Restauración de dos pagodas de la época bagana en Myanmar

Dos de las nueve pagodas construidas por el Rey Anawrahta en el Río Panlaung en el pueblo de Kyaukse en pleno período bagano necesitan urgente reparación, según informó el arquitecto Tampawaddy U Win Maung.

pagoda myanmar

Los edificios que presentan un estado preocupante son las Pagodas Magyitaw Shwegugyi, en Magyitaw y Sawyel Shwegugyi, cerca del pueblo Saw Yel. Esta última debería recibir prioridad en estos trabajos de restauración según el experto, ya que aún conserva la artesanía del período bagano. La pagoda, situada en un bosque no muy conocido, aún incluye sus muros originales, aunque el 20% de los diseños florales que presentaba su techo se han perdido.

Tampawaddy ha hecho hincapié en la importancia de garantizar la conservación de estos diseños frente a la posibilidad de que sean reemplazados.

En cuanto a la otra pagoda, Magyitaw Shwegugyi, ha sufrido un importante deterioro debido a que el río Panlaung ha erosionado la orilla donde se asienta el edificio. Si no se toman medidas urgentes para reforzar este terreno a orillas del río, casi la mitad de la pagoda podría precipitarse al río.

Según el arquitecto, siempre se está debatiendo si las pagodas deberían ser o no restauradas. Los sectores religiosos están a favor de la completa conservación de estos templos.

Para reparar una pagoda hay que tener en cuenta el factor religioso. Por ejemplo, los encargados de reparar el cemento destruido no lo arreglan, sino que lo retiran y colocan nuevas capas de cemento encima”, explica el experto. Según él, hay un conflicto entre la renovación del edificio, y la perspectiva cultural, basada en preservar los vestigios antiguos tal y como son.

Tamoat Shinbin Shwegugyi es la única de estas nueve pagodas construidas por el Rey Anawrahta en la zona de Kyaukse que se ha mantenido con la intención de preservar su estilo auténtico”, concluye el experto.

Actualmente estudio Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos, lo que me ha despertado inclinación por la sección internacional, incluida el estudio de idiomas. Por eso, no descarto dedicarme a la docencia. Asimismo me gusta practicar ejercicio físico y pasar un rato agradable charlando con mis conocidos y con gente nueva. Por último, disfruto viajando para conocer la cultura auténtica de cada región del mundo, aunque reconozco que antes necesito informarme lo más posible sobre el lugar que voy a visitar, para disfrutar la experiencia a fondo.

Artículos relacionados