¿Por qué la antigua Roma necesitaba que los inmigrantes se volvieran poderosos?

inmigrantes en el ejercito de Roma
El ejército romano fue la demostración de la importancia de los inmigrantes en Roma, contando con millones en sus filas

Cuando los emperadores romanos trataron de expandir y fortalecer su imperio, reconocieron que la inmigración era un medio para lograr ambos objetivos.

Aunque las elites se burlaban de los inmigrantes en Roma, los emperadores les dieron la bienvenida a la fuerza laboral y militar, entendiendo que para que el imperio creciera y prosperara, debía tener sangre nueva. En esos tiempos, no solo estaba cambiando la población, sino que los emperadores provenían también de diversos orígenes, desde España hasta Siria.

Por lo tanto, la pregunta que surge es, ¿qué tan «romano» era el imperio romano? Bueno, si pudiéramos hacer un viaje en el tiempo al antiguo imperio romano, podríamos constatar y responder que el mismo, no eran tan romano.

Sus legiones contenían cada vez menos habitantes imperiales, y mucho menos romanos. Roma se convirtió en un crisol, en muchos aspectos, con poblaciones africanas, celtas, egipcias, alemanas y judías. Pero no todos estaban contentos con el enfoque de los emperadores con respecto a la inmigración.

Entre aproximadamente el 300 a.C. y el 200 d.C., millones de inmigrantes llegaron a Roma. La mayoría llegaron como esclavos, víctimas de las guerras de expansión romana, pero otros vinieron por voluntad propia, ya sea para buscar fortuna o para perderse en el anonimato de una gran ciudad.

Con una población de alrededor de un millón de habitantes, Roma era la ciudad más grande de Europa y probablemente del Mediterráneo. En esta ciudad cosmopolita, personas de diversos orígenes y habilidades vieron abundantes oportunidades.

Los emperadores romanos abrazaron a los recién llegados, no tanto por idealismo sino por interés propio.

Roma había conquistado la mayor parte de su imperio bajo la República (509-31 A.C). En aquellos días, una élite estrecha proveniente de unas pocas familias nobles en la ciudad de Roma gobernaba el imperio y consideraba a la mayoría de sus millones de habitantes como sujetos a ser explotados.

Eso no era sostenible, y los Césares lo sabían. Llegaron al poder con el apoyo de personas no pertenecientes a la vieja élite, principalmente de otras partes del territorio al principio y luego, más tarde, de todo el imperio.

La República había otorgado la ciudadanía a todas las personas libres de Roma, pero lentamente y en su mayor parte bajo coacción. Los nobles nunca aceptaron realmente a habitantes como iguales.

Los emperadores extendieron la ciudadanía a las personas en las provincias que apoyaron al gobierno romano, primero a las élites, luego a comunidades enteras y, en última instancia, a todos los habitantes libres del imperio, que adquirieron la ciudadanía en el año 212 D.C.

Pero los emperadores también hicieron negocios con esclavos y libertos, y estos a su vez, llegaron a puestos importantes encabezando agencias gubernamentales clave. El liberto Narciso, por ejemplo, fue uno de los asesores más poderosos del emperador Claudio.

Otro caso es Caenis, una influyente secretaria femenina de la familia imperial que ayudó a detener un golpe de estado contra un emperador y, finalmente, se convirtió en la esposa de otro. Ella era una ex-esclava.

El imperio estaba sujeto, en cierto sentido, por gobernantes de orígenes completamente diferentes. Augusto, el primer emperador, era parte noble romano mientras que sus otros antepasados ​​eran ricos romanos.

El primer emperador cristiano, Constantino, era de padre proveniente de lo que hoy es Serbia y su madre era de la Turquía de hoy. También llegaron emperadores de orígenes como España, África del Norte, Croacia, Serbia y Siria, quienes reflejaron la diversidad del imperio que habían hecho.

A lo largo de los siglos, el Imperio Romano acogió a personas nuevas, reconociendo que una mayor fuerza (cultural, económica y militar) residía en una creciente población que traía ideas, influencia y fuerza. Sin embargo, los recién llegados eran de hecho romanos y se esperaba que se adhirieran a los principios fundadores del imperio.

Los inmigrantes cambiaron a Roma, pero Roma también cambió a los inmigrantes que tuvieron que respetar las costumbres y creencias romanas.

Imagen: Stock Photos, por Vuk Kostic en Shutterstock

Artículos relacionados