George Stevenson “El Cochero”, cuya muerte inspiró las actuales reglas del boxeo

George Stevenson "El cochero", cuya muerte en el ring modificó la historia del boxeo

La conocida empresa británica de subastas, Bonhams (1793), está vendiendo un retrato del siglo XVIII en el que aparece representado un boxeador a puño limpio conocido como George StevensonEl Cochero”. De artista desconocido, este óleo sobre lienzo está valorado en unos 12.000 a 18.000 euros, un precio bastante elevado debido a que es extremadamente raro encontrar una pintura de ese siglo que simbolice el boxeo, y más porque George Stevenson jugó un papel importante en la historia de este deporte, aunque desgraciadamente no fuese a través de sus victorias.

George Stevenson "El cochero", cuya muerte en el ring modificó la historia del boxeo
George Stevenson “El cochero”, cuya muerte en el ring modificó la historia del boxeo

Su muerte sobre el ring en 1741 a manos del campeón Jack Broughton, cambió para siempre la concepción del boxeo e inspiró las primeras reglas que transformarían la práctica libre de puñetazos en un deporte más estructurado con límites concretos basados en el juego limpio.

A pesar de que la lucha a puño descubierto fue un deporte muy popular en el mundo antiguo, desde Sumeria a la Antigua Grecia, después de la caída del Imperio Romano esta práctica dio paso a una admiración más extendida por las armas y las artes marciales. Hoy en día, todavía podemos acudir a combates a puño limpio en ciertos países como Rusia e Italia, pero el auténtico resurgimiento de este deporte tuvo lugar en Inglaterra, en el siglo XVI.

James Figg se coronaría como el primer campeón mundial de boxeo. Este luchador era un consumado artista marcial, tan hábil con la espada y el garrote como con los puños desnudos. Según los registros de esa época (aunque escasos y poco fiables) Figg reinó como campeón invicto desde 1719 hasta 1730 y fundó una escuela donde él mismo daba clases de boxeo, esgrima con sables pequeños y combates con bastón.

También construyó un anfiteatro para peleas profesionales que favoreció el conocimiento de este deporte. De hecho, se hizo tan popular que los aristócratas y cierta gente famosa, tomaban clases en su escuela, y acudían a su estadio para ver las peleas.

Uno de los estudiantes de Figg fue Jack Broughton, un remero cuyo físico musculoso se había forjado transportando pasajeros en un barcaza a través del Támesis. Broughton se hizo con el título de Campeón de Inglaterra de pesos pesados en 1738 tras derrotar al sucesor de Figg, George Taylor, un título que según las fuentes, mantuvo hasta 1750. Fue un luchador fuerte y hábil de notable reputación que atraía una gran masa de público a sus combates, tanto es así que un día un espectador murió aplastado.

El 17 de febrero de 1714 en una barraca de feria en Tottenham Court Road, a sus 36 años, Jack Broughton participó en un torneo con nudillos desnudos que transformaría radicalmente el estilo del boxeo que se conocía hasta entonces. Broughton, que medía 1.8 m y pesaba casi 90 kg, se enfrentó a George Stevenson, un cochero de Yorkshire.

A pesar de que Stevenson tenía mejor juego de piernas y le superaba en rapidez, el peso de Broughton resultó crucial en el desenlace del combate. El enfrentamiento finalizó cuando el Campeón derribó a Stevenson con un golpe directo bajo el corazón. Y tristemente, la vida de Stenvenson terminaría tres semanas más tarde como consecuencia de las graves lesiones sufridas.

Ese suceso dejó a Broughton profundamente marcado y prometió hacer cuanto estuviera en su mano para evitar que volvieran a ocurrir tragedias similares.

Jack Broughton
Jack Broughton

Financiado por el duque de Cumberland, Broughton abrió un nuevo anfiteatro el 10 de marzo de 1743. El fallecimiento de Stenvenson le inspiró a promulgar un código de conducta para aplicarlo en su reciente adquirido anfiteatro, con el que pretendía hacer del boxeo un deporte más humano y estricto.

Las reglas que formuló Broughton fueron conocidas como las London Prize Ring Rules. Redactó un total de siete normas, un número muy reducido si se compara con el la cantidad de reglas que existen hoy día, sin embargo, fue el primero en introducir los conceptos clave que aseguraran un juego limpio en el ring. Unas ideas que actualmente siguen vigentes.

He aquí las London Prize Ring Rules tal como se escribieron:

  1. Que un cuadrado de una yarda será dibujado en el medio del escenario, y en cada recuperación (fresh set to) luego de una caída o ser arrojado fuera de los límites, cada Segundo deberá llevar a su Hombre al costado del cuadrado y ubicarlo frente al otro, y hasta que ellos estén limpiamente preparados en las líneas, no será legal para uno golpear al otro.
  2. Que, en orden a prevenir cualquier disputa, el tiempo que un hombre reposa luego de una caída, si el Segundo no trae a su Hombre al costado del cuadrado, en el lapso de medio minuto, será considerado un Hombre vencido.
  3. Que en cada batalla principal, ninguna persona deberá estar sobre el escenario, excepto los Principales y sus Segundos, la misma regla debe ser observada en las batallas secundarias, excepto que en las últimas, Mr. Broughton tiene permitido estar en el escenario para mantener el decoro, y para asistir a los caballeros para acceder a sus lugares, siempre cuidando de no interferir en la batalla, y quien pretenda infringir estas reglas será expulsado inmediatamente de la casa. Todos deben dejar el escenario ni bien los campeones estén desvestidos, antes de la colocación para comenzar (“set-to”).
  4. Que ningún campeón será considerado vencido, salvo que no se ubique en la línea dentro del límite de tiempo, o que su propio Segundo lo declare vencido. A ningún segundo se le permitirá hacer preguntas a su Hombre, o aconsejarle rendirse.
  5. Que en las batallas secundarias, el ganador tendrá dos tercios del dinero reunido, que será públicamente dividido sobre el escenario, no admitiéndose ningún acuerdo privado con el contrario.
  6. Que para prevenir disputas, en cada batalla principal los Principales elegirán, al subir al escenario, de entre los caballeros presentes dos Umpires (árbitros), que decidirán absolutamente todas las disputas que puedan surgir sobre la batalla; y si los dos Umpires no pueden ponerse de acuerdo, los referidos Umpires eligen a un tercero, quien debe resolver.
  7. Que ninguna persona debe golpear a su Adversario cuando está caído, o tomado del muslo (ham), o cualquier parte debajo de la cintura. Un hombre de rodillas debe ser considerado caído.

Para terminar, sería justo señalar que el origen de los guantes de boxeo modernos también se le atribuye a Jack Broughton.

El formato de guantes que él creó, (conocidos en inglés como mufflers), sólo eran utilizados demostraciones de boxeo para evitar lesiones frecuentes como roturas de mandíbulas, narices sangrantes u ojos amoratados. Sin embargo los torneos profesionales seguían siendo a puño desnudo.

Fuentes:
1. “This man’s death inspired the first rules of boxing”. History Blog.
3. “El Galpón Original”. Quiosco el Mundo.
4. “¿Cómo se boxeaba antes del reglamento Queensberry?”. Selecciones mx.

George Stevenson “El Cochero”, cuya muerte inspiró las actuales reglas del boxeo
Puntúa este artículo

Artículos relacionados