La historia del reloj de pulsera: del uso militar a la masificación

historia relojes de pulsera desde siglo xx

El reloj de pulsera es uno de los accesorios más frecuentes que encontramos, los cuales, al igual que ocurre con la vestimenta, siguen los cánones de moda más actuales.

Si bien los primeros fueron de mujer, a finales del siglo XIX los relojes de hombre comenzaron a utilizarse por los soldados durante la guerra, masificándose a partir de la Primera Guerra Mundial y expandiéndose hasta el importante mercado que conocemos hoy en día.

Historia de los relojes de pulsera

Si bien se ha descrito que el primer reloj de pulsera le fue dado a la Reina Elizabeth I de Inglaterra por parte de su favorito, Robert Dudley en 1571, el reloj de este tipo más antiguo que se conserva es uno fabricado en 1806 y entregado a Josefina de Beauharnais, Emperatriz de Francia y esposa de Napoleón Bonaparte, según explica Eric Bruton en su libro “The history of Clocks & Watches”.

El nacimiento del reloj de pulsera: el uso militar

Desde sus inicios, los relojes de pulsera eran usados casi exclusivamente por mujeres, en tanto que los hombres solían utilizar los relojes de bolsillo, siendo una moda que así continuó hasta principios del siglo XX.

El cambio comenzó a producirse a finales del siglo XIX, cuando comenzaron a ser utilizados por los militares quienes reconocían cada vez más la importancia de sincronizar sus maniobras durante la guerra, evitando así revelar los planes a sus enemigos a través de las señalizaciones utilizadas hasta ese momento.

reloj de la primera guerra mundial
Reloj Patria de la Primera Guerra Mundial. Crédito: Dominio Público

The Garstin Company of London patentó un diseño de reloj de pulsera en 1893, aunque probablemente ya eran utilizados desde la década de 1880, cuando los oficiales del ejército británico comenzaron a utilizarlos durante sus campañas militares de esa época, como durante la Guerra Anglo-birmana de 1885.

Durante la Primera Guerra Bóer se convirtió en un elemento de gran importancia para coordinar los movimientos de las tropas, siendo ese momento el de la generalización de los relojes de pulsera entre todos los mandos del ejército.

Compañías como Mappin & Web iniciaron sus producciones de relojes militares, acelerándose la misma para la Segunda Guerra Bóer.

Este formato de reloj se comenzó a expandir rápidamente en Europa, en donde aparecieron firmas como Girard-Perregaux, que suministró el reloj pulsera a los oficiales navales alemanes.

Los primeros relojes de pulsera

Los primeros relojes de pulsera eran, principalmente, relojes de bolsillo a los que se les añadía una correa de cuero.

Sin embargo, a principios del siglo XX, se comenzó a producir relojes diseñados especialmente para usarlos como pulsera, un diseño creado por la compañía suiza Dimier & Cie, quien lo patentó en 1903 y que ahora se considera estándar en la industria.

reloj de pulsera de hombre
Reloj de pulsera antiguo

En 1903 ocurrió un hecho significativo en la historia de la relojería, el británico pero nacido en Alemania Hans Wilsdorf, se mudó a Londres y tras trabajar con varios relojeros de la ciudad, fundó su propia empresa en 1905 junto a su cuñado Alfred Davis: Wilsdorf & Davis, quienes añadieron calidad a los relojes y ofreciéndolos a precios más asequibles a la población (hasta ese entonces su uso era prácticamente militar).

Esta empresa creó en 1908 la línea de relojes de pulsera más famosa del mundo: Rolex, cambiando su nombre a Rolex Watch Co. Ltd. En 1915.

La Primera Guerra Mundial y la masificación del reloj de pulsera

La Primera Guerra Mundial cambió completamente la percepción pública sobre el uso del reloj de pulsera en el hombre, masificándolo primero entre los soldados, y después directamente en la sociedad, abriendo un mercado masivo en la era de entreguerras.

La necesidad de utilizar relojes para la coordinación entre la artillería y la infantería provocó que, al finalizar la guerra, todos los soldados tuviesen un reloj de pulsera, poniéndose de moda en la sociedad europea a partir de ese momento.

El Instituto Horológico Británico publicó en su journal en 1917, lo siguiente:

El reloj de pulsera era poco utilizado antes de la guerra, pero ahora se ve en la muñeca de casi todos los hombres uniformados y de muchos hombres con vestimenta civil.

A partir de ese momento, los relojes de pulsera pasaron a ser parte de la moda de la sociedad, siendo un accesorio prácticamente imprescindible para toda la población, extendiéndose cada vez más su uso en las primeras décadas del siglo XX hasta abarcar a casi toda la población.

A su vez, el mercado comenzó a evolucionar rápidamente, creando nuevos modelos, nuevos sistemas (analógicos, digitales, mixtos, atómicos, etc.) y con nuevas prestaciones, como los que nos permiten sumergirnos o, directamente, bucear.

relojes de pulsera de hombre
Reloj pulsera de hombre

De este modo, y al igual que ocurre con la vestimenta, el reloj es un accesorio que va evolucionando conforme lo hace la moda, como podemos ver actualmente en donde relojes de pulsera que fueron los primeros en las décadas de 1930, 40 o 50, están volviendo a verse en la actualidad, rediseñados y readaptados al siglo XXI, aunque en muchas ocasiones se mantienen fieles a aquellos que abrieron el mercado a todo el mundo.

Imágenes: Stock Photos, por Jemastock, Cienpies Design y CHAjAMP en Shutterstock

Marcelo Ferrando Castro

Después de estudiar Historia en la Universidad y tras muchas pruebas previas, nació Red Historia, un proyecto que surgió como medio de divulgación en donde encontrar las noticias más importantes de arqueología, historia y humanidades, además de artículos de interés, curiosidades y mucho más. En definitiva, un punto de encuentro para todos en donde poder compartir información y continuar aprendiendo.

Artículos relacionados