros hallazgos como los miembros desproporcionadamente largos y la evidencia de que los huesos seguían creciendo incluso en la edad adulta temprana, apoyaron el diagnóstico de gigantismo, como se mostró en el estudio publicado el 2 de octubre en el Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism.

Su temprana muerte, probablemente entre los 16 y 20 años de edad, podrían tener como causa el gigantismo, que está asociado a enfermedades cardiovasculares y problemas respiratorios, dijo Minozzi, quien hizo hincapié en que la causa real de la muerte sigue siendo desconocida.

Fundador y Director de Red Historia. Desde pequeño me ha atraído la Historia y la comunicación (igual que viajar, la fotografía o el fútbol), y tras haber estudiado Historia en la Universidad, necesitaba poder compartir con todas las personas interesadas la gran cantidad de noticias que no siempre encontramos de forma fácil y complementarlo con artículos informativos de los acontecimientos y personajes (entre otras cosas) más importantes de nuestro pasado. Así nació Red Historia, un proyecto que esperamos que continúe creciendo gracias a vosotros. Marcelo Ferrando Castro

Artículos relacionados