Los telares de la India: símbolo de arte y tradición ancestral

telares india
Telares de la India

El arte que desarrolló la India desde tiempos remotos respecto a la elaboración de telares es reconocido a nivel mundial. De distintos materiales, texturas y colores, la calidad y creatividad de su cultura está siempre presente y es el mayor atractivo del producto.

Durante cientos de años, China y el sudeste asiático estuvieron involucrados con el comercio de telares indios. Tanto es así que la India se convirtió en el mayor exportador de textiles durante el siglo XVIII y XIX, tiempo en el que Europa negociaba con otros mercados, incluido el hindú.

Del mismo modo en el que la porcelana china y la laca japonesa tenían gran valor por su exotismo, la tela india era apreciada por sus motivos y diseños. La característica por la cual eran tan codiciadas por el mercado europeo es el resistente color que permanecía en el material aunque se lavara repetidas veces e inclusive no se deterioraba fácilmente con la luz del sol.

Se estima que existen más de diez millones de hilanderos, tejedores, bordadores y tintoreros que continúan realizando las rutinas ancestrales para la creación de estas verdaderas obras de arte.

Los colores: el secreto de los telares

Antiguamente no existía la tecnología de la que disponemos ahora para realizar la coloración de los tejidos, por lo que se utilizaban pigmentos naturales extraídos de minerales y plantas.

Los tonos más utilizados fueron el rojo, amarillo, verde, azul, púrpura y negro. Así, por ejemplo, las plantas de índigo se procesaban para crear distintas tonalidades de azul. Por otra parte, para crear pigmentos potentes utilizaron plantas herbáceas como la cúrcuma longa. La cúrcuma es originaria del sudeste asiático y también fue empleada para fines gastronómicos, medicinales y cosméticos.

El color rojo fue sacado de árboles y plantas como el chai. Para su extracción, los antiguos indios realizaban una rigurosa técnica en la que cuidaban mucho el proceso para que el rojo se mantenga aislado de otros minerales que puedan dañar su esencia.

La composición del negro se daba a través de la fusión de un insumo ácido como el tanino y el índigo, en tanto el púrpura y el verde se logra mediante capas de colorante rojo o amarillo vertidos encima de un telar azul.

Materiales más usados en los telares

Los indios siempre fueron muy rigurosos para la elaboración de sus telares, pues en cada creación impregnaban parte de su cultura. Con el mismo respeto hacia la misma, creaban sus productos de los más finos materiales, por lo que siempre usaban tres fijos: la seda, la lana y el algodón.

La seda proviene de las regiones centrales y noreste del país, la cual es producida por las polillas de los gusanos de seda silvestres. A su turno, la lana es extraída de las cabras salvajes que habitan en Ladakh, el Himalaya y Cachemira, regiones con la temperatura más baja de la India.

El algodón es una planta muy popular en la India y crece en varias regiones de este país. La calidad dependerá mucho de donde fue sembrada, por lo que no todas las cosechas podrán ser usadas para el mismo tipo de producto.

Imagen: phototraveler.es

Artículos relacionados